Cómo se ve una mujer que no le tiene miedo a nada en 24 fotografías

Sábado, 7 de octubre de 2017 14:52

|Julieta Sanguino


Vive tu vida. Tradúcela, está bien. Vas a arruinar las cosas, y vas a avergonzar a tu familia y a ti mismo. Después te repondrás de esa vergüenza y serás tú mismo... sólo para ver qué es lo que ocurre.


—Michael Donovan



Si te preguntas cómo es el mundo debajo del suelo, las fotografías de Michael Donovan pueden mostrártelo. Un infierno en el que ya no importan las apariencias; y los clichés, junto a toda noción de belleza que te has empeñado en creer y adoptar por tantos años, se han esfumado. Uno en el que todos desearíamos estar, aquél en el que el fuego sirve para elevar el calor del cuerpo, el sudor es un amigo incondicional del placer y las reglas de comportamiento se han acabado.



Cada toma de Donovan invita a arriesgarse porque así lo hacen sus modelos. No se trata de fotografías sexuales o eróticas, sino de imágenes irónicas que toman los estereotipos y los transforman en subversión. El anarquismo está latente en cada toma, en las poses que intentan mostrar el espíritu sublevado de las mujeres reales, de aquellas que han aprendido a disfrutar del placer, a las que ni siquiera el ridículo les da miedo, las que están seguras de sí mismas y se atreven a crear lo que sea porque saben que la vida se hizo para hacer estupideces, aprender de ellas y transformarse.





Sin importar si son en blanco y negro o a color, sus imágenes nos muestran desobediencia y rebeldía. Probablemente, en la industria fotográfica estos calificativos casi nunca van de la mano con las mujeres. Estamos acostumbrados a verlas con poses serias, con un arrebato melancólico que al mismo tiempo nos remite sexualidad; las observamos, digámoslo sin tapujos, como objetos, pero las fotografías de Donovan no son así.





El labial está corrido, las medias ni siquiera cubren las piernas sino que son el instrumento perfecto para una toma obscena, el maquillaje acompaña el rostro de las modelos para darnos muestra de su desenfado, hay orgasmos, hay desnudos y rimel corrido.




Seguramente muchos de quienes observan sus retratos no comprenden el escozor que cada imagen causa en su piel. Las mujeres que creímos reales se transforman en denuncia de un mundo lleno de estereotipos, con poses incómodas, rostros desencajados y el reflejo de lo que todas sentimos. Entonces sus fotografías se convierten en un escenario de paradojas: sexualizadas pero libres, desenfadadas pero siempre mirando hacia la cámara, incómodas pero anarquistas.




Las mujeres caminan con la espalda bien erguida.



Las mujeres sólo pueden llegar al éxito si hacen favores sexuales...



Antes de que salgan de su hogar, deben estar bien maquilladas y presentables; sólo así podrán encajar bien en los estereotipos impuestos por la sociedad.



Deben ser un objeto sexual.



Las mujeres no se enojan.



No disfrutan cada que tienen sexo con alguien diferente.



Pero al final, aunque cumplan con todos esos clichés, las mujeres están locas.



Además de su ejercicio de sarcasmo e ironía que practica con cada toma, Donovan pretende que sus fotografías también sean un reflejo de su personalidad. A través de sus modelos logra mostrarse al público tal y como es, como quiere ser reconocido y lo que pretende que se convierta en su ficha de presentación.






Este fotógrafo estadounidense creció con una vida que él denomina "vainilla", rodeado de videojuegos y televisión. Su infancia marcó su carrera profesional pues creció siendo el único chico del barrio, por lo que, mientras avanzaba su juventud, veía cómo las chicas arreglaban su cabello y se maquillaban. Donovan era el testigo silencioso de su proceso de embellecimiento que en realidad parecía un martirio.



Las fotografías de Donovan nos enseñan a romper las etiquetas para ser libres. A vivir sin miedo, mandar todo al carajo y dejar de creer en lo que por miles de años nos han impuesto. Si quieres conocer más de su trabajo, visita su página oficial, su cuenta de Instagram o Tumblr.


Julieta Sanguino

Julieta Sanguino


Subeditora General
  COMENTARIOS