Cómo es el amor y la soledad de una pareja gay en 12 fotografías sin censura

Jueves, 22 de febrero de 2018 19:00

|Eduardo Limón
fotografias de esthaem

Prácticamente igual que cualquier otro, pero ¿por qué son tan especiales en estas imágenes de Esthaem?



Es un privilegio. Prácticamente un regalo. Hallar a ese alguien cubierto de nubes y cristales que brillan más que el sol mismo es un obsequio. Encontrar a esa persona que cada vez que te toca ocasiona que sientas cómo se cimbra el mundo entero, cómo chocan silenciosa y violentamente los caminos del destino es una dádiva. Percatarse de que hay alguien capaz de traer la paz hacia lo que eres y tienes por ofrecer es un presente del Universo. Y a veces ocurre que esa donación llega de una manera inesperada, de formas que muy pocos comprenden; porque puede que tal amor, dicha completud, venga con los mismos genitales que tú o bajo características que no todos están dispuestos a entender. 


fotografias de esthaem 1


También puede darse la ocasión de que esa compañía, ese presente, no se cumpla como en los cuentos de hadas. Y está bien. Es completamente sano y coherente. El amor no se da en las conglomeraciones o en los arrebatos de unión; se inaugura a sí mismo en las distancias, en los momentos de separación o independencia, y en la plena reflexión de lo que significa estar a solas. Ser consciente de todo esto es también un obsequio. Es un gran honor. 


Y resulta que tal capacidad –de amar y de mediar en torno a ello– se da en cualquier ser humano. Sea heterosexual, homosexual, bisexual o cualquier otra etiqueta que necesitemos para la organización de lo que somos. Ese binomio de sociedad y abandono –y que a su vez desprende otros matices y otras peculiaridades para conformar al amor– se da en todo cuerpo que se precie de ser terrenal. Sin distinción, sin excepciones. 


Al respecto, la serie fotográfica Somos de Esthaem juega con la imagen para producir el retrato de dos amantes que comparten su búsqueda por la identidad y la cariñosa adhesión. Explorando los límites de una relación entre dos hombres, de una historia de unión y separación, el artista indaga en la representación de los sentimientos y no en las interpretaciones del pensamiento con tal de obviarnos lo que significa estar solo y estar uno con el otro. Estar separados para después estar juntos, y viceversa. 


fotografias de esthaem 2


fotografias de esthaem 3


fotografias de esthaem 4


En Somos, resulta que Esthaem (nacido en 1992) realizó una suerte de ejercicio autorretratístico. Atraído por la naturaleza, por la vida en sí y para sí, por el cuerpo humano y sus (no)límites, el artista se vale de las conexiones posibles entre fotografía y carnalidad para crear obras escultóricas para, así, analizar temas como la identidad, la intimidad, la (de)construcción de la sexualidad, el género y el yo.  


fotografias de esthaem 5


fotografias de esthaem 6


fotografias de esthaem 7


Considerado un joven poeta visual, Esthaem provoca que sus imágenes sean un espejo tanto de su realidad como de lo que nos atraviesa a muchos otros. En este caso, sus exploraciones en torno al amor y sus múltiples intentos por desmitificar al único relato que existe sobre él, crean una trama de símbolos, teatralidades y franquezas que nos advierten sobre la (plural) naturaleza del mismo. 


fotografias de esthaem 8


fotografias de esthaem 9


fotografias de esthaem 10


fotografias de esthaem 11


La soledad, el amor, la desnudez o lo que sea de una pareja gay resulta, por lo menos en esencia, idéntica a la de una no-gay. La fragilidad, la sensualidad y el romanticismo son exactamente iguales. Y si no, es porque nosotros nos empeñamos en que haya una diferencia. 


*

Todas las fotografías pertenecen al artista. Puedes revisar su trabajo completo en su página oficial.


**

Ahora lee:


Los momentos más incómodos y asquerosos de una pareja enamorada en 12 fotografías

20 fotografías eróticas para tirar el machismo mexicano a la basura


Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS