Situaciones que vives cuando vas al ginecólogo por primera vez

Sábado, 11 de noviembre de 2017 15:01

|Diana Garrido
visita al ginecologo

Si eres sexualmente activa, el médico inducirá un instrumento conocido como "pato" y para evitar incomodidad es necesario que te relajes lo más que puedas.



La vida sexual en México empieza a los 12 años. La SEP reveló que el 45 % de los hombres y el 35 % de las mujeres tuvo su primera relación sexual antes de los 15 años. Las razones varían, pero destaca la falta de información y la presión social. Desafortunadamente, esto conlleva a tener más problemas que implican que las niñas de entre 15 y 19 años se conviertan en madres inesperadamente. Cada año ocurren 340 mil nacimientos provenientes de adolescentes, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.


visita al ginecologo 1


Uno de los factores principales que influye en los embarazos no deseados es la falta de información y de ayuda. En algunos lugares aún se tiene la creencia de que acudir al ginecólogo es señal de enfermedad y de promiscuidad; es decir, cuando una adolescente acude con el doctor las personas asumen que su vida sexual ha dado inicio y las tachan de inmorales. No siempre es así. Un ginecólogo ayuda a que la salud sexual sea mucho más plena. Cuando se tiene una buena salud íntima y la información correspondiente, es mucho más fácil prevenir un embarazo, ya que conoces cómo funciona tu cuerpo y cómo debes mantenerlo sano.


La primera vez que acudes con un ginecólogo puede ser desconcertante y tal vez pases por alguna situación incómoda, pero no es nada que no puedas superar, al contrario. Todas hemos vivido situaciones incómodas, bochornosas y terroríficas en la primera visita al ginecólogo, pero no es nada que luego de un tiempo no recuerdes con una sonrisa en el rostro.


visita al ginecologo 2



-

Te sonrojas ante sus preguntas


Es normal que te dé pena que te cuestione algunas cosas, pero es de suma importancia para que él pueda emitir un diagnóstico y te diga qué tan sana estás.


visita al ginecologo 3



-

Te presentan todos los anticonceptivos existentes


Tal vez sólo conoces los más básicos, pero cuando tu médico te presenta nuevos, te sorprendes, te asustas e incluso les temes, pero no hay de qué preocuparse. Mientras te explique cómo usarlos, no debe haber ningún problema.


visita al ginecologo 4



-

Piensas que te va a doler lo que sea que te haga


Tal vez duela la primera revisión, pero depende mucho de la técnica del médico. Antes debe explicarte pros y contras para que sepas qué es lo que está a punto de ocurrir. Si te es muy incómodo, hazle saber cuánto te lastima para que se detenga. Si eres sexualmente activa, el médico inducirá un aparato conocido como "pato". Sí, lastima, pero para evitar incomodidad, es necesario que te relajes, por muy difícil que sea, sólo así, la molestia reducirá.


visita al ginecologo 5



-

Esperas y deseas que sea una ginecóloga y no un médico


Es normal que no le tengas la suficiente confianza a un médico hombre o que creas que una mujer te entenderá mucho mejor. Tal vez sea verdad, pero ambos tienen los conocimientos suficientes para revisarte, y claro, su ética debe ser transparente.


visita al ginecologo 6



-

Vas con tu mamá, aunque en el fondo quisieras ir sola


Es normal que tu mamá quiera acompañarte. Si no te sientes completamente en confianza, puedes hablar con ella y explicarle que prefieres entrar sola, no por problemas con ella, pero es normal que quieras libertad e intimidad.


visita al ginecologo 7




-

Te preguntan si eres sexualmente activa frente a la persona que te acompañe


A veces tu mamá se empeña en entrar al consultorio o simplemente no crees que sea molesto. Sin embargo, cuando te cuestionan si eres sexualmente activa, te sonrojas y no hallas dónde esconderte. No pases por ello, si eres o no, es tu decisión. Habla antes con ella y explícale porqué prefieres tener esa experiencia sola.



visita al ginecologo 8




-

Los nervios se apoderan de ti


¡Claro! No tiene nada de malo, sólo debes tener en claro que son procedimientos de rutina en los cuales debes colaborar. Trata de mantenerte tranquila y pensar que ir al ginecólogo te ayudará a tener una salud sexual plena, además resolverá tus dudas y te ayudará a quitarte estigmas referentes al sexo.



visita al ginecologo 9




-

Te piden información que no tienes presente


Puede que te pregunten sobre el método anticonceptivo que más usas, cuándo fue la última vez que menstruaste, cuándo tuviste sexo o cómo es tu flujo vaginal dos días después de tu período. Tal vez no tengas muy presente la información, por ello es necesario que lleves un registro con todas las anomalías que encuentres y se las digas al médico sin pena.


visita al ginecologo 10




-


Te aterra ser juzgada


Recuerda que como médicos ellos deben mantener firme su ética, puesto que sólo pueden tocarte para revisar y te pueden hacer preguntas par armar un historial, pero no más. No temas en explicar cómo ha sido tu vida íntima, ellos te ayudarán a tener una mejor.


visita al ginecologo 11



-



Entrarás en un estado "paranoico"


En ocasiones piensas que el síntoma más pequeño es el peor de todos y por una molestia menor crees tener la peor enfermedad del mundo. No es así, es cuestión de analizar de dónde viene dicho malestar y cómo es que llegó al cuerpo, el ginecólogo dará un diagnóstico y de ahí dependerá el tratamiento.


visita al ginecologo 12


-

Acudir con tu ginecólogo puede ayudarte a prevenir un embarazo y enfermedades. Ser madre muy joven tiene implicaciones en la salud, es más fácil que desarrolles algún tipo de cáncer, que se presenten infecciones o que tengas problemas socio-económicos. No temas ir al ginecólogo, conocerás tu cuerpo, tendrás mucho más cuidado en todos los sentidos y claro, te mantendrás sana e informada.


**

Aprende sobre enfermedades de transmisión sexual y sobre la salud íntima para tener mejores y más satisfactorias relaciones.

Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS