Estilo de vida

¿Y tú, cuánto contaminas?

Estilo de vida ¿Y tú, cuánto contaminas?

“Hachakyum, Dios creador de la selva, creó a los Hach winik, a los hombres verdaderos, con barro, ojos de piedra y dientes de maíz… creó también el cielo y la selva. En el cielo sembró estrellas y en la selva sembró árboles. Las raíces de todo lo viviente están unidas entre sí... cuando en la selva cae un árbol, una estrella cae del cielo…”. 

– Chan´Kin Viejo (Último líder lacandón)


Todos los días una parte de la selva muere a causa nuestra. Somos la especie más “evolucionada” y nos hemos jactado de ser la más fuerte. Nos acostumbramos a pisar con firmeza esta tierra, la masacramos y creemos, ilusamente, que la hemos conquistado. Recorremos encrucijadas a diario en las que el gris se ha convertido en nuestro color favorito. Hemos visto las hojas caer con más rapidez y hemos visto al cielo llorar con mayor facilidad. Nos acostumbramos a vivir entre el pavimento y los altos edificios, y olvidamos mirar al cielo.  

Somos testigos y responsables de la desaparición de especies. Las despojamos de sus hogares y las asesinamos. Nos adentramos a un largo túnel en el que perdimos la vista y la orientación. El brillo de las estrellas se ha ido con el paso del tiempo, nos dejó en una oscuridad y un vacío que la iluminación artificial ha intentado sustituir.

Nos creemos superiores y subestimamos la fuerza del planeta. Tiramos los árboles con facilidad como si se tratara de telarañas que estorban y hay que quitar. Nos olvidamos que en otros tiempos eran lo más cercano a nosotros, que eran ellos los que desde lo alto nos cuidaban y nos daban refugio; que cuando nos faltaba el aliento, estaban ahí para darnos energía nuevamente. Y lo siguen haciendo. Lo más triste es que hemos sido ingratos. 

El consumismo y poder nos ha llevado a querer más; nos hemos expandido por esta tierra y hemos tirado todo lo que hay a nuestro alrededor para tomar los bosques y convertirlos en ciudades y campos de ganado.

Arrasamos con todo lo que está a nuestro alcance para demostrar nuestro poderío como especie. Nos creemos superiores pero olvidamos nuestra fragilidad. No somos más que espigas que el viento arranca cuando no las quiere más. Estamos hechos de maíz. Maíz que tarde o temprano se secará. 

deforestacion

contaminacion

calcula tu huella

calcula tu huella 1

*

Todos contribuimos en el deterioro del planeta; cada uno deja una marca en este mundo sobre su existencia. Habitamos la Tierra y somos parte de ella. La enriquecemos o la deterioramos. Las acciones que realicemos todos los días definirán el futuro no sólo de nuestro hogar, sino de toda la humanidad. 

Para cuidar el planeta podemos empezar por medir nuestra huella de carbono. Ésta consiste en la cantidad total de gases de efecto invernadero emitidos por un individuo, organización o producto. Se puede realizar un cálculo de la cantidad de gases emitidos por una sola persona de acuerdo a sus hábitos diarios: el medio de transporte que utiliza, la comida que ingiere, la cantidad de electrónicos con los que cuenta, la ropa con la que se viste, entre otros. 

Si quieres medir tu huella y tomar acciones que puedan mejor al planeta, realiza este test y toma acción inmediata. Es momento de ser conscientes y salir del túnel donde nos hemos metido. El futuro del planeta, así como de la humanidad, está en la huella que dejemos el día de hoy.

 


***

Te puede interesar: Fotografías que prueban que la Tierra está muriendo


Referencias: