NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Señales de que tu flujo vaginal no es normal

8 de noviembre de 2017

Diana Garrido

La vagina suele tener llamadas de atención muy precisas a través del flujo diario, el cual anuncia desde tu próximo periodo hasta una infección.



Es sorprendente la cantidad de mujeres que, en el afán de mantener limpias sus partes íntimas, recurren a métodos poco saludables que pueden dañar su cuerpo. En agosto de 2016 se llegó a la conclusión de que 40 mil mujeres con cáncer ovárico en Estados Unidos se habían hecho duchas vaginales con frecuencia. Los investigadores sugirieron que la mayoría de estas mujeres utilizaron jabones íntimos que pudieron haber dejado bacterias dañinas en el interior del órgano. El vínculo entre microbios y cáncer alarmó a muchas personas; sin embargo, al menos en Estados Unidos se calcula que una de cada cuatro mujeres de entre 15 y 44 años sigue utilizando duchas vaginales para limpiar sus genitales.



Esta práctica se realiza con agua y otros líquidos, incluso se venden productos con bicarbonato de sodio o vinagre para mezclarlos con leche y perfumes que prometen mantener la vagina fresca y limpia en todo momento.


Aunque puede parecer un método inofensivo y hasta recomendable, una ducha vaginal no es una práctica saludable; ésta desequilibra el balance de bacterias naturales que mantienen la vagina protegida de infecciones.



Basta con poner atención a las señales que el mismo cuerpo envía para saber si algo no funciona correctamente. La vagina suele tener llamadas de atención muy precisas a través del flujo diario, el cual anuncia desde la próxima llegada del período hasta una infección.


El color, la textura y el aroma son los principales indicadores, por lo que hay que estar alerta ante cualquier cambio que notes en tu flujo vaginal.



-

Olor anormal o intenso


Si percibes un aroma distinto es señal de que algo anda mal. Cabe señalar que la alimentación es primordial para que el flujo vaginal se mantenga con un buen olor; no obstante, si de pronto el aroma cambia por completo y es mucho más fuerte y penetrante, algo no está bien. Por lo general el flujo vaginal no tiene aroma, y si lo tiene es poco perceptible.



-

Verdoso y espeso


Si de pronto el flujo se hace verde y la consistencia es muy espesa, casi espumosa, generalmente se debe a una infección de transmisión sexual. El aroma puede ser molesto y fuerte. Regularmente es gracias a una bacteria llamada tricomoniasis que se aloja en la cavidad vaginal por falta de higiene en la pareja, incluso se han dado casos en los que el simple contacto con los genitales de otra persona, aunque sea muy limpia, la llega a ocasionar.



-

Grueso y grumoso


Si tu flujo vaginal parece queso cottage es probable que exista un hongo habitando tu vagina. Aunado a la apariencia grotesca de los fluidos, la vagina siente un ardor de moderado a intenso. En ocasiones los síntomas desaparecen y el hongo se hace pequeño; sin embargo, para eliminarlo por completo es recomendable acudir al médico y tomar medicamento. Para estos casos hay, inclusive, medicamentos de venta libre y pomadas, pero lo mejor es no automedicarse.



-

Gris y muy líquido


Por lo general este tipo de secreción es muy olorosa y se siente cuando sale del cuerpo, se puede percibir hasta por encima de la ropa. Ésta se llama vaginosis bacteriana y suele ser una infección a causa de hongos que se transmite por vía sexual, por haber usado un baño público muy sucio o por usar la misma ropa interior varios días seguidos. Al ser una infección requiere de antibiótico y un cuidado más específico, es decir, dependiendo de la magnitud de la infección puede haber abstinencia sexual, mejor limpieza luego de ir al baño y más atención al momento de usar un sanitario público.



-

Picor o irritación


Otro factor que influye para saber que algo anda mal es la picazón. Si ésta existe es probable que la infección sea mucho más fuerte de lo que crees debido a que ya no sólo es el olor o la consistencia del flujo vaginal, sino la piel y la misma vagina quienes están sufriendo las consecuencias. Pero recuerda que puede ser una irritación exterior debido al roce con la tela o por las toallas sanitarias o tampones, aprende a identificar cuando es interna o externa.



-

Existen varias formas de saber si hay algo dañino en el cuerpo que esté causando afecciones y molestias. Basta con estar alerta y acudir al médico ante cualquier cambio significativo. El flujo sano o normal es como clara de huevo, transparente y viscoso. Por lo general la vagina lo secreta unos días antes y después del ciclo menstrual, indicando que todo está bien. Si notas cambios en él o que está presente incluso a la mitad del ciclo, verifica sus características y si es necesario acude con un médico.


**

Cuida tu vagina con los consejos de un ginecólogo ya que podrías contraer la infección que aumenta las posibilidades de adquirir VIH.


TAGS: Intimidad Mujeres salud
REFERENCIAS: Bustle Flujo vaginal Imágenes RGSP Magazine

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cómo dejar de tener un look aburrido según una modelo de 64 años 5 Insecurities During Sex You Can Live Without Cómo cambiar el color de tu cabello todos los días sin maltratarlo How Long Should You Wait For Someone To Make Up Their Mind About You Mi habitación es un conjunto de recuerdos que regresan a ti Nada me excita más que lo prohibido

  TE RECOMENDAMOS