INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías de Ashley Armitage sobre lo delicadas que son las mujeres

7 de mayo de 2018

Diego Cera

¿Son la suavidad y el poder dos cosas completamente distintas o habrá algo que las una?



Con la llegada del movimiento #MeToo, las mujeres nos demostraron —una vez más— que su fuerza puede alcanzar niveles extraordinarios y que con carácter y valentía, se puede derrumbar incluso al monstruo más grande con el que nos hayamos encontrado; sin embargo, por estúpido que parezca, hay aún quienes desconfían que dicha fuerza exista o pueda manifestarse de manera que les permita vencer cualquier obstáculo. El actor Bill Cosby es probablemente uno de esos inocentes hombres que desconfiaron de la existencia de algo tal como el poder femenino y ahora ve cómo todo lo que construyó se viene abajo.







Si pensamos en poder, nuestro estrecho pensamiento a veces liga esta palabra con otro concepto un poco distante: fuerza; no es que ambos estén peleados o sus significados no tengan parecido alguno, pero se trata de la fuerza percibida como una expresión de la potencia física no es precisamente lo que buscamos cuando hablamos del poder que las mujeres ejercen en nuestras vidas.







Basta con una mirada para demostrarnos que dentro de cada una se esconde un universo paralelo, pero completamente distinto a éste; uno en el que la libertad es posible sólo cuando se lucha apasionadamente por ella y no se da tregua a quienes quieran o pretendan terminar con ella de un solo golpe. No se trata de una ideología o de un sistema en el que las mujeres quieren apoderarse del mundo, porque no importa lo que nadie piense, el mundo ya es suyo.







Con sonrisas breves, miradas fieras y vellos que no se esconden, las fotografías de Ashley Armitage nos enseñan cómo es que se puede llegar a conquistar a toda una sociedad sin que ésta siquiera lo sospeche. Sus modelos simplemente parecen disfrutar de su feminidad y de cómo se siente ver al mundo derretirse ante sus miradas; con esto sin duda nos convencemos de que no es necesaria la fuerza bruta para apoderarse del mundo; basta sólo un poco de tacto y suavidad. Ese coraje con el que las mujeres en estas fotografías parecen dominarlo todo, quizá parece oculto mas nunca inactivo.







La violencia nunca será el medio, más bien se presentará siempre como una especie de barrera ante el progreso y la verdadera paz con la que hemos soñado y que probablemente sólo veremos en las tomas de esta fotógrafa residente en Seattle, donde las miradas y las poses relajadas nos hablan de un mundo mejor y más armónico, lejos de las heterosexuales y falocéntricas guerras que lo han destruido todo y no han hecho nada por el mundo más que escupirle en la cara.







Es momento de darle una oportunidad a otro tipo de poder, el de la belleza y la delicadeza de todo el mundo; ese que se esconde en la mirada más inocente y golpea fuerte con una ternura inexplicable. También es tiempo de darnos cuenta de que lo que necesitamos para mejorar todo es algo que aún no hemos sabido aprender de todas las mujeres que nos rodean.


*

Si quieres ver más fotografías de Ashley Armitage, puedes seguirla en su perfil de Instagram.


TAGS: Mujeres serie fotográfica Grandes Fotógrafos
REFERENCIAS:

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Why Ariana Grande Is My New (And Unexpected) Role Model Aging 11 Years And Other Things That Happen When You Have A Baby La historia de la detención de Rafael Caro Quintero en Costa Rica Artículos básicos que debes llevar siempre en tu bolso Measles Are Back And Threatening Humanity Thanks To The Anti-Vaxxer Movement Miguel Ángel Félix Gallardo, el primer narco en México y en traficar cocaína

  TE RECOMENDAMOS