Chacales: fotografías del machismo que se acuesta con hombres

Lunes, 7 de agosto de 2017 11:45

|Carolina Romero


La Universidad de Nueva York realizó un estudio en 2006, sobre la discordancia entre comportamiento e identidad sexual en los varones de la ciudad. Como resultado, 131 hombres, de los dos mil 898 encuestados, admitían tener encuentros íntimos con varones pese a definirse como heterosexuales.


«La identidad sexual no es lo mismo que la conducta sexual. En los hombres en los que estas conductas no concuerdan, son propensos a tener comportamientos sexuales más riesgosos que aquellos con identidad y comportamientos concordantes». Es decir, aquellos quienes asumen ser heterosexuales pero eventualmente tienen encuentros eróticos con otros hombres.



En el estudio, se encontró un asombroso resultado: «De los hombres de Nueva York que reportaron una identidad sexual concordante —ser heterosexual— el 12 % reportó tener relaciones sexuales con otros hombres».


Además, otro dato parece indicar una condición social en este comportamiento: «los que tuvieron relaciones sexuales con hombres exclusivamente pero se identificaron como heterosexuales, tenían más probabilidades que sus homólogos homosexuales pertenecieran a grupos étnicos o raciales minoritarios, nacieran en el extranjero, tuvieran bajos niveles de educación, ingresos y estar casados».


Es de notar las diferencias entre los géneros y la marcada homofobia que se espera por parte de los varones. Es decir, si una mujer tiene un encuentro sexual con otra —un beso, un ‘faje’ o, incluso, relaciones sexuales en un trío— no necesariamente se considera lesbiana. En cambio, si un hombre hace exactamente lo mismo, no hay discusión: es gay.


¿Cuál es la razón para que hombres aparentemente heterosexuales tengan relaciones con otros hombres? En México, sucede un fenómeno que se incrusta justo en esta disyuntiva: los 'chacales'.



El chacal encarna una hipermasculinidad marcada: espalda ancha, brazos gruesos y fuertes, rudo y agresivo. Además de un cliché clasista nacional: el del personaje callejero violento, irreverente, descuidado y agresivo, que no pone especial empeño en verse bien.


En el aspecto sexual, generalmente, ocupan el papel activo. Él es el que toma el control; somete y ordena. La idea general del chacal, mantiene en el imaginario que se trata de personas de clase baja, sin educación formal y un machismo disfrazado de homoerotismo.



No les interesa seguir una norma ni convención, no pretende impresionar ni llamar la atención con ademanes femeninos. Exaltan su masculinidad, incluso se refieren a sus parejas hombres como si se tratara de mujeres.



Los comportamientos de 'macho' no se eliminan en lo absoluto. Ellos continúan asumiéndose como los poderosos, los dominantes, los que tienen absolutamente todo bajo control. No es el caso de todos y es injusto pretender generalizar conductas. Sin embargo, muchos de ellos están casados e incluso tienen una familia completa; sólo ocasionalmente se encuentran con otros hombres para una relación eventual y efímera.



No es extraño encontrarse con estos hombres en los bares y cantinas de la Ciudad de México. Tampoco lo es el hecho de que se acuerden contratos sexuales secretos a cambio de alcohol o de drogas.



¿Por qué sucede esto? Quizá la respuesta se encuentre en el concepto de la masculinidad, según la Universidad Estatal de Campinas de Brasil.


«La masculinidad, de la misma forma que la feminidad, son construcciones sociales, la adhesión de hombres y mujeres a una o a la otra dependerá de la educación que reciban en la infancia y de las influencias a que sean sometidos a lo largo de su vida. Pero nada impide que los hombres adopten algunas conductas consideradas femeninas y las mujeres conductas masculinas. Cuando esto ocurra tendrán que enfrentar conflictos de distinta gravedad, en la medida en que la sociedad en que viven acepte o rechace estos desafíos a la norma».


Si bien es un concepto adquirido, no deja de sorprendernos cómo es que se trata de la figura de un macho que se asume como tal y, sin embargo, tiene sexo con otros hombres. ¿Cómo se reconfiguran los estereotipos de machismo bajo estos comportamientos?, ¿cómo es que alguien puede conservar su vida cotidiana mientras en la oscuridad vive otras?


-


Todas estas fotografías pertenecen a Zuriel Bustamante, un fotógrafo mexicano que ha acompañado a estos personajes capturándolos desde lo más íntimo de sí mismos. Sigue su trabajo desde Instagram.


**


Si quieres ver más series fotográficas, no te pierdas éstas sobre los inicios del #Instagay y la Isla del fuego y conoce las fotografías íntimas y queer para entender a la poeta del punk.


Carolina Romero

Carolina Romero


Articulista
  COMENTARIOS