Fotografías de cómo las drogas, la violencia y el sexo acabaron con mi vida
Fotografía

Fotografías de cómo las drogas, la violencia y el sexo acabaron con mi vida

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

21 de febrero, 2017

Fotografía Fotografías de cómo las drogas, la violencia y el sexo acabaron con mi vida
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

21 de febrero, 2017



Es justo en este momento, cuando atravesamos los 20, que tocamos con riesgo la siguiente decena de años; ver estas fotografías, escuchar historias de destrucción a veces tan repetitivas entre la generación, no es más que un espejo de aquellas noches en que descubríamos el significado de un abrazo sin ropa de por medio, de una botella encima, de lo mucho que podía pesar una onza, de las ansias que podía generar un cuerpo desnudo y de lo frías que son las madrugadas regresando a casa. O por lo menos eso que llamábamos casa.

nan goldin euforia

Ellos no son tan diferentes a ti y a mí. Así como aparecen en los fotogramas, devastados y entregados a las consecuencias de sus deseos más profundos, su vida no dista en lo absoluto de lo que nuestros primeros 20 años han dejado.

nan goldin tren

Las drogas, la violencia y el sexo han arruinado mi vida. Gran frase inmaculada para cualquier persona que se jacte o arrepienta de lo que ha hecho hasta hoy –o por lo menos hasta el día en que se dio cuenta de que a todo se lo estaba llevando el carajo–. Sentencia sobreactuada a su vez ante los efectos de esas decisiones que, ya tomadas, sabíamos a dónde estaban dirigiendo. Estas imágenes no son juicio ni son zoológico; si están aquí, sin maquillaje ni nada, es por que en eso nos hemos metido más de una vez. Nadie lo puede negar; hemos estado entre la anécdota engreída y el arrepentimiento conservador.

nan goldin travestis

La cámara de Nan Goldin, durante la década de los años 80, se encargó de documentar esta historia sin fin en la que millones de jóvenes nos hemos involucrado ad nauseam; generar una estética tan sincera como fuese posible y desarrollar un relato autobiográfico como pocos artistas han logrado en el arte contemporáneo. Goldin, sacerdotisa oscura de un culto que se llama "Bohemia neoyorkina", tomó sus cicatrices y traumas para desenvolver en rollos fotográficos eso que tanto compartimos, pero también amamos juzgar: la experiencia sin freno.

nan goldin trans

Sin mucha dirección para catalogar su trabajo y trazando líneas discursivas con Diane Arbus y García Alix; la crítica ha dicho sobre Nan que retrató su vida íntima tan agitadamente como en verdad sucedió. En instantáneas que no cuidan ni la técnica ni la composición de los encuadres, bailan travestis, dealers, prostitutas, adictos, chicos adictos a la fiesta y "gente sin valor". 

nan goldin espejo

En retratos y estudios visuales directos, sin teatro ninguno detrás, la belleza imperfecta de ser un adolescente estúpido en supuestas vías de la madurez se torna en rostros macabros, empalidecidos, repletos de sed sexual, hastiados de la política mundial y carentes de rumbo fijo. ¿Familiar?, ¿quizá un poco conocido? Por supuesto. Cualquiera de nosotros está en esa descripción; el nivel de drogas o libido es opcional y ha dependido mucho de cada uno, pero en esencia es lo mismo.

nan goldin cigarro

nan goldin azul

La única diferencia, con las tomas de Nan, es que ella las realizó en un contexto donde el VIH era considerado, sí, pero no cuidado o precavido; en un escenario donde la vida entera significaba un riesgo total si es que decidías apostar por algo distinto a lo que alguna vez te dijeron tus padres era digno de ser vivido.

nan goldin trago

nan goldin mirada

Las fotografías de Goldin son piezas maestras del testimonio develado, del radicalismo narrativo en pos de una existencia abierta y tomada en cuenta. Todos lo hemos advertido en algún momento, muchos de nosotros lo hemos dicho en voz alta, poco importa nuestra estancia sobre la tierra para los grandes planes de la humanidad, nadie lloraría nuestra pérdida, pero ningún ojo ha sido tan valiente o preciso como el de esta artista norteamericana. Con la rudeza característica de quien ha sido silenciado, Nan se arrojó al vacío de la cámara para hacer del estrépito, de lo que muchos juzgan como idiota, cobarde o inmoral; una obra de arte tan finita como una impresión sobre papel, pero tan extensa como un work in progress que las almas jóvenes continuaremos por mucho tiempo.

nan goldin golpes

nan goldin cama

Mediante ese antiglamur que ella misma gestó en el mundo de la fotografía, esta creadora revisitada hoy y mil veces más –ojalá–, hizo de la brutal realidad y el prejuicio santurrón un trabajo de subversión cautivadora, de devastación en extremo sugerente a la vez que denunciante. Nan Goldin en muchas ocasiones se encontró ebria o drogada al fotografiar, golpeada por alguno de sus amantes, quizá infectada por alguno de sus amigos, no obstante, eso incluso hizo de su producción un arte desconcertado y franco.

nan goldin bano

Arthur Danto dijo sobre las fotografías de Nan que «registran y encarnan ese momento de la historia social en que todo el mundo era artista, y el amor y el sexo encontraban maneras esperanzadas de trascender límites y de construir nuevas habitaciones para el corazón». Espacios de descanso, por supuesto, donde la familiarización con lo enmudecido, con aquello que se tilda de burda imbecilidad, se convierte en propio, tan interno como el espectador lo desee.

nan goldin ojos

En cierta ocasión Nan dijo que a los fotógrafos se les piensa en una naturaleza voyeur, como el último invitado a una fiesta, pero que su caso era lo contrario: ella era la organizadora de la fiesta. Y más que eso, podemos decir de la fotógrafa que es gran anfitriona. Sin sus aportaciones no podríamos tener visibilidad alguna de lo rastreramente humanos que podemos ser y de los motivos reales para decir cómo es que terminamos así, atiborrados de sexo y drogas, casi en la cornisa de donde hoy habitamos.

**
Te puede interesar:
Fotografías que sólo te atreverás a tener cuando ames lo que te destruyó
Fotografías inéditas del vagabundo que se convirtió en el mejor artista de la historia




Referencias: