NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Desórdenes mentales y crímenes en 15 fotografías de un asilo psiquiátrico para mujeres

3 de enero de 2018

Carolina Romero

¿Miedo, ternura, indignación?, ¿qué es lo que sientes al ver estas fotografías? Probablemente no lo tienes claro, pero lo será al conocer el origen de estas imágenes.


«Puedo decir que la fotografía da permanencia a estos notables casos clínicos que son ejemplos de categorías, haciéndolos evidentes no sólo ahora sino para siempre, ofreciendo igualmente un registro perfecto y fidedigno, libre de la dolorosa caricaturización que desfigura casi todos los retratos publicados de los locos llegando a dejarlos apenas sin valor para los fines del arte ni para la ciencia». Así concluía el padre de la fotografía psiquiátrica, Hugh Welch Diamond, en un estudio sobre las mujeres "lunáticas" retratadas por su lente.



Estas pacientes eran atendidas en un manicomio del condado de Surrey. Tras estudiar la mente humana —a menos como se concebía entonces— y sus intrincados caminos Hugh Welch Diamond registró a cada una de ellas, poniéndole rostro a las historias anónimas que sufrían del rechazo y la marginación. La tarea de Diamond no quedó ahí; en 1853 fundó la Photographic Society de Londres y más tarde, estuvo a cargo de Photographic Journal.


Las corrientes médicas de la época creían fervientemente que el diagnóstico psiquiátrico podía deducirse a partir de la expresión facial. Ese fue el primer motivo que empujó a este fotógrafo a hacer retratos de las pacientes. La importancia de estas imágenes era tal que en 1852 presentó más de mil fotografías en la exposición Tipos de locura en la Royal Society of Medicine.



«El fotógrafo —a diferencia del metafísico, el moralista, el médico y el fisiólogo— no necesita la mayoría de ocasiones de un discurso propio. Prefiere escuchar, con la imagen delante, al silencioso pero elocuente lenguaje de la naturaleza. Para él es innecesario utilizar los vagos términos que denotan una diferencia en el grado de sufrimiento mental: aflicción, pena, dolor, melancolía, angustia, desesperación; la imagen habla por si misma con la mayor precisión e indica el punto exacto que se ha alcanzado en la escala de infelicidad», aseveraba Diamond.



Años más tarde, artículos médicos sobre fisiología y trastornos mentales fueron ilustrados con estas fotografías. Estas imágenes, sustituyeron a los tradicionales dibujos que se elaboraban sobre los casos clínicos: esto fue un parteaguas. A partir de entonces quedó de manifiesto cómo una imagen real era mucho más poderosa que una reinterpretación pictórica.



Los fundamentos de las prácticas psiquiátricas de entonces estaban sostenidas por el hilo de suposiciones seudocientíficas, profundamente machistas y polarizadas en extremo. Era mucho más sencillo calificar como “enfermo mental” a alguien que no encajaba con la manera habitual de ver el mundo. El encierro en el psiquiátrico, representaba la salida más fácil para la sociedad y para las propias familias; era mejor deshacerse de alguien con melancolía o manía que tenerlo en casa.



Sin embargo, la relación de los rasgos físicos a los psicológicos jamás cosecharon el éxito que se esperaba. Antes bien, hubieron enormes fracasos en la práctica. Incluso se rumora que una de las muertes de estas pacientes fue por un mal diagnóstico, lo que desanimó a Diamond a seguir con estos registros y se dedicó a retratar otros temas el resto de su vida.


-


Es difícil concluir cuál era la postura del fotógrafo al capturar estas imágenes. Finalmente, las mujeres retratadas son expuestas como objetos extraños que alguien ajeno toma como objeto de estudio. Están ahí para mostrar el dolor y el horror de lo que entonces se entendía como trastorno mental, para ser estudiadas por la medicina y para desentrañar sus pensamientos.


Ahora sólo quedan los vestigios compuestos por la luz, pero cada una de las mujeres retratadas son historias por contar. Historias que han quedado en la oscuridad para siempre.


**


Si quieres conocer más series fotográficas increíbles, descubre cuál fue la fotografía más importante del año en que naciste y mira esta serie histórica para conocer un desastre nuclear que no es Chernóbil.

TAGS: fotografía documental fotografía en blanco y negro fotografía histórica
REFERENCIAS: The Vintage News Getty Cada Día Un Fotógrafo

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

8 cosas que puedes hacer para conocer lo mejor de México en una semana 20 fotografías eróticas para tirar el machismo mexicano a la basura 5 días del año en los que es más probable que termines con tu pareja Duchas vaginales: el anticonceptivo más usado en la historia 7 mitos sobre la impotencia sexual que te hacen infeliz en la cama y debes dejar de creer La enfermedad que le impide al 20 % de las mujeres llegar al orgasmo

  TE RECOMENDAMOS