Fotografía

Dispara con cuidado de no lastimar

Fotografía Dispara con cuidado de no lastimar



Texto por: Jenni Peralta

"Pedir permiso para tomar un retrato es algo muy esquizofrénico, mientras yo pido permiso ya pasó el momento [...] primero dispara y después pide permiso".

Pedro Meyer


 Encontrar una definición concreta del retrato no es nada sencillo. Podría resumirse en que el retrato es un “trato” entre dos partes, una relación sujeto-fotógrafo, por un lado la persona debe sentirse bien con la cámara y por otro, el fotógrafo debe tener cuidado de no lastimar a la persona.

El retrato es tan diverso como nuestra imaginación. Una sola imagen pude mostrar desesperación, tristeza, alegría, enojo, etc. De ahí la magia de la fotografía, como decía Cartier-Bresson: “el instante decisivo”. Con un retrato congelamos ese “instante decisivo” de la persona, esa característica que lo hace peculiar ante nuestros ojos.

La diversidad de un retrato radica en que no precisamente debe ser una fotografía que contenga un rostro, se puede construir un retrato con todos los elementos que conformen un espacio, no hay ninguna regla que dicte que para ser considerado un retrato, debe estar el rostro de la persona a cuadro.


Sin embargo no se puede dar una fórmula exacta de cómo lograr un retrato, en tu cámara no viene ningún instructivo de cómo hacer uno. Pero como dice el artista Pedro Meyer, lo que un fotógrafo necesita es: “suerte, cámara, sujeto y conocimientos técnicos”.

Lo esencial es que el fotógrafo pierda el miedo de acercarse, se arriesgue y “disparare”, bien se sabe que la fotografía es de un instante y no hay tiempo de pedirle al sujeto su consentimiento para ser fotografiado. Después de todo, el hecho de que hayas tomado la foto no quiere decir que la vayas a utilizar.


El hombre siempre ha tenido esa necesidad constante de representarse a sí mismo. Pintura o fotografía, retrato o auto retrato, no importa, todo parte de la misma idea, expresar lo que quieres, lo que sientes y lo que quieres decir. La esencia misma del retrato parte precisamente de eso, querer decir y expresar algo.

La Fundación Pedro Meyer, bajo la dirección del pionero de la fotografía digital, Pedro Meyer, se rige por la idea de promover la educación visual. Su objetivo es que la sociedad logre comunicarse a través de las imágenes y que sean capaces de leer el discurso que hay detrás de una fotografía.

Te invitamos a ver más allá de una imagen y a no perder esa inquietud por descubrir el mundo visualmente.




Referencias: