Estilo de vida

40 señales que indican que ya superaste a tu ex

Estilo de vida 40 señales que indican que ya superaste a tu ex

Si de verdad ya superaste a tu ex, ¿serías capaz de ayudarlo a encontrar nuevamente el amor?



Sé que es una de las preguntas más difíciles de resolver en toda tu vida; tu expareja fue una de las personas que más te quiso, estuvo contigo en las buenas y en las malas, te dio lo que otras personas no han podido y te ayudó a ver el mundo de colores cuando para ti no había más que una pantalla en blanco y negro.


Entonces, ¿cómo ayudarle a ser feliz de nuevo si tú ya no eres parte de la ecuación? Sencillo y cliché: dale tiempo al tiempo.


post-image


Este refrán que pareciera haberlo dicho tu abuela o tu mamá es una de las aseveraciones más certeras en el mundo: una tarde cortas con quien en algún momento creíste el amor de tu vida. Lloras, sufres, te obsesionas y luego de un tiempo te ves al espejo y entiendes que las cosas se terminaron por alguna razón, pero al final, sirvió como enseñanza de vida, como anécdota e incluso como protección futura.


post-image


Ahora, con la cabeza fría, el corazón en la mano y una vida por delante, entiendes que es mucho mejor desearle buena suerte sin importar si contigo fue una buena o mala persona. Merece sentirse en paz como tú porque ahora que has descubierto 40 pequeños detalles que comprueban que el tiempo es la mejor cura, no tienes por qué desearle mal a nadie:



-

Te sientes más atractivo y nadie tiene que decírtelo.


-

Cambias de look drásticamente. ¡Bienvenido un nuevo corte de cabello, color o estilo!


-

Te parecen atractivas otras personas, aunque sean enamoramientos fugaces como los del metro o la calle.


-

Recuerdas a tu ex y te parece bastante feo, puedes hacerlo mejor.


post-image


-

Te sientes querido por tus amigos y tu familia.


-

Retomas algunos objetivos que habías dejado olvidados: tu carrera, trabajo, viajes o tu propia compañía.


-

Te das cuenta de que tus amigos nunca se fueron de tu lado.


-

Mejoras tu salud y tu aspecto físico. Ya no te cansas tanto al subir las escaleras, ¿no es así?


post-image


-

Piensas en enamorarte de nuevo o prefieres olvidar ese sentimiento por un rato.


-

Disfrutas de tu soltería: una noche sales a ligar, al día siguiente vas al cine solo y luego a comer con tus amigos, sin pensar en que te gustaría que tu ex estuviera contigo.


-

Ya no lo stalkeas en redes sociales.


-

Si te lo encuentras, lo saludas. Nada de irse al otro lado de la acera.


post-image


-

Te gustaría salir con otros, no importa si es algo casual o formal.


-

¿Indirectas? Ya no más.


-

Ya no te sientes triste cuando escuchas "Somebody That I Used to Know", de hecho la pides en el karaoke y triunfas.


-

Tiraste la camiseta vieja de Metallica que te prestó.


post-image


-

No esperaste su mensaje en tu cumpleaños y tuviste un gran día.


-

Cuando te preguntan si tienes pareja contestas con un contundente «No». Ya no usas el «tenía...» o el «estoy en un break...» porque sabes que ya no hay nada ahí.


-

Cuando ves películas o series no te encariñas con las parejas protagonistas y tampoco lloras con los finales felices.


-

Olvidaste algunas rutinas que tenías con tu pareja como la hora de la comida, el camino para pasear a la mascota y los domingos de Netflix. Ya comes a otra hora, tomas otra ruta y no pasa nada si los domingos no ves Everything Sucks.


post-image


-

Tomaste otra ruta en el transporte. Es más rápido y menos rutinario.



-

Ya no estás enojado con tu ex.


-

Amas tu cuerpo tal cual lo ves en el espejo, no importa si tienes rollos en la cintura, piernas delgadas o un ombligo ovalado, ¡eres ideal!


-

Tus amigos, familia y vecinos ya no te preguntan por esa persona.


post-image


-

Te vistes con lo que tú te sientes bien, no con lo que te sugería —o exigía a veces— porque adoraba verte con esa ropa.


-

No te incomoda estar fachoso un viernes en la noche.


-

Ya no te agobia estar solo en un lugar cualquiera.


-

No necesitas sus cariños en las mañanas.


post-image


-

Bebes el café como a ti te gusta, no como le salió.


-

Si tu mejor amiga te cuenta lo que ha vivido los últimos días con su novio, no te pones a llorar ni la envidias.


-

Tus pláticas ya no giran en torno a tu ex.


-

Te enfocas en tu vida y el control de la misma.


post-image


-

Puedes escuchar a Taylor Swift sin llorar.


-

Ahora ves Titanic y más que conmoverte, te da igual.


-

No anhelas cucharear, de hecho, te gusta más tener la cama para ti solo.


-

Dejaste de contemplarlo en tu futuro.


post-image


-

Puedes ir solo a una boda y divertirte exactamente igual.


-

Frecuentas los lugares a los que ibas con esa persona y ves todo de manera distinta.


-

Conociste el amor propio.


-

Gozaste esta lista porque sabes que de verdad lo has olvidado.


post-image -


En efecto. Si esta lista te pareció muy certera y asentiste a más de 10 de las afirmaciones, ten por seguro que poco a poco has ido aceptando la pérdida y ahora tienes el valor para poder ser tú mismo y entender que tal vez tuviste grandes momentos, pero se terminó y estás listo para vivir en completa armonía contigo mismo, así que no tienes de qué preocuparte. De hecho eres valiente por tener la madurez necesaria y afrontar la realidad. Lo pasado ya no ha de repetirse, lo mejor es mirar adelante y tratar de sonreír y gozar de los recuerdos que, buenos o malos, ahí se mantienen.



Referencias: