INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cómo es la vida diaria en el Estado de México en 15 fotografías

6 de abril de 2018

Eduardo Limón

Mordor, El Lugar de Sombras, Mad Mex y otros nombres más. Todos ellos hacen pintoresca referencia al Estado de México.



Llamativa, hilarante, mas no divertida alusión. Porque esta entidad de nuestro país, más que un territorio gobernado por siniestros magos y habitado por criaturas desenfrenadas en un contexto hostil a la vez que oscuro; es un espacio liderado por una vieja familia de políticos que no sólo nos ha heredado aterradoras historias de corrupción y silencio, es un habitáculo para seres humanos victimizados por la mala decisión y representación gubernamentales. Es, en pocas palabras, una región acorralada por la economía de la ciudad, presionada por la psicología del capitalismo gore, atormentada por programas estatales sin resultado, vilipendiada por proyectos arquitectónicos sin compromiso social o ambiental alguno, menospreciada por la urbe que le acompaña y poco entendida por el ciudadano común debido a un vórtice de psicosis –fundamentado o no fundamentado–.
 


El Estado de México, como muchos horizontes de este país, sólo se puede entender si se vive en él y se tiene la intención –genuina– de verle con detenimiento. 
 


La fotografía de Emilio Espejel es ideal para ello. La serie que este artista recoge bajo el nombre de 
Mexico Daily Life
, es justo eso. Un ejercicio íntimo que, mediante la publicación, exhorta al acto colectivo de ver, de atender a lo diario. O, en otras palabras: prestar atención a lo común, a lo ordinario, a lo cotidiano y que pasa desapercibido. Bien silenciado mientras nos reímos y burlamos de quienes viven allá, al norte de la ciudad, al oriente de la delincuencia, a las orillas de "la civilización". Mirar y actuar ante lo que merece nuestra consideración.
 


¿Qué pasa detrás de estas fotografías?
 


Que en 2012 se registraron 269 mil 116 delitos en EdoMex, en 2013 fueron 270 mil 180 y así ha ido subiendo año con año.
 



Que los delitos más cometidos allí son el secuestro, el robo de vehículos y el feminicidio. Aunque su gobierno se ha negado a reconocerlo. 
 



Que es uno de los estados que mayor número aporta a los secuestros del país.
 



Que las denuncias por homicidio doloso no cesan y nadie las escucha.
 



Que, según investigaciones, el 90 % de los delitos con un alto nivel de violencia tienen que ver con peleas entre narcomenudistas.
 



Que en estos escenarios existe una gran disputa entre la Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, entre otros nombres del narco.
 



Que la lucha entre grupos de delincuencia organizada, y de éstos contra el Estado, sólo debilita las oportunidades del ciudadano y coarta los niveles de vida a los que éste también podría aspirar.
 



Que existe una debilidad institucional muy grave para controlar y combatir el delito, y no hay respuestas seguras en el futuro próximo.
 



Que la relativización y minimización de la seguridad en el Estado sólo conducen, evidentemente, a más delincuencia y violencia.



A que el porvenir se difumine de muchos rostros.
 



Que los gobiernos estatales y municipales tienden a darle la vuelta a ese tema (el de seguridad). 
 



Que nadie ha presentado una política pública efectiva para el combate de la inseguridad en EdoMex; ni a los presidentes municipales se les ocurre un programa, ya no digamos práctico, sino interesante para la prevención del crimen. 
 



Que no hay siquiera información para generar diagnósticos pertinentes para el diseño de dichos programas.
 



Que Alfredo del Mazo, Gobernador del EdoMex desde 2017 y primo del actual presidente Enrique Peña Nieto, es un personaje que desde el día uno –como alcalde de Huixquilucan– representa la continuidad de todos esos choques y miserias por los que le decimos Mordor a este territorio del país.
 



Marginación en los escenarios, decadencia en la forma que pensamos y seguimos actuando frente a las necesidades de toda nuestra ciudad, escasos pero significativos rasgos de felicidad que hallan en la resignación un atisbo de luz... todo esto conjuga la fotografía de Emilio Espejel con la pequeña pero valiosa promesa de generar otras visibilidades y nuevas acciones.
 


**

Todas las imágenes pertenecen a Emilio Espejel. Visita su página oficial.


*

Ahora lee:


Fotografías de Bárbara Davidson sobre la prostitución en la India

La pobreza en las calles de la CDMX según 20 fotografías



TAGS: Fotoperiodismo México fotografía documental
REFERENCIAS: Coneval Semáforo delictivo New York Times

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Ensenada, el lugar que debes visitar para conocer la fiesta del vino más grande de Latinoamérica La obra de teatro violenta que fue censurada en Europa y que ahora se presenta en la CDMX 4 maneras de saber si tu relación de pareja te está absorbiendo emocionalmente La obra de teatro que debes ver para entender el desgarrador viaje de los migrantes en La Bestia Por qué nuestro himno nacional es uno de los más violentos Qué tipo de acné tienes y cómo atacarlo de manera natural

  TE RECOMENDAMOS