Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

FOTOGRAFIA

Fotografías del tiempo que tardé en aprender a olvidarte

Por: Natalia Lomelí 15 de septiembre de 2017

Olvidar es una decisión difícil y dolorosa, una acción irreparable. A partir de ese momento, el tiempo cambia su curso y mientras pasan los días las lágrimas poco a poco empañan la memoria y difuminan los recuerdos. Es entonces cuando cada imagen y cada ilusión que construimos se derrumba y fragmenta en historias inconclusas, en pedazos de una vida que por momentos ya no parece nuestra.

Olvidar es convertir las noches en memorias, las palabras en suspiros y llevar la bitácora que se repite con cada insomnio para entender cómo hemos cambiado; como una reproducción de antiguas películas caseras que pierde nitidez con cada reproducción. Olvidar nos hace dudar de que lo que vivimos fuese real, porque al intentar recordar se cruza por la mente una frecuencia interrumpida que distorsiona las imágenes, por ello no recordarás nunca los detalles exactos del rostro de quienes se han ido y los colores del paisaje cambiarán cada vez que cierres los ojos y te pierdas en el enigmático laberinto de la memoria.

La artista mexicana Sumie García concibe la memoria como un proceso de fragmentación paulatina de la imagen, hasta el punto en el cual el recuerdo se transforma en un ente borroso y difuso, una ilusión que difiere del momento real. Cuando el presente es capturado por la cámara comienza su proceso para ser vestigio, dicho tránsito es reflejado en la obra de esta artista, quien experimenta con elementos como el GIF y el bordado para desintegrar la imagen, tal como la mente lo hace para convertirla en recuerdo. 

 

La intervención de la fotografía por medio de cortes e hilo se asemeja a los glitches digitales que corrompen los archivos. Así, consigue un juego de destrucción de la memoria cuando las fotografías originales cambian al representar los glitches de una manera análoga y por medio de una técnica antigua; se crea un vínculo entre la imagen digital, su representación en la memoria y en el mundo físico.

En la serie Memory is a Place, García reflexiona acerca de esas manifestaciones físicas de la memoria que ocurren en el presente, cuando relacionamos directamente espacios con momentos o personas, hecho que puede resultar incómodo por remover imágenes del pasado cada vez que volvemos a visitar aquellos lugares donde fuimos felices. Al intervenir estos escenarios con glitches digitales, en loops infinitos, se destaca una falta de desenlace, la imposibilidad de poner punto final a una paradójica situación que tampoco tiene continuidad porque sucedió en un tiempo anterior.

Los procesos de esta serie comparten la sensación de ser un viaje siniestro a través de la memoria y el tiempo en el que sabes que no deberías estar, tal como lo ha descrito la artista, en un viaje en el que el glitch se manifiesta como presencia fantasmagórica que habita en las sombras del pasado que atormentan nuestros días y no nos permiten avanzar.

En contraste con este viaje por el pasado inconcluso, la serie Memory Corruption conceptualiza la desintegración de la memoria, enfatizando el significado personal que tiene el olvido. Para ello, la creativa utiliza como metáfora las herramientas tecnológicas para la edición de imágenes y demostrar cómo la mente poco a poco diluye los recuerdos hasta transformarlos en algo completamente diferente a la experiencia original e imposible de reconstruir.

Cultura Colectiva presenta la obra de la artista de mix media Sumie García como punto de partida para una instalación creada a partir de la fotografía, la memoria y el mundo digital en Zona MACO FOTO & Salón del Anticuario. Como parte de las actividades del proyecto Las 30 promesas del arte y la creatividad en México, que consolida la labor de la plataforma como un espacio de difusión para el arte emergente, ha sido seleccionado el trabajo de esta fotógrafa mexicana. Representando el interés por la experimentación tecnológica y las nuevas lecturas de la fotografía contemporánea que impulsa la feria, así como la importancia de la memoria y el recuerdo para el Salón del Anticuario.

La instalación en Zona MACO FOTO está curada a partir del glitch como metáfora de transformación y fragmentación de la memoria, en la cual las obras de esta artista se fusionan con la creatividad del diseñador de producción y escenógrafo Alejandro Rocha e Inmortal Estudio Creativo, que se especializa en la conceptualización de espacios multisensoriales en interiorismo, ambientación, escenografía y diseño de producción. Entre sus proyectos destacan Casa Corona, Corona Capital, Corona Sunsets, Festival Bravo, entre otros. Todo esto acompañado de una activación interactiva que habitará en las redes sociales para entender el glitch como un cambio definitivo que una vez que se ha sometido con herramientas análogas o intervenciones digitales nunca recupera su estado original.

Visita la instalación en Zona MACO FOTO y Salón del Anticuario del 20 al 24 de septiembre, y podrás formar parte de la historia de Cultura Colectiva, sólo tienes que tomar una fotografía y subirla a Instagram con el hashtag #ccglitch y podría ser una de las seleccionadas para ser intervenidas y publicadas en la cuenta @culturacolectivafoto.


_

 

Visita la página de Sumie García para descubrir los nuevos paradigmas de la fotografía contemporánea y entender ¿por qué lo que ves en Instagram no es en realidad fotografía? Recuerda que no sólo la fotografía puede ayudarte a olvidar, por eso te compartimos estas 5 canciones que te ayudarán a superar la relación que te destruyó.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: