Caleb Charland: la ciencia del arte

Caleb Charland: la ciencia del arte

Por: Regina Tapia -

“Mi esperanza es que quienes experimenten mis obras sientan que aún dentro de las leyes bien comprobadas de la ciencia, existen, y siempre deben existir, posibilidades de reinterpretación y descubrimiento”.

 Para el fotógrafo Caleb Charland, lo mejor que se puede experimentar es el misterio. Considera que maravillarse es un estado entre el conocimiento y lo incierto, y plasma este pensamiento en imágenes que resultan familiares, y al mismo tiempo extrañas para el observador.

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/cgarland-lamp.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/caleb-monedas.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/caleb-charlan-estados-del-agua.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/charland-sistema-solar.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/charland-sierra.jpg

La infancia de Caleb transcurrió en Maine, una ciudad rural.  Allí se desarrolló, primero observando y después ayudando a su padre a remodelar casas de la zona. Vivir en un medio rural, en el que los materiales para realizar su trabajo  eran muy escasos, exigía llevar al límite los que había o inventarles nuevas funciones.

Las posibilidades contenidas en cada objeto es precisamente lo que busca plasmar en sus imágenes, pues “siempre encuentra formas de explotar las cualidades misteriosas de objetos y materiales de uso diario. Su trabajo inició como el de todo fotógrafo, con una pregunta simple: ¿Cómo se vería si…?”

https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/charland-llave.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/cgarland-lamp-2.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/charland-luz.jpg https://img.culturacolectiva.com/content/2013/09/charland-burbuja.png

Inspirado en los libros de física para niños, experimenta con diferentes materiales que al unirse crean luz, movimiento, sonido y texturas completamente nuevos, estos emergen de artefactos simples transformándolos en extraordinarios.

Su trabajo hace apreciar múltiples disciplinas: el arte, la ciencia y la fotografía. Además, celebra la curiosidad, comportamiento que a menudo se olvida por tratar de ser prácticos.

Limelight

 El hecho de que no utilice técnicas digitales para manipular sus imágenes, sugiere que no es únicamente un hábil fotógrafo, también un mago que se comunica con el interior de los objetos.

A través de su trabajo presenta al observador los descubrimientos obtenidos al experimentar con objetos de uso diario para convertirlos en testigos del momento exacto en que se funde la ciencia con el arte.

 

 

 

Referencias: