4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo
Estilo de vida

4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo

Avatar of Jazmín Lizárraga

Por: Jazmín Lizárraga

27 de septiembre, 2017

Estilo de vida 4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo
Avatar of Jazmín Lizárraga

Por: Jazmín Lizárraga

27 de septiembre, 2017


“Solo se volverá clara tu visión cuando

puedas mirar en tu propio corazón.

Porque quien mira hacia afuera sueña,

pero quien mira hacia adentro despierta.”

Carl G. Jung


Según la sabiduría popular, nadie puede dar lo que no tiene. Por eso es necesario amarse a uno mismo, para después pensar en amar a otro. Aunque suena lógico, entender la profundidad de dichas palabras no es tan sencillo. Es un camino de autoconocimiento y aceptación que se hace complejo porque crecemos soñando con lo que seremos y con el amor que algún día encontraremos. Empezamos la búsqueda desde pequeños, aspirando a parecernos a nuestras fantasías, como si estuviéramos incompletos. Eso puede ser un impulso para realizarnos, pero en ocasiones se convierte en una condicionante para la plenitud; y peor aún, para amar.


4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo 1


Nos decimos “cuando seamos más hermosos, más exitosos, más populares”; vamos corriendo tras anhelos sin encontrar satisfacción, porque llegar a un objetivo nos revela otro o simplemente no nos convence del todo. Con eso estamos despreciando lo que somos y lo que nos rodea. Esto se refleja frecuentemente en las relaciones de pareja, pues para amar uno debe mostrarse y permitirse ser vulnerable, lo que no es nada fácil para quien ha construido prejuicios. Podemos observarlo en estas situaciones: 


1. Iniciamos discusiones en las que muchas veces exigimos a la pareja lo que necesitamos de nosotros mismos. Reprochamos la frustración de no estar donde queremos y de no saber cómo llegar; esto se convierte en enojo al no saber aceptar y agradecer lo que somos y tenemos. Porque las cosas no caben en nuestras formas y nos parece insuficiente.


2. Pretendemos controlarlo todo sin reconocer a la persona amada como un ser diferente a nosotros. Nos molestamos porque no actúa según las expectativas que tenemos y le castigamos por no ser lo que nosotros vemos como ideal.


4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo 2


3. Vemos en nada lo que nos une. Podemos extrañar a esa persona y aún así negar lo importante que es para nosotros, aunque aparezca en sueños y andemos buscándole en todas partes. Pensamos que el amor requiere razones muy poderosas, y a veces vemos como insignificante el gusto por cosas sencillas, cuando justo ahí está el amor, en la capacidad de ver lo mágico, lo que es ordinario en ojos de otro.


4. La culpa llega. Deseamos que esa persona se sienta tan amada como nosotros lo necesitamos, pero nos quedamos a medio camino porque no sabemos cómo hacerlo. Confundimos el amor con los logros externos. Todos tenemos anhelos, queremos hacer muchísimo y nos aterra no lograrlo; tanto que estamos dispuestos a sacrificar lo más valioso, lo único que puede darle sentido a esta vida, que es amar.


4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo 3


Para dejar de vivir soñando y despertar, debemos soltar el control y ver dentro de nosotros, con la luz y la oscuridad que nos habita, sin juzgarnos. De este modo podremos aceptar que aunque no seamos amos del universo, somos parte de él, como todos. Una visión tan amplia nos limpia de los prejuicios que nos amarran en esta vida, nos abre al agradecimiento y al amor, que es el puente entre las personas.


4 señales de que no sabes amar a otros porque no te amas a ti mismo 4


**


La revista Psychological Science publicó cuatro pasos para ser feliz según la neurociencia, síguelos y comienza hoy mismo a aplicarlos en tu vida cotidiana. ¿Crees que requieres de la aceptación, una pareja perfecta, fama y fortuna para vivir plenamente? Piénsalo dos veces después de leer las cosas que no necesitas para ser feliz.



Referencias: