INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Sensualidad y erotismo queer en 15 fotografías de hombres practicando shibari

3 de noviembre de 2017

Diego Cera

El shibari y el bondage no discriminan género. Cuando llegan a nuestras vidas nos convierten en ángeles que, desde el cielo, penden de un hilo para observar el placer desde las alturas.



Te amo siempre. Quiero que me mantengas a tu lado, te detengas un momento para besarme los labios y entonces, en medio de toda esa euforia, tomes un par de cuerdas y me ates a ti en el sentido menos metafórico posible. Nudo a nudo quiero sentirme tuyo, jugar a la esclavitud que supone el amor, aquélla en la que, a pesar de ser voluntaria, siempre existe un amo y un subyugado. Tranquilízate que éste no es un acto del otro mundo, tampoco una enfermedad; es simplemente otra manera de amar lejos de las convenciones sociales, más allá de la absurda parafernalia de la cama y las flores, mismas que terminarán muriendo como el viejo recuerdo de una noche de pasión igual a todas las que habías tenido antes de ésta.





Suspendido en el aire te enseñaré y me enseñarás a amar. Seremos ángeles suspendidos en la intimidad de una ciudad que no nos da nada y, sin embargo, lo es todo; porque, de no haber sido por ella, hoy no estaríamos frente a frente. Tú con ese rostro aún sorprendido y emocionado mientras yo, con una mueca suplicante, pongo en tus manos las cuerdas para que puedas amarme, japonés o japonesa, da igual el sexo, hoy no importa nada. Habremos de convertirnos, si quieres, en esos animales celestiales y asexuados que Dios tiene a su cuidado por el resto de los días.





Juguemos al shibari y a sus nudos sensuales. Conviértete en el samurái de breves torturas y ahora que no soy hombre ni mujer, trátame sutil y aprende conmigo el arte de la sumisión. La belleza que se esconde en cada nudo que rodee mi cuerpo o el amor que existe entre dos enemigos que se inmovilizan para que ninguno pueda escapar del otro; hazme creer que de la guerra se hace más con amor que con odio, porque de otra forma nadie pasaría tanto tiempo frente a su enemigo y que cada nudo es una batalla que has ganado a mi voluntad, pues mi cuerpo poco a poco se entrega a ti, irónicamente, lleno de ataduras.





Llevémoslo más allá, fotografía cada rincón de mi cuerpo, explora mi alma y encuéntrate con el ángel que acabas de crear, ése que llama al tuyo con mil trompetas que suenan a suspiros y en ocasiones al gemido más inocente que hayas escuchado jamás. No me trates mal o bien, simplemente apiádate de esta alma que pide amor, no le des lo que necesita, sino algo parecido. Deja que el obturador nos convierta en recuerdos, tú disfruta mientras tanto. Déjate —déjanos— ser los sinónimos perfectos del deseo y de todas las palabras que se te ocurran.





Te voy a amar siempre. Oriental, en sumisión y con las manos atadas hacia el cielo, lo haré de todas las formas posibles y cuando el shibari no sea suficiente inventaremos otras formas de amarnos. Me entregaré a ti no como un esclavo, seré de tu propiedad más allá de lo físico, no sé todavía cómo, pero lo seré por todo lo que nos une; por estas cuerdas y todo en lo que me convierto cuando cariñosamente me acurrucas entre ellas. El momento justo en el que la esclavitud se convierte en el paraíso perfecto.





*

Las fotografías pertenecen a Fabbio Motta, un artista brasileño que explora las posibilidades del cuerpo a través del shibari. Puedes visitar su trabajo a través de Instagram.



TAGS: Erotismo fotografía de desnudo fotografía erótica
REFERENCIAS:

Diego Cera


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

China's Brutal Military Training To Turn Boys Into "Real Men" 6 actores que no sabías han pasado tiempo en la cárcel Las 10 mejores posiciones para tener sexo durante tu periodo Margaret Atwood, la escritora que muestra un feminismo sin clichés ¿Qué relación hay entre tus productos de belleza y el cuidado del medio ambiente? Aliens, fanáticos religiosos y el mal mismo: los 10 personajes más aterradores de Stephen King

  TE RECOMENDAMOS