PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

Hoovering: el chantaje emocional que provoca que no termines una relación tóxica

Al volverse complacientes en todo sentido, estos "esclavos del amor" se olvidan de sí mismos.

Hay quienes afirman que comenzar una relación es el equivalente a entrar en una especie de esclavitud voluntaria en la que uno se entrega completamente a su pareja. Sin embargo, ni siquiera Octavio Paz en La llama doble aclara que en esta similitud exista alguien que tenga que desempeñar el papel de amo, esperando a que su pareja lo haga y le dé todo por amor. Cuando esto ocurre, sólo uno cumple entregándose totalmente; se engaña todo el tiempo, pero en el fondo sabe que esa devoción que siente por su pareja pronto le llevará a una asfixia física y emocional que terminará por matar todo rastro de amor para sustituirlo por miedo.

¿Pero cómo es que alguien que no da absolutamente nada puede obtenerlo todo? Sencillo, aquellos que en las relaciones toman el papel de amos utilizan la culpa y el dolor para manipular a placer los sentimientos de otra persona incluso sin que ésta se de cuenta. La manipulan hasta el grado de hacerle sentir que nada ni nadie vale la pena cuando su pareja no se siente completamente contenta. Es entonces cuando surgen los problemas, pues al volverse complacientes en todo sentido, estos "esclavos del amor" se olvidan de sí mismos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aunque la solución más sensata sería cortar de una buena vez y para siempre una relación tan tóxica como esta, a veces el chantaje es tan avanzado y sigiloso que ni siquiera la víctima se da cuenta de que está siendo parte de un noviazgo en donde su felicidad y comodidad siguen sobrando. Es por ello que antes de caer en este terrible juego de manipulación, es necesario identificar las señales de que estás sufriendo chantaje emocional.

1. Dejaste de ir a algunos lugares para no hacerla enojar

No hay más, si de repente tu vida se vio hundida en una terrible y dolorosa rutina, es porque tu pareja comenzó a controlar cada uno de tus movimientos dejándote apenas un tiempo libre para respirar. ¿Que cómo lo hizo? Sencillo, sólo te repitió constantemente que no pasaban mucho tiempo juntos para que te sintieras mal y se lo "compensaras".

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

2. De pronto no tienes muchos amigos

Comenzar una relación con una de estas personas es firmar una especie de contrato de exclusividad que no incluye salidas con amigos o —en casos extremos— familia. Si de repente una de estas personas se siente abandonada, comenzará a preguntar quién es más importante; tus amigos de toda la vida o quien pretende ser el amor de tu vida. Si eres hábil sabrás elegir sabiamente; pero si no, entrarás a un terreno sin salida.

3. Hay más errores que aciertos

Ningún manipulador está dispuesto a ver su vida en plenitud, al parecer para estas personas siempre es mejor verse envueltas en problemas y discusiones; es por ello que constantemente aparecerán dificultades en tu relación, además, ¡sorpresa!, todo será culpa tuya...

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

4. A veces haces cosas que no quieres

Pocas cosas ponen en evidencia un chantaje como ésta. Una relación sana acepta que cada uno tiene gustos diferentes y que no todo el tiempo deben estar juntos. Sin embargo, quienes sostienen un noviazgo tóxico de repente se abandonan a sí mismos para convertirse en títeres de la otra persona, quien los manejará a placer.

5. Tienes poco tiempo para ti

Si te has dado cuenta que de repente no te alcanza el tiempo para hacer lo que quieres, posiblemente pasas mucho tiempo tratando que tu pareja no se sienta desplazada o ignorada. Aunque en ese intento por mantenerle en su lugar feliz, tú has abandonado toda esperanza de volver a ver el tuyo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

6. Tratas de "compensar" por enojos que ni siquiera causaste

De repente tienes tanto miedo de que se enoje y descargue su ira contra ti que prefieres culparte por cosas que ni siquiera ocasionaste. Como un conflicto que probablemente sea laboral ha pasado a ser tuyo, tratarás de hacer que tu pareja no continúe enojándose y "te perdone" por no haber estado cuando "te necesitaba".

7. No te sientes escuchado

¿Tienes problemas? Son tuyos, no tienes derecho a perturbarla con ninguna clase contratiempos que hagan más difíciles sus asuntos. Si cuando quieres platicar con tu pareja, siempre está ocupada o hablando con alguien que no puede esperar, es posible que las únicas palabras de aliento que recibas sean "todos tenemos problemas". Una persona manipuladora sólo piensa en sí misma.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

8. Dejaste de confiar incluso en ti mismo

A menudo aparecerán comentarios e ideas supuestamente dichas por ti y aunque tú estés casi seguro de que eso ni siquiera pasó por tus pensamientos, tu pareja lo repetirá hasta que termines creyéndolo. Para evitar que esto ocurra, no hay nada como confiar en tu propia memoria y tratar de que tu pareja recuerde las cosas tal y como ocurrieron, así no podrá cambiar los hechos a su conveniencia.

Aunque se trate de devoción y apego, dentro de una relación nunca debe existir la sensación de que uno es "más poderoso"; se trata más bien de un movimiento en el que ambas partes se sientan cómodas y conformes con lo que tienen para poder llegar a una zona de confort compartida a la que, entonces sí, podrán llamar amor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

VER MÁS:
3 tipos de relaciones tóxicas y cómo salir de ellas.
10 formas de saber que tú fuiste la persona tóxica en la relación.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD