El fotógrafo que transforma el dolor y la tortura en arte
Fotografía

El fotógrafo que transforma el dolor y la tortura en arte

Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

10 de mayo, 2016

Fotografía El fotógrafo que transforma el dolor y la tortura en arte
Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

10 de mayo, 2016



Hablar del dolor y tortura es difícil, pero hablar sobre las mujeres que lo padecen es aún más complicado. En este sentido, a pesar de que sea arte lo que se presenta, puede incomodar a cualquier espíritu humano que tenga un poco de sensibilidad. Las siguientes imágenes han sido fuertemente criticadas por todo el mundo, inclusive han llegado a tentar contra Araki, pero por más infames que parezcan, es necesario conocer la historia detrás de ellas para juzgarlas con certeza y no caer en el bloqueo de los prejuicios que tantos problemas han desencadenado ya.

A pesar de todos los adjetivos que se creen alrededor de su obra, el fotógrafo Nobuyoshi Araki es una persona libre que sigue sus propias normas y deseos, dedicándose en cuerpo y alma a lo que disfruta sin preocuparse excesivamente de convencionalismos sociales. Es natural que todo trabajo sobre este personaje esté acompañado por las inseparables palabras "polémico", "controvertido" o "enigmático", principalmente por su trabajo de mujeres desnudas y atadas que es casi siempre visto de mala manera.

Es importante contextualizar al autor. A diferencia de muchos fotógrafos más o menos conocidos, Araki es una estrella en Japón, donde los medios le llaman Tensai Araki, es decir, Araki el Genio. En su país su popularidad es tan grande que la gente lo persigue por las calles, le pide autógrafos, lo elogia y le regala sonrisas y abrazos. En Occidente es conocido sobre todo por sus fotos con temáticas bondage y por la increíble labor que hizo al retratar a Björk y Lady Gaga. Sí, la nueva figura del pop pidió de manera personal que fuera atada por Nobuyoshi para un trabajo de la revista Vogue

Ataúd  / Nobuyoshi Araki


Su estilo es peculiar. Araki se mueve por las calles de Tokyo con cámara en mano, capturando cualquier cosa que llame su atención. Siempre está contando nuevas historias a través de su lente que lo acompaña por el "barrio rojo" de Tokyo, el cual está lleno de moteles, burdeles, clubes nocturnos, sex shops, y sobre todo, gente muy interesante. De estos paseos e interacciones surgió su gusto por el kinbaku.

El kinbaku también llamado shibari es el arte japonés de la atadura erótica como ingrediente básico de la subcultura sadomasoquista. Este arte oriental se remonta hasta el siglo XVI, siendo ya toda una tradición para toda la cultura asiática. Por desgracia, el gran talento que tiene Araki por fotografiar mujeres atadas ha sido frecuentemente malinterpretado o directamente incomprendido. Incluso grupos feministas han intentado boicotear muestras del autor y han llegado a agredirlo físicamente.


De cabeza  / Nobuyoshi Araki


Detrás  / Nobuyoshi Araki


Considerar misóginas estas imágenes, y por obvias razones también al propio fotógrafo, es un error nefasto que sólo demuestra el desconocimiento absoluto de Araki y su veneración casi mística por las mujeres y lo femenino. En una ocasión el fotógrafo dijo: "Hay muchos elementos esenciales en las mujeres: belleza, atracción, repulsión, obscenidad, pureza; el cielo y el mar, el capullo y la flor…”. Las elegantes ataduras de Araki en primera instancia parecen agredir o torturar al cuerpo femenino, pero sabiendo su contexto, lo que hace en la cultura oriental es subrayar su belleza bajo una luz diferente de tierna vulnerabilidad.


Gaga  / Nobuyoshi Araki


Suspendida  / Nobuyoshi Araki


Dolor  / Nobuyoshi Araki


Al mirar sus fotos de bondage se entiende que Araki no es nawashi o el maestro de la cuerda, puesto que sus ataduras son formalmente simples y repetitivas. Aún así, el fotógrafo logra crear imágenes con elegancia sobrenatural y un enorme sentido estético, captando de forma única la intensa mirada de sus modelos.


Desdicha  / Nobuyoshi Araki


Muerta  / Nobuyoshi Araki


Office  / Nobuyoshi Araki


El propio Araki ha comentado en la introducción de "Todas las mujeres son hermosas": “Existe una estética propia del bondage, como la del shibari de los maestros. Pero no necesito una perfección como esa en la fotografía. Ni siquiera tiene por que ser un buen bondage. Cuando ato a una mujer, le digo: “Estoy atando tu corazón, no tu cuerpo”. En realidad, podría desatarse de mi atadura… Pero no tiene porqué hacerlo”.


Secuestro  / Nobuyoshi Araki


atada  / Nobuyoshi Araki


Su arduo trabajo de mantener viva una tradición ancestral lo ha vuelto una figura púbica muy popular, al grado que las mismas mujeres son quienes lo buscan para que las retrate. Esto por una razón sencilla: cada cuerpo femenino que es inmortalizado por el lente de Araki, estén vestidas o desnudas, atadas o desatadas, desprende un aura especial, una cierta luz interior que eleva sus cuerpos a un plano sagrado y a la vez, natural y sexy.


tirada  / Nobuyoshi Araki


Recostada  / Nobuyoshi Araki


Sometida / Nobuyoshi Araki


Suspendida / Nobuyoshi Araki


tortura / Nobuyoshi Araki

_
Al igual que Araki, hay otros fotógrafos que retratan la complejidad femenina al desnudo y que debes conocer.


***
Te puede interesar:

Fotografías de una mujer compleja, natural y sensual al desnudo.

Fotografías de una sexualidad psicodélica que alterará la forma en la que ves al amor.




Referencias: