Consejos de una modelo para aprender a no luchar contra tu cuerpo

lunes, 17 de abril de 2017 7:15

|Diana Garrido



Ser modelo es usualmente señal de "perfección", o lo más parecido a eso. Los cuerpos de estos parecieran haber sido esculpidos por Miguel Ángel y el porte que poseen es casi un don. Los hombres y las mujeres se muestran naturales, fuertes y felices frente a la cámara. Se desenvuelven con tal destreza que se nota que nacieron para posar...

Sin embargo, no todo son cánones imposibles dentro de la industria de la moda. Para aparecer en una portada, desfilar en Milán o usar creaciones de grades diseñadores, deben superar obstáculos impensables. No es simplemente tratar de verse bien o conservar la línea. Es luchar contra estereotipos en los que ellos mismos están inmersos e intentar brillar en un mundo elitista.

ashley graham

Las modelos plus size son uno de los grupos que más ha sufrido la frivolidad de la moda. Ellas han roto el esquema de ser delgadas para verse bien o de tener cierta complexión para ser consideradas "perfectas" (de nuevo las comillas). Afortunadamente, la industria se ha abierto a nuevas opciones. Las alternativas se abren poco a poco y cada vez hay más inclusión entre los rostros y cuerpos que vemos liderando las pasarelas y tendencias.

Ashley Graham, es una de las modelos que recientemente sufrió un ataque por parte de los conservadores (¿o retrogradas?) de la moda. Hace poco apareció en la portada de Vogue junto a modelos como Gigi Hadid, Kendall Jenner y Liu Wen. En la fotografía todas aparecen con blusas turtlenecks negras y diminutos shorts. El problema fue que de todas, Graham es la única con el brazo cubriendo verticalmente su cuerpo, mientras que el brazo de Gigi Hadid que reposa sobre la cadera de Ashley se ve más largo de lo normal.

ashley graham vogue

Ante esto, la modelo más que inmutarse, dijo con todo el orgullo que carga, lo increíble que es ser un ejemplo para muchas mujeres "grandes", dando algunos consejos no sólo para encajar en alguna publicación, sino que lleva a cabo en su vida diaria. Demostrando que ser una mujer exitosa no tiene nada que ver con el peso y la apariencia, sino con la actitud y el esfuerzo.

Ante esto, la chica explicó: "El 67% de las mujeres en Estados Unidos llevan un tamaño de 14 o más. Tal vez podrías ignorar a esos consumidores antes, pero ahora, gracias a las redes sociales, están haciendo oír su voz, las mujeres exigen que las marcas les den lo que quieren y lo que quieren es ser visibles".

Ella se define como body activist por lo que el lema "I'm size sexy" es su filosofía de vida. Graham posó para la campaña "I'm not an angel" junto a otras modelos de tallas grandes, como Candice Huffman. Aunado a esta campaña en contra de la delgadez extrema, diseñó una línea de lencería para novias en la que hay para todas: pequeña, extra grande, mediana, etc.

Ashley Graham playa

Graham hace un estatuto realmente fuerte: las modelos son también personas. Todos tienen necesidades, sentimientos y una vida. Hay quien piensa que por ser personas estéticamente bellas, no sufren y tienen todo a sus pies. La realidad es que se enfrentan a tantos problemas como alguien común que no aparece en revistas. Tienen días buenos y días malos con altibajos y gratos recuerdos. No por tener un cuerpo deseable, dejan de sufrir lo mismo que otros hombres y mujeres.

Todas ocultan sus imperfecciones como las marcas de acné propias de la adolescencia o la molesta celulitis. Pero Graham la exhibe en Instagram. "Es algo natural, aunque nos cueste aceptarlo". Eso no significa que sean un punto negativo en las personas. Es más bien una marca de vida que los baja del pedestal para colocarlos de nuevo en la condición humana que les corresponde. Aún con las críticas recibidas por la prensa y los seguidores de cuerpos estereotipados, la modelo se convirtió en la primera "chica grande" en posar para "Sport Illustrated". Una revista que se caracteriza por los cuerpos atléticos que muestra en sus páginas. Sin embargo, ella parece luciendo orgullosamente su figura.

Ashley Graham celulitis

El culto a la delgadez no es más que un tema mal tratado en opinión de la modelo. Ver desfilar cientos de maniquíes delgados siendo retocados digitalmente en las revistas y moldeados al antojo de ciertos ideales, le ha dado la idea de mostrar su cuerpo sin la necesidad de verse impecable a cada momento. Si la moda hizo de las mujeres un ideal a seguir, ¿por qué ella no sería capaz de modificarlo? No se trata de ser descuidado con la salud, sino de sentirse a gusto con el cuerpo que tenemos: alimentarlo y cuidarlo.

“Hago ejercicio. Hago todo lo que puedo por comer sano. Adoro la piel en la que estoy. Y no estoy avergonzada por algunos grumos, bultos o celulitis… y tú tampoco deberías”. Esta frase está escrita junto a una foto de ella tomando el sol en Filipinas. Esta postal engloba todo lo que ella es: autenticidad, belleza y orgullo.

ashley graham angel-w800

**

Si algo podemos aprender de Ashley Graham es que la seguridad y autoestima surge de uno mismo, no de lo que dicten los estereotipos. Aceptarse tal cual somos, es lo mejor que se puede hacer para entender que lo que vale realmente está debajo de la piel, más no encima. No es una coraza sino una sustancia imperceptible a la vista, pero con mucho más valor que cualquier atributo físico.

::

Ser diferente a lo que se dicta como "normal", es siempre un reto a superar, por ello deberías conocer  como las mujeres luchan por su identidad y mirar estas fotografías que te harán sentir cómoda con tu cuerpo sin importar la talla que seas.

Referencias  

telegraph.co.uk

vanitatis.elconfidencial.com

glamour.es





TAGS: Amor
REFERENCIAS:
Diana Garrido

Diana Garrido


  COMENTARIOS