Fotografía

El amante de Frida Kahlo que la convirtió en una modelo de Vogue

Fotografía El amante de Frida Kahlo que la convirtió en una modelo de Vogue




Cuando Marilyn Monroe conoció a la fotógrafa Eve Arnold, la rubia platino no tuvo otra opción más que pedirle a su nueva compañera que la retratara en todo momento. El resultado de esta petición fue una serie de fotografías en las que se plasmaron los momentos más íntimos de la actriz; desde tomas detrás de cámaras de algunas de sus películas más famosas, hasta el doloroso periodo después de su rompimiento con el dramaturgo Arthur Miller. Sin duda, todas las capturas de Arnold son un fuerte testimonio de la sensibilidad con la que vivía la diva detrás de los reflectores.

eve Nickolas Muray

Los fotógrafos, sobre todo aquellos que capturan con su lente a las personas que admiramos, nos han enseñado a ver la vida desde diferentes enfoques, otro ejemplo de ello, es Frida Kahlo; de quien se han escrito ya tantas cosas que pareciera que todo acerca de su vida es asunto de dominio público y que no hay cosa que no se conozca sobre su conocida figura. Pero que a pesar de ser uno de los iconos más importantes de la cultura mexicana, aun existe una historia de la pintora desconocida por muchas personas.

Todo inició en 1931, cuando el fotógrafo Nick Muray se encontraba trabajando en México. Durante su estancia conoció a Kahlo, de quien quedó enamorado al instante, pero la atracción fue reciproca o al menos eso es lo que se precia en varias cartas que la pintora le envío a Muray. 

nick Nickolas Muray

«En una escultura cerca de la chimenea, veo, claramente, a la primavera brincando en el aire, y puedo oír tu risa, justo como la de un niño, cuando te sale bien. Oh, mi querido Nick, te quiero tanto. Tanto te necesito, que me duele el corazón»

granizo Nickolas Muray casa azul Nickolas Muray

Los documentos relacionados con la relación entre Muray y Kahlo se mantuvieron ocultos en un sobre que fue descubierto por los hijos del norteamericano, a principios de los noventa; junto con las cartas, aparecieron un a serie de negativos que escondían una historia de amor que hasta ese momento sólo eran meras especulaciones.

halcon Nickolas Muray idolo Nickolas Muray

No se trataba de una simple aventura como aquellas a las que Frida estaba acostumbrada. Durante ese tiempo Diego Rivera había comenzado una aventura, lo que Kahlo vio como la oportunidad de ser feliz con un fotógrafo que recién se había divorciado de su segunda esposa. Su amor por Muray duró diez años, y este se ve en las fotografías que lo documentan; dentro de los ojos de Frida se oculta una historia de dos personas que se niegan a ser felices uno sin el otro.

cactus Nickolas Muray purpura Nickolas Muray esculturaNickolas Muray

«Mi niño, realmente no puedo quejarme de nada en la vida mientras tú me ames y yo a ti. Es tan real y hermoso que me hace olvidar todo los dolores y los problemas, incluso me hace olvidar la distancia»


espalda Nickolas Muray

azotea Nickolas Muray

Quizá, lo que los mantuvo juntos fueron sus espíritus relativamente parecidos, ambos eran almas que se encontraban sufriendo por amor y al estar juntos se completaban de una forma especial y única. Aunque la química entre Kahlo y Rivera era aún más grande, razón por la que ella decidió dejar a Muray y regresar a los brazos del muralista.

cigarro Nickolas Muray

«Mi yo completo te está profundamente agradecido por la felicidad que la mitad de ti me ha dado tan generosamente»

frida Nickolas Muray

Estas palabras fueron escritas por Muray, después de que su relación finalizó, y aunque la distancia había desvanecido el contacto entre los dos, siguió presente hasta el día en que la pintora falleció. Una de las fotos que se recuperaron de los negativos del fotógrafo fue utilizado en 2012 para ponerlo en la portada de la revista Vogue convirtiéndose en la primera mujer mexicana en aparecer en la portada de esta publicación.

*
Fuentes:

Animal Político 
La Nación

Referencias: