5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso

5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso

Por: Kate Nateras -

Es cierto que todo proviene del amor propio, pero a veces nos conectamos tanto con alguien que esa persona puede influir mucho en nosotras, por error nos hacemos tan débiles que dejamos que palabras e insultos nos perforen como una bala, tanto hasta el grado de sentirnos rotas.

El amor está basado en la aceptación, la confianza y en la atracción, o al menos eso es lo que nos gustaría. Es verdad que muchas mujeres nos hemos avergonzado de nuestro cuerpo alguna vez en nuestra vida, es verdad que muchas hemos sentido inseguridades y que hay momentos en los que no nos sentimos tan bonitas como quisiéramos serlo o como realmente somos, pero cuando estamos junto a alguien lo que menos queremos es que también nos hagan sentir así. Es cierto que todo proviene del amor propio, pero a veces nos conectamos tanto con alguien que esa persona puede influir mucho en nosotras, por error nos hacemos tan débiles que dejamos que palabras e insultos nos perforen como una bala, tanto hasta el grado de sentirnos rotas.

Los estereotipos no nos permiten ser quien realmente queremos ser y cuando iniciamos una relación lo que deseamos es sentirnos aceptadas y amadas, y aquí se crean unos nexos más vulnerables que los comentarios que nos pueda decir nuestra pareja o la persona que amamos nos afectan severamente, tanto que rompen con nuestra seguridad y con el amor que nos tenemos. Nos destruyen, nos rompen el alma, nos se hacen sentir tan poca cosa que pensamos que no valemos nada; esto nos manipula y nos orilla a hacer cosas para complacer a la otra persona y no a nosotras mismas, queremos cambiar para que nos quieran y no para que nosotras nos queramos. Debemos poner un alto y no permitir que nadie más se avergüence de nosotras. Es mejor que trabajemos en nuestra seguridad, autoestima y amor propio para que sea inmenso el amor que sintamos por nosotras. Lograr aceptar cada uno de nuestros defectos que son mágicos y nuestras virtudes que lo son más, estar conscientes de que somos hermosas y que, mientras nos amemos, sabremos que merecemos a alguien que nos acepte igual. 

Testimonio 1

5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso 1

Por varios años estuve con una persona que aprovechaba cualquier momento para decirme que era fea, gorda, flácida y que la ropa que usaba no me iba bien. Casi siempre yo lo tomaba de juego o como una broma, pero por dentro moría de tristeza pensando en que, lo que me decía, era verdad, que de verdad yo era fea y gorda y que la ropa que usaba para verme bonita cuando salíamos, no cumplía con su objetivo. Me sugestionaba, me atormentaba pensando en que no le parecía ni un poco atractiva, a veces él me decía que si yo fuera delgada, se casaría conmigo o sería perfecta; fue terrible. Creí todo y mi seguridad y autoestima se fueron hasta el fondo, dejé de quererme y hasta llegué a sentir asco de mí misma. Después entendí que no podía querer a una persona que ni siquiera me quería y que si estaba tan inconforme con mi cuerpo, no podía seguir ahí. Tardé mucho tiempo en construir mi amor propio; lloré inmensamente y volvía a caer en la inseguridad. Me hizo sentir tan miserable que, no quise saber de él nunca más. 

Relacionado
indomable-diario-de-un-chica-en-llamas

Testimonio 2

5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso 2

Hacía comentarios respecto a la cantidad de comida que ingería: ay, gordita, ya bájale, ¿no te llenas?, ¿todo eso te comes? Cientos de comentarios que verdaderamente me hacían sentir muy mal conmigo misma, como si yo tuviera la culpa o como si yo fuera la que está mal por ser gordita y él tuviera la razón. Mucho tiempo más adelante, después de ofensas y humillaciones, me di cuenta de que no debía sentirme mal con mi cuerpo sino por estar con una persona que no podía aceptarme tal y como soy. Esa persona no me quería, no era capaz de ver lo bueno que hay en mí y sólo se quejaba como si mi talla o mi peso fueran lo que me definían.

Testimonio 3

5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso 3

Salía con alguien y en realidad esa persona no era mi pareja pero lo quería mucho. Él tocaba mi abdomen con la intención de molestarme, no era un cariño o un gesto romántico sino que lo hacía con burla. Me decía que me metiera al gimnasio porque me hacía falta y cuando por fin lo hice me decía que seguramente hacía mal mi rutina o que sólo iba a hacerme pendeja a la zona de cardio porque no tenía ningún cambio. Me traumé demasiado con mi cuerpo por mucho tiempo y dejé de quererme. Me costó mucho trabajo dejar todo eso atrás, pero ahora puedo comer sin ninguna culpa y la verdad dejé de ir al gimnasio, eventualmente pienso retomarlo pero sólo por vanidad y no por la necesidad de verme bien por alguien.

Relacionado
como-comenzar-a-tener-amor-propio

Testimonio 4

5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso 4

Siempre he sido muy delgada, desde que era una niña. Mis amigos pensaban que sufría de anorexia o bulimia, pero no, afortunadamente siempre fui muy saludable, sólo así es mi complexión. Cuando lo conocí decía que mi cuerpo le encantaba y que lo volvía loco, yo le creí. Conforme pasaba el tiempo, mientras estábamos en la cama, me decía que le gustaría agarrar algo más que hueso y que mi cadera a veces lo lastimaba, que si tuviera más carne quizá eso no sucedería. Al principio decidí dejarlo pasar y no tomarlo tan a pecho. Los comentarios aumentaban hasta que se convirtieron en insultos, hacía que me viera en el espejo y me decía: mira, vete en el espejo, eres fea y no tienes cuerpo. No tienes chichis, no tienes nalgas, no tienes de dónde agarrar. Mírate, nadie te va a querer así. Yo caí en una dependencia infinita y sólo me importaba su opinión respecto a mi apariencia física: la ropa que me ponía, cómo me maquillaba, todo. Me cegué y creía que me lo decía porque me quería. No. Más bien yo era la que no me quería. Así fue como decidí dejarlo y por mucho tiempo no me volví a mirar en un espejo por miedo a que, su recuerdo, estuviera reflejado en él. 

Relacionado
poemas-de-rupi-kaur-sobre-feminismo

Testimonio 5

5 testimonios de mujeres que revelan cómo sus parejas se avergüenzan de su peso 5

Tuve anorexia muchos años. Fue muy complicado salir de ahí, ni siquiera sé si lo he logrado totalmente. En una temporada tuve un novio con el que me sentía protegida y aceptada, aún a pesar de mi trastorno. Él siempre me llevaba a comer porque sabía el trabajo que me costaba, poco a poco fui entiendo esa técnica y la verdad es que me ayudó mucho y lograba comer lo que en meses anteriores no podía. Con el tiempo él me hacía comentarios sobre la cantidad de comida que ingería, decía que era demasiado, que ya me veía más “llenita” y que en mis pantalones se veía que ya estaba subiendo de eso. Esto no lo decía con intenciones de hacerme creer que estaba teniendo un buen proceso, sino con hacerme sentir GORDA. Yo estaba muy vulnerable, claro que le creí y claro que recaí. Mi mamá me prohibió verlo, la verdad es que fue la mejor decisión de mi vida, ese hombre me rompió en mil pedazos.

VER MÁS:
Las 27 etapas en las que el "amor" puede matarte y estás ignorando.
3 tipos de relaciones tóxicas y cómo salir de ellas.
Películas sobre relaciones tóxicas y cómo salir de ellas.