INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías secretas de lo que sucede adentro de los cultos paganos

25 de junio de 2018

Cultura Colectiva

Quizá tu maestro favorito, tu médico o tu mejor amigo le rindan tributo a las fuerzas sobrenaturales del mundo y tú no lo sabes...


La Bruja, filme dirigido por Robert Eggers en 2015, es una parteaguas en la cinematografía de terror –si es que de verdad entra en dicho género–, puesto que es capaz de sugerir una realidad sobrenatural en lugar de afirmarla, de profundizar ansiedades en lugar de hacerlas estallar con un “susto”, y de llevar a la locura con ayuda del silencio y no de los gritos innecesarios. Es decir, esta película nos sumerge a todos en la desesperación y nos hace sentir incómodos con lo extraño, a partir de la sugerencia, de la duda, del cotidiano encuentro con lo frecuente y que no alcanzamos a entender. Nos recuerda que las creencias paranormales, que incluso las verdades escondidas del mundo y sus cultos, se encuentran en cualquier lado y a la vista de todos; sólo hace falta que agudicemos la mirada y aceptemos que no podemos entender el total de las cosas. Que cada quien encuentra su conexión con el Universo de maneras distintas y que no está mal.


Aunque, sí. Da miedo. Causa un ligero escozor. Porque estamos acostumbrados a ver una sola concepción de lo real y una única posibilidad de los humanos que creen en algo superior. Todo lo que se escape es extraño. Maligno para algunos. Pero, piénsalo; no sabes a ciencia cierta en qué creen y cómo es que lo celebran ni tus vecinos, ni tus compañeros de escuela, ni tus amigos de la oficina. Es más, ni siquiera sabes si alguien de tu familia le reza a una fuerza metafísica que se aleje de la idea de Dios que tú tienes. Y, ¿está mal? ¿Es despreciable? A simple vista, son las mismas personas con que te encuentras frecuentemente y los mismos individuos que cumplen con sus tareas a diario. 


Y es que justamente es así. Todos contamos con una libertad de culto muy bien puesta y totalmente defendible, que no necesitamos andar por allí con un letrero que diga “Sólo hablo con ágapes” u “Only Jedi-Friendly”. Todos vivimos sobre un mismo suelo y cooperamos en el mismo espacio, sin importar a quién se dirijan nuestros rezos.




En el otoño de 1964 la revista LIFE publicó un artículo llamado Brujas reales en el trabajo. Un texto periodístico que incluía fotografías de paganos británicos contemporáneos en pleno ejercicio de sus creencias rituales. En ellas se podía ver a médicos, amas de casa, maestros y demás ciudadanos comunes celebrando antiguos ritos, bailando alrededor de fogatas y ofreciendo tributos a la Madre Naturaleza. A pesar de que en los años 60 hubo más gente escandalizada por estos documentos gráficos que la que hoy podríamos encontrar, todavía hay quienes se pueden asombrar porque sus vecinos se desnuden para rendirle homenaje a la luna. Y no hay nada más absurdo.


En dicho reportaje se vieron las siguientes imágenes con sus correspondientes pies de foto:


Ray Bone, suma sacerdotisa del aquelarre en Londres, levanta su espada y pide a los Poderes del Este que protejan el círculo ritual en el cual se reúnen cerca de Chipping Norton.



Un grupo de paganos bailan alrededor de una hoguera dentro del prehistórico círculo de piedra de Rollright, cerca de Oxfordshire.



En el clímax de la danza, saltan sobre el fuego para estimular al sol como fuente de vida.



Debajo de símbolos cabalísticos, los brujos se desnudan y levantan sus cuchillos rituales para invocar a sus dioses en una reunión. Su desnudez indigna a muchos, pero ellos afirman que esto representa dejar de lado las cosas mundanas.



Un inglés pagano en 1964.



Ceremonia de iniciación, Inglaterra de 1964.



La alta sacerdotisa Artemis revuelve una mezcla de sal y agua que se usa para purificar el círculo sagrado en todos los ritos de brujería. En la mesa hay un incensario, una cuerda y una figura divina. A la derecha está un cofre de hierbas.



Objetos en una ruina inglesa, 1964.



Una bruja que estudia en un museo.



¿Qué es lo que ocurre en un rito pagano? Como habrás visto, absolutamente nada extraordinario a lo que sucede en otros cultos. Un código de vestimenta, de conducta y de pensamientos. Nada fuera de lo común. En efecto, llama la atención saber cómo es que los demás entienden al mundo, pero no por ello podemos decir que estén en lo equivocado o que sea depravado, absurdo y vulgar. Mientras no atenten con la integridad de los otros, que hagan lo que quieran. 


*

Ahora lee:


18 fotografías Michael Wolf que demuestran la esclavitud china en las fábricas de juguetes

10 fotografías de cómo se vive la homosexualidad en una isla de África


TAGS: Paranormal Religión Fotoperiodismo
REFERENCIAS: Time

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los pasos que debes seguir para un correcto lavado de manos 6 Amazing Paradoxes That'll Leave You Scratching Your Head 5 cuentos cortos de Oscar Wilde que debes conocer Los muxes: el tercer género del Itsmo oaxaqueño ¿Fan de Evangelion? Pronto podrías tener unos de tenis de este anime Here Are 8 Things I Really Wasn't Expecting From My First Fashion Week Ever

  TE RECOMENDAMOS