18 fotografías de Giulia Iacolutti sobre los indígenas mexicanos

Jueves, 24 de mayo de 2018 18:37

|Alejandro I. López
fotografias de giulia lacolutti

Todo empezó con la llegada de un español a Chiapas hace 23 años. Hoy existe una comunidad creciente de musulmanes con su propia mezquita en San Cristóbal de las Casas.



En 1995, un español llamado Aureliano Pérez Yruela llegó con su familia a San Cristóbal de las Casas. No se trataba de una visita aleatoria; había sido enviado en nombre del Movimiento Mundial Mirabitun, un grupo religioso español cuyo principal objetivo es la Da’wa, es decir, la predicación del Islam.


La coyuntura y ubicación del sitio resultaba ideal: una colonia marginada de reciente creación en las afueras de San Cristóbal con una población mayoritariamente indígena —específicamente tzotzil— cuyo desprecio, explotación y negación histórica, tanto por autoridades como por la sociedad civil, llevaron un año atrás a fungir como uno de los pilares de un hecho que transformaría de forma decisiva al sureste mexicano, el levantamiento zapatista de 1994.


fotografias de giulia lacolutti 1


fotografias de giulia lacolutti 2


fotografias de giulia lacolutti 3


fotografias de giulia lacolutti 4


fotografias de giulia lacolutti 5


fotografias de giulia lacolutti 6


fotografias de giulia lacolutti 7


fotografias de giulia lacolutti 8


Al mismo tiempo, la baja prevalencia de la religión dominante en México —Chiapas es el estado menos católico del país con sólo el 58 % de creyentes, comparada con el 82 % de la media nacional—, aunada a una historia de persecución a quienes declinan del catolicismo (en especial en San Juan Chamula), abonaba para la causa de Pérez Yurela —conocido como Emir Nafia— y Esteban López Moreno, los españoles encargados de esta empresa.


El primer movimiento para lograr formar una comunidad musulmana en San Cristóbal de las Casas fue desafortunado. Los predicadores se acercaron a los zapatistas a tal grado que sugirieron al entonces Subcomandante Marcos la difusión del Islam a través de los insurgentes para integrar sus causas y empatar el programa religioso al rebelde, pero a cambio recibieron una enérgica negativa.


fotografias de giulia lacolutti 9


fotografias de giulia lacolutti 10


fotografias de giulia lacolutti 11


fotografias de giulia lacolutti 12


Entonces decidieron poner en marcha un plan que al paso de los años debía rendir frutos para entrar a la comunidad indígena de lleno: el primer negocio que abrieron fue un puesto de pan, donde comenzaron a interactuar con naturalidad con la comunidad, con especial atención a los integrantes del Consejo de Representantes Indígenas de los Altos de Chiapas (CRIACH). Poco a poco, los españoles continuaron abriendo nuevos negocios mientras transmitían su mensaje, haciendo énfasis en encontrar similitudes entre las costumbres indígenas y las musulmanas.


Después de una década, el plan rindió frutos: en la actualidad, más de 300 tzotziles y tzetzales practican el Islam en San Cristóbal de las Casas. Es común encontrar mujeres con su hiyab en la cabeza en las colonias. Uno de los primeros conversos al Islam, Ibrahim Cheb Cheb —antes Anastasio Gómez— hoy es el imam de su comunidad, el encargado de dirigir las oraciones de los demás creyentes.


fotografias de giulia lacolutti 13


fotografias de giulia lacolutti 14


fotografias de giulia lacolutti 15


fotografias de giulia lacolutti 16


fotografias de giulia lacolutti 17


fotografias de giulia lacolutti 18


En la actualidad existen al menos seis comunidades musulmanas en San Cristóbal de las Casas que mantienen su promesa de seguir con la Da’wa. Hace un par de años comenzaron la construcción de una nueva mezquita donde se reúnen para profesar su fe y orar en nombre de Alá, en un país donde son minoría (en México, 0.02 % de los creyentes se declara musulmán).


El proyecto Jannah de la fotógrafa y maestra en Economía del Arte Giulia Iacolutti da cuenta del proceso de transformación de los indígenas que viven en la cabecera municipal. Giulia vivió muy de cerca durante un año con la incipiente comunidad de tzotziles musulmanes, conociendo sus tradiciones y pensamiento para esta serie fotográfica. Se trata de un evento relativamente nuevo, pero que se repite tal y como ocurrió hace cinco siglos, cuando la cruz latina se impuso a las creencias de los pueblos originarios, modificando sus costumbres y su vida material a partir de la espiritualidad.


Conoce más sobre el trabajo fotográfico de Giulia Iacolutti en su sitio web oficial e Instagram.


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia
  COMENTARIOS