PUBLICIDAD

FOTOGRAFIA

Fotografías que reflejan el vínculo del humano con su representación sintética

Te explicamos la exposición fotográfica de Jamie Diamond y Elena Dorfman, una mirada hacia el mundo que representan las muñecas y los muñecos hiperrealistas conocidos como "sustitutos".

En los últimos años se ha visibilizado y popularizado un fenómeno cultural bastante estigmatizado:  los muñecos hiperrealistas, también conocidas como sustitutos. Cuerpos sintéticos de silicona, plástico o vinílico que mimetizan la figura de mujeres (aunque también hay muñecos masculinos) en todos sus rasgos físicos: estatura, proporciones, movimientos articulados, rasgos faciales, órganos sexuales, cabello y vello corporal. También, gracias a los avances de la tecnología y la inteligencia artificial, algunos de ellos pueden entablar conversaciones y adaptar su comportamiento a la necesidad y gusto del comprador. Todo esto con la finalidad de ofrecer un servicio sexual o incluso, a veces, afectivo que suplante el papel del ser humano.

En el mercado del sexo se trata de una práctica de consumo rodeada por la controversia, pero a pesar de ello, con una aceptación y difusión en aumento al punto de llegar a fundarse compañías de producción de estas acompañantes en todas partes del mundo, que ofrecen modelos prefabricados o personalizados que podrás adquirir y conservar en tu hogar, también está la apertura de burdeles en Europa donde el cliente ya no se encuentra con un cuerpo de carne y hueso sino con uno de silicona.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ver también: Men and Dolls: viviendo con muñecas sexuales

Como ya mencionamos, los muñecos sintéticos no sólo atienden necesidades sexuales, existe también el caso de los bebés reborn, muñecos extremadamente realistas con la apariencia de un recién nacido que son tratados como tal por sus madres; los alimentan, los visten, los bañan, los sacan de paseo. Adquirir un muñeco de este tipo no es igual a adquirir cualquier producto, se suele realizar una adopción simulada del pequeño infante de vinilo y silicona e incluso se emite un certificado falso de nacimiento o de adopción. Son adquiridos primordialmente por mujeres mayores y suelen ser empleados en terapias psicológicas de enfrentamiento al duelo de una pérdida, pero también son adquiridos por mujeres que no pueden tener hijos propios o por el simple gusto y encanto.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Como es de esperarse, estos sustitutos han despertado diversos debates éticos, y los consumidores suelen enfrentarse al enjuiciamiento social que los coloca en el cajón de la locura o la desviación. Pero ¿qué pasaría si tratáramos de adentrarnos en este mundo liberándonos de todo prejuicio y los estigmas que suelen orbitar estos temas? Y así tratar de entender qué es lo que realmente sucede en las relaciones entre el humano y los sustitutos. Ese es el problema que aborda Surrogati. Un amore Ideale, exposición fotográfica de Jamie Diamond y Elena Dorfman, que se inauguró el 21 de febrero en la Galería Vittorio Emanuele II de la Fundación Observatorio Prada en Milán, Italia. Un amore Ideale explora las nociones de amor familiar, romántico y sexual. La exposición se centra en un aspecto especifico y no convencional de este tema universal: el vinculo emocional entre un hombre o una mujer y una representación sintética de un humano.

El proyecto se compone de cuatro series fotográficas: En la serie “Forever Mothers” y “Nine Months of Reborning”, Jamie Diamond documentó la vida de la comunidad creativa llamada las Reborners, un grupo de artistas mujeres autodidactas que hacen a mano, coleccionan e interactúan con muñecas hiperrealistas que satisfacen un deseo de maternidad. En su otro proyecto exhibido titulado “I Promise to be a Good Mother”, Diamond interpretó el papel de una madre perfecta, vistiéndose con la ropa de su propia madre e interactuando con Annabelle, una muñeca reborn. Inspirado y nombrado por un diario que ella mantuvo como niña, el proyecto evolucionó hacia una exploración de la complejidad de los estereotipos sociales y las convenciones culturales que rodean y dan forma a la relación entre madre e hijo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Still Lovers”, es la serie de Elena Dorfman que se centra en la vida doméstica de hombres y mujeres que dedican su vida a muñecas sexuales anatómicamente realistas de tamaño natural. Las fotografías exploran los lazos emocionales entre humanos y mujeres sintéticas perfectamente confeccionadas, obligándonos a evaluar nuestras propias nociones de amor y el valor de un objeto que tiene el poder de reemplazar a un ser humano. El interés de la artista no fue explotar la anormalidad de estos sustitutos sexuales, sino revelar el fascinante mundo de la intimidad entre la carne y la silicona.

Ambas fotógrafas retratan estos sustitutos vívidos como seres deseados, fetichizados e idealizados, “viviendo” como tales con sus madres y sus parejas de carne y hueso, y a veces también con sus familiares cercanos. Este es un trabajo que, sin duda, replantea nuestros convencionalismos sobre el amor, el sexo y las relaciones, sin tratar de sensacionalizar el tema nos acerca a vislumbrar y entender la presencia genuina de los sentimientos y la afectividad en este tipo de vínculos, se trata de una aproximación abierta e inocente a la naturaleza de las relaciones y la sentimentalidad humana, como declarara Dorfman, estos casos plantean “innumerables y fascinantes preguntas sobre la intersección de la fantasía y la realidad, y arrojan luz sobre la condición humana ahora y en el futuro”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ver también: 8 juguetes sexuales para hombres que no temen darse placer

Si te gustó este artículo sobre la exposición fotográfica de Jamie Diamond y Elena Dorfman, además te agrada escribir y conoces de diversas expresiones artísticas, envía un texto de prueba con mínimo 400 palabras y no en primera persona a nuestra plataforma digital: culturacolectiva.com/colaboradores y logra que más de 60 millones de personas te lean. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Te puede interesar:
Esclavas de fantasía, la historia de las muñecas sexuales
18 fotografías de la intimidad de una fábrica de ensamblaje de muñecas sexuales

*Las fotografías son de Elena Dorfman y Jamie Diamond

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD