INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías históricas para conocer un desastre nuclear que no es Chernóbil

21 de diciembre de 2017

Diego Cera

El 28 de marzo de 1979 la alarma se extendió por todo Estados Unidos al enterarse que una planta nuclear en el estado de Pensilvania tenía serios problemas con el núcleo de uno de sus reactores.


El mundo de los cómics de superhéroes, si bien es entretenido, nos ha llenado la cabeza de patrañas; desde Spider-Man hasta Hulk, los autores nos han metido la muy absurda idea de que la energía nuclear tiene la capacidad de alterar —para bien— nuestros genes, brindándonos habilidades extrahumanas que nos permitirían salvar el mundo. Claro, creer de lleno una historia como esas es aún más estúpido que sus argumentos, no obstante, ante el número de fieles lectores que reúnen estos librillos, ¿no sería correcto que al menos uno de sus cientos de números estuviera dedicado a advertirnos los verdaderos riesgos de la radioactividad?




Fukushima y Chernóbil nos enseñaron, de la peor manera posible, que la radioactividad está lejos de ser una alternativa energética segura. Hasta la fecha, los estragos de las catástrofes ocurridas en estos sitios siguen manifestándose en recién nacidos, que de sobrevivir están condenados a vivir con serios problemas de salud, causados por una explosión ocurrida incluso décadas antes de que sus padres se conocieran. Las advertencias, sin embargo, estuvieron claras desde 1979 cuando la planta nuclear de Three Mile Island, situada en el estado de Pensilvania, Estados Unidos, sufrió una falla en uno de sus reactores.




Al menos 25 mil personas vivían al rededor de la planta que en sus inicios prometía ser segura y, aunque en realidad lo era, trabajar con energía nuclear no lo es del todo. Desde las primeras horas de la mañana del 28 de marzo de 1979 comenzaron a sonar las alarmas y el personal de la planta supo inmediatamente que algo no marchaba bien con uno de los reactores. Éste presentaba una temperatura poco usual, misma que de seguir incrementando lo haría estallar, provocando una catástrofe mortal, pues de los 5 mil grados que se necesitan para la fusión, el núcleo alcanzó los 4 mil.




La policía y la Cruz Roja se apresuraron a desalojar a cuantos residentes cercanos a la zona pudieron, trataron de poner a salvo a la mayoría de ellos en albergues temporales en donde fueron abastecidos de agua y comida al menos hasta que el peligro se disipara. Mujeres embarazadas y niños fueron llevados a un estadio deportivo en Hershey, Pensilvania, para asegurar su bienestar, aún a pesar de que, según el gobierno y el cuerpo de seguridad de la planta, no había peligro por el cual debieran preocuparse.




Como un acto de buena fe y para demostrar que todo estaba fuera de peligro, cuatro días después del incidente, el entonces presidente Jimmy Carter visitó la planta, usando sólo un par de botas de seguridad. Sin embargo, eso no fue suficiente ante los ojos de varias organizaciones ambientales, incluida, por supuesto, Green Peace, quienes solicitaron el cierre inmediato de la planta y la suspensión de varios proyectos que tenían como objetivo construir otra plantas a lo largo del país. Famosos como la actriz Jane Fonda se sumaron a las protestas antinucleares, mismas que fueron atendidas a medias.




Se cancelaron, sí, todos los proyectos que contemplaban la construcción de más reactores a lo largo del país. No obstante, al no haber recibido daños severos, Three Mile Island siguió operando con normalidad a pesar de la gente que se opuso a ello. Al final la planta sí cerraría sus puertas, lo anunció el 30 de mayo de 2017 Chris Crane, propietario de la planta; pero el evento está contemplado para 2019. Por lo pronto, a nosotros sólo nos queda esperar que en ese lapso no ocurra, ahora sí, una catástrofe que ponga sobre la mesa un tema que ya debería de estar por de más resuelto: los altos costos humanos de la radioactividad.

TAGS: Fotoperiodismo fotografía histórica serie fotográfica
REFERENCIAS: Daily News

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 25 fotos de cómo se vivió el primer día en el Corona Capital 2018 La extraña razón por la que están naciendo bebés sin extremidades en Europa Leopoldo II: el emperador que provocó un genocidio de más de 10 millones de africanos Frases en francés para tu próximo tatuaje 5 Formas fáciles y seguras de rejuvenecer tu vagina

  TE RECOMENDAMOS