Trastornos psicológicos con nombres de ciudades
Estilo de vida

Trastornos psicológicos con nombres de ciudades

Avatar of Daniela Fernandez

Por: Daniela Fernandez

25 de agosto, 2015

Estilo de vida Trastornos psicológicos con nombres de ciudades
Avatar of Daniela Fernandez

Por: Daniela Fernandez

25 de agosto, 2015

Viajar es esencial para ampliar la percepción que tenemos del mundo, nos impacta en gran medida y a veces nos hace sentir un poco desorientados o extraños debido a los cambios físicos y aprendizajes que podemos experimentar. Pero hay quienes se ven tan afectados que desarrollan desórdenes psicológicos. Se le llama desorden psicológico a la alteración del comportamiento, habilidades cognitivas y control emocional de una persona relacionado al funcionamiento cerebral. Estos desórdenes afectan nuestro día a día en las relaciones sociales, laborales y personales, y desarrollarlos en viajes o ciudades en específico es más común de lo que nos podríamos imaginar.

A continuación encontrarás cinco desórdenes psicológicos cuyos nombres hacen referencia a áreas geográficas o ciudades, y que son frecuentemente encontrados en viajeros o habitantes de lugares en específico.

Síndrome de Jerusalén

El síndrome de Jerusalén se caracteriza por pensamientos religiosos obsesivos, en los que el paciente presenta delirios de ser un personaje bíblico y se comporta como tal luego de ir o vivir en Jerusalén. Este síndrome no se limita a ninguna religión o nacionalidad en específico. Es más común en pacientes con historial de enfermedades mentales, y las ilusiones desaparecen un par de semanas después de salir de la ciudad.

apostoles-desordenes-psicologicos

Síndrome de París

La ciudad del amor puede no tener ese efecto romántico en todos aquellos que la visitan. Existe una enfermedad mental llamada el síndrome de París, curiosamente encontrada con mayor frecuencia en los turistas japoneses. Se manifiesta durante la estancia en alguna ciudad muy diferente a la propia, más frecuentemente cuando se visita Francia o España. Y es explicada como un muy fuerte shock cultural, fruto de la yuxtaposición entre una imagen idealizada de París y la ciudad real, además de la barrera del lenguaje y los cambios físicos por las diferencias geográficas. Los síntomas del viajero son: depresión, profunda desilusión, desrealización, sentimientos de persecución, alucinaciones, ansiedad, mareo, taquicardia, entre otros. Los afectados no tienen aparente historial de enfermedades mentales, y el número llega a aproximadamente doce pacientes al año.

sindrome-de-paris-desordenes.psicologicos

Síndrome de Estocolmo

Este famoso padecimiento psicológico consiste en que una víctima de secuestro, robo o violación, desarrolle un fuerte vínculo afectivo con su agresor, resultado de la confusión entre la falta de violencia con afecto o humanidad;  incluso el rehén puede mostrar una actitud ofensiva hacia la policía.

El origen de este síndrome se registró en agosto de 1973, cuando el asaltante Jan Erik Olsson intentó robar el Banco de Crédito de Estocolmo. Cuando liberaron a los rehenes que había tomado (tres mujeres y un hombre), protegieron en todo momento al raptor ante la policía; afirmaron que no le tenían miedo, y que confiaban plenamente en él (a pesar de que les obligó a ponerse sogas en el cuello).

Sindrome-de-Estocolmo-

Síndrome de Lima

Este desorden psicológico es exactamente lo contrario al síndrome de Estocolmo: los raptores sienten compasión hacia las víctimas y muestran actitudes empáticas.

No sólo lo podemos observar en la película Átame, de Almodóvar, sino que su nombre se originó  en el momento en que catorce miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tomaron cientos de rehenes de la embajada japonesa de Perú, y poco a poco fueron mostrándose más compasivos hacia ellos hasta que los secuestrados fueron liberados.

atame-sindrome-de-lima-desordenes-psicologicos

Histeria ártica

También conocido como Piblokto, este tipo de desorden mental es específicamente encontrado en mujeres esquimales durante el invierno. Consiste en periodos de comportamiento eufórico extremo e irracional, irritabilidad, actitud destructiva, etc; seguido de amnesia o estados catatónicos. Aunque se han hecho pocas investigaciones al respecto, se ha afirmado que es causado porque la alimentación que llevan está basada en órganos de animales, y la excesiva ingesta de hígado y riñón de pez ártico puede resultar en una hipervitaminosis A, la cual es tóxica para el cuerpo humano. Según la tradición inuit, las personas que sufren de este desorden son poseídas por espíritus malignos y fuerzas sobrenaturales.

histeria-artica-desordenes-psicologicos


Referencias: