INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Los campos de concentración en Sudáfrica: fotografías del holocausto británico

17 de mayo de 2018

Alonso Martínez

Antes de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, el Imperio Británico fue responsable de la muerte de miles de africanos, tanto blancos como negros.



¿Sabías que Estados Unidos también creó campos de concentración para los japoneses?


Se dice que los ganadores son quienes escriben la historia y EE. UU. ha hecho lo posible para que las personas olviden que ellos encerraron a miles de japoneses migrantes en campos insalubres e inseguros, provocando un sentimiento de racismo en toda la nación que se desvaneció a fines de los 60 (y que aún perdura en ciertas áreas). Y no olvidemos las guerras en las que han estado involucrados en las últimas décadas. Ellos hablan sobre terrorismo, pero nunca mencionan que en sus ataques han asesinado a miles de inocentes.



De esa forma, el Reino Unido parece querer borrar todas las masacres y los ataques que realizaron alrededor del mundo en su constante intento de colonizar al resto del mundo. Algunos lo olvidan, pero los británicos esclavizaron africanos, indios, árabes y buscaban controlar sus territorios. De hecho, ellos fueron quienes inventaron los campos de concentración que después replicaría Adolf Hitler para asesinar a millones de judíos, ya sea de forma indirecta o por sus propias manos.



Los campos de concentración aparecieron por primera vez durante la Segunda Guerra Boer, un enfrentamiento entre los británicos y los estados Boer, una zona del sur de África donde habitaban migrantes y descendientes holandeses y los llamados Afrikáans (quienes hablaban esa lengua de ascendencia germánica). Los Boer eran en su mayoría personas blancas dedicadas a la agricultura con poca descendencia mestiza, pero se les unió la República de Sudáfrica para vencer a los británicos.



Al principio, el Reino Unido quiso atacar, confiados en que los Boer tendrían bajos recursos, pero fracasaron. Sin embargo, después de una serie de planes que involucraban rodearlos y cortar sus comunicaciones, lograron vencerlos, tomando el control del territorio de los Boer y del Estado Libre de Orange, convocando una elección que le concedería todo el poder. Pero los Boer no se rindieron por completo y comenzaron a utilizar métodos de guerrilla para combatir a sus enemigos. Sin utilizar uniformes, se infiltraban en las comunidades de ciudadanos, quienes los apoyaban en secreto.



Como forma de combatirlos, los británicos decidieron crear campos de concentración, en donde insertarían a los ciudadanos de los territorios controlados, para evitar que se infiltraran los guerreros y que provocaran aún más daño. Ese fue el comienzo del horror para miles de inocentes. Se aproxima que más de 100 mil fueron internados en más de 34 campamentos. Aunque se afirma que sí se alimentaba a los prisioneros, existen registros que las familias de los hombres que continuaban peleando contra el imperio recibían raciones menores del resto de las personas, al igual que los internos de piel negra.



Miles murieron de desnutrición, otros fallecieron por las deplorables condiciones salubres que tenían los campos. La falta de higiene y el esparcimiento de distintas enfermedades como la tifoidea, disentería y el sarampión —las cuales afectaron más a los menores que no tenían defensas suficientes para sobrevivirlas—. De igual forma, el racismo influyó en esto, ya que murieron más familias negras por negligencia que los descendientes directos de los Boer. Aunque el Imperio fue apoyado por sus colonias, el resto del mundo los miraba con desprecio por la manera en que invadieron esa zona de África y cómo permitieron que decenas de miles fallecieran en los campos.





Aunque una diplomática británica hizo lo posible para mejorar las condiciones de los campos, ayudando a los prisioneros, muchas personas continuaron falleciendo. Se aproxima que 30 mil Boer y más de 35 mil de africanos negros fallecieron. Las consecuencias no parecen tan graves comparadas con el Holocausto, pero actualmente sería visto como un fuerte crimen de guerra, que culminó con los británicos ganando los territorios (los cuales se independizaron eventualmente).




-

Vale la pena recordar que el Imperio Británico acabó con la mayoría de la población nativa de Australia y que impedían el crecimiento intelectual de los nativos de sus colonias, siempre dándole prioridad a las personas blancas. La historia de la violencia británica y su imperialismo ha sido enterrada tras la imagen del heroísmo que se ganaron en la Segunda Guerra Mundial, luchando contra los Nazis y los campos de concentración que básicamente copiaron del Reino Unido.


TAGS: muerte Guerra Africa
REFERENCIAS: Daily Mail SCielo Sa History

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

'Harry Potter Sinfónico', la experiencia de magia y hechicería que no puedes perderte 10 lecciones de moda que aprendimos de Priyanka Chopra Gloria, decadencia y fraudes, la evolución del aeropuerto de la CDMX en 10 fotografías Las mejores 12 series que puedes ver en Internet y no están en Netflix Fotografías de Mary F. Calvert de las mujeres militares que sobrevivieron a ataques sexuales en el ejército Cómo puedes viajar gratis por el mundo a cambio de beber ginebra

  TE RECOMENDAMOS