PUBLICIDAD

FOTOGRAFIA

El metro y los lugares que nos hacen barrio en 20 fotografías

El desmadre del metro en hora pico, la infinita pérdida de tiempo en sus tristes –y remodelados– andenes, la sensación de esperar al borde de la vía, mucho más allá de la línea amarilla, o la fortuna de mirar cómo se aproxima lentamente un metro vacío, blanco, impoluto, eficiente: el instante previo a su arribo a la estación, donde la máxima de la selección natural se hace efectiva mientras compites con otras decenas de bestias por conseguir un lugar que te llevará sentado a casa…todo para que ese metro siga de largo.

No hacen falta las credenciales de "cronista de la ciudad" y otros títulos propios de la pedantería intelectual para saber qué es y cuáles son los elementos, los espacios y las situaciones que dan vida a los barrios.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La "reta" afuera del metro Cuauhtémoc que se prolonga hasta que el dueño del balón decide irse. El "gol para" de mochila a mochila cuando los amigos deciden irse (o aún no llegan). El partido del domingo en el deportivo o el partido del domingo de los Pumas.

Las tortas cubanas antes de entrar a las luchas, los Reyes Magos de la Alameda que también viajan en metro, la ida para surtirse a la Central de Abastos cuidándose del diablo, las despedidas y reencuentros de "la Tapo", el atropellado y la portada del Gráfico, la peregrinación a la Virgen y el río de gente que fluye hacia la Basílica y paraliza a toda la ciudad por unos días. El jueves de tianguis.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La marcha del 2 de octubre, del 26 de septiembre o de otro día cualquiera en que los estudiantes decidieron alzar la voz. Los granaderos, la policía montada y los que fueron indiferentes a pesar de que sabían que quienes marchaban tenían razón.

Entre todas sus facetas artísticas, el trabajo fotográfico de Santiago Arau encuentra un espacio popular con el que cualquier habitante de la Ciudad de México podría identificarse. El abuelo yendo a la escuela por su nieto. Los vendedores de sandía en la Central. El "micro" que se convierte en trajinera con las lluvias de verano. El regreso a casa que se prolonga por horas mientras te acercas a los cerros invadidos, llenos de ladrillos sin pintar.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 Todos representan lugares comunes para el chilango promedio, espacios de aparición donde se crea comunidad a través de juegos, mercados, viajes o mentadas de madre, con reglas bien definidas, códigos y procedimientos que sólo alguien que se siente parte de ellos puede entender a cabalidad. Es el principio de un barrio, de un conjunto de barrios que forman un núcleo urbano que entre el caos aparente, toma vida por sí mismo y se une al pulso de millones que lo aprecian, odian y procuran por igual.

Conoce más del trabajo de Santiago Arau en su cuenta de Instagram.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ahora lee:

"14 fotografías de ficheras: el amor que se vende en la oscuridad"

"La frontera: casas iguales, pobreza y obreros en 21 fotografías"

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD