Fotografías para apreciar la belleza de la sexualidad masculina

viernes, 16 de junio de 2017 6:57

|Rodrigo Ayala

Pregunté a una amiga: “¿Qué opinas sobre estas fotos?”. Me dijo: “Me recuerdan a Freddie Mercury. Estoy segura de que si él posara para Ethan Barry, lo haría con mucho contento y elegiría como fondo el amarillo de la chamarra del mismo color que solía usar en escena”. Su punto de vista era muy acertado. Ella era fan acérrima de Queen. Al mismo tiempo comprendí que las imágenes tenían la naturaleza implícita de enviarte rápidamente a la figura del músico inglés. No sólo por las evidentes connotaciones gay de la serie, sino porque cada modelo luce de una manera histriónica, muy similar a la que Mercury adoptaba en escena.

La belleza, ternura y profunda energía que Mercury desplegaba en escena se visualiza y se siente en las imágenes de los hombres que componen la obra de Ethan Barry. Son retratos minimalistas, íntimos, cuyo mundo se reduce al diálogo entre la mirada, el cuerpo y el espectador. Pero al mismo tiempo van más allá: todos parecen decirnos que descubramos qué hay en el interior de su piel, cuáles son sus deseos y hasta dónde llegan sus anhelos.

La ausencia de ambiente material al fondo de los hombres que componen el universo visual de Barry se podría considerar como neutro o vacío; sin embargo, conforma una expresión de mucho peso en sí misma: la de la delicadeza en los sentimientos y las maneras de cada uno de ellos. Esos tonos pastel van en amplia armonía con la frágil masculinidad que cada despliega de manera orgullosa.

Estas fotografías se disfrutan con un café en la mano y una tranquila música de fondo. Los retratos también son una incitación a poner nombres a los personajes, a crearles una historia, a situarnos en su mundo y ser uno con ellos. Pese a que la fotografía es silenciosa se percibe un intento de los modelos por hablar, por romper el silencio con el mundo y descubrirnos sus miedos y anhelos.

A diferencia de muchas obras de temática homosexual, Barry no se centra tanto en lo erótico y explícitamente sexual, sino en lo emocional de lo bello; en una estética del cuerpo que no busca erotizarlo sino darle un sencillo tributo a sus formas (imperfectas en muchos casos) y deseos. Es evidente que los modelos se han entregado al goce de ser vistos, de ser tocados por la mirada, pero hay también cierta timidez, como si fueran amantes a la espera del encuentro con el ser anhelado, al que se ama y se teme al mismo tiempo.

Ethan Barry es un artista que juega con sus modelos, con sus experiencias y sus historias personales, pero al mismo tiempo con la intimidad del espectador. Somos presa de la confusión y la calidez de los colores, los cuales juegan un papel fundamental en la ternura sexual que brota de cada imagen.

Hay amor y también cierta lujuria en las intenciones de cada fotografiado. No se puede negar que su mirada esconde un infierno y un cielo tanto oscuros como luminosos. En cualquier instante sus intenciones se revelarán para dar paso a una sexualidad hechizante. Parte hombre, parte mujer, todos conocen bastante bien la manera de desenvolver sus pensamientos en ambos terrenos. Son cazadores y presas, son amor y son casi religión para sus amantes y para sí mismos. Por ello es que gozan de exhibirse frente a los ojos del mundo y sus fantasmas.

Adéntrate más en el arte fotográfico de Ethan Barry en su cuenta personal de Instagram o en su página oficia.

-

Sexualidad y fotografía unen sus discursos para crear mundos de profundo erotismo y sensualidad de grandes alcances. Descubre cómo subestimamos lo sexuales que podemos ser a diario en 12 fotografías, por otro lado, sé testigo de la intolerancia y las falsas creencias sobre la sexualidad con las poderosas fotografías de las clínicas para “curar la homosexualidad”.

TAGS: Psicología
REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS