INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cicatrices, mutilaciones y cómo se vive la explotación en 16 fotografías al desnudo

6 de noviembre de 2017

Eduardo Limón

'La resistencia de los cuerpos' de José Luis Cuevas, es un ensayo fotográfico que se podrá visitar en FOTOMÉXICO hasta el 1º de abril de 2018; una serie que visibiliza la relación cuerpo-máquina en un deterioro tecno-instrumentalista vivido en México.


Con una incógnita podemos dar inicio al último ensayo fotográfico de José Luis Cuevas. No confundir con el artista plástico autor de La giganta; este Cuevas, aunque también de tenores clínicos y de ruptura, es otro tipo de catalizador estético.


Bajo el misterio que cobija el título a este texto, se abre entonces la discusión de un contexto violento en México; una problemática tanto de género como de situación social-política entre el pueblo y el pretexto perfecto para hablar sobre las distintas condiciones de desgracia que atraviesan a un cuerpo.


Las imágenes que acompañan a esta duda, misma que podría entenderse morbosa o malinterpretarse cual engranaje de la violencia sistemática que, a veces, inaugura la reflexión artística o social-humanista, forman parte del ensayo Sobre la resistencia de los cuerpos que realizó Cuevas.





El ensayo reta a la mirada con el humor y horror que su trabajo suele proponer; con el sutil voyerismo al que suele incitar. José Luis Cuevas apuesta por una estética de lo grotesco como postura política; la ironía, el cinismo y lo mórbido sirven para obviar la crítica en torno a las dificultades del México contemporáneo.




Entre lo deforme y lo macabro, entre lo normalizado y lo "otro", el fotógrafo ha sido capaz de proponernos cuerpos que desafían la proporción y la armonía canónicas de occidente, que rompen con la realidad rosa y los sabores pastel que se nos imponen como imaginario. Los presentes retratos conforman tipologías y teleologías de lo catastrófico, de lo sufriente.





Según Itala Schmelz, curadora de arte, en la obra de Cuevas subyace la pregunta: ¿De qué estamos hechos? Interrogante que se puede contestar desde esta producción con los elementos más impetuosos del cuerpo, deseo y repulsión.


«A temprana edad fui llevado al hospital donde mi madre daba a luz a un hermano sietemesino. El recién nacido vivió sólo unas horas a l interior de una incubadora. Mi padre me pidió que me despidiera con un beso. La sensación fue la de estar besando plástico suave. Caso contrario, una tía abuela estiró su cuerpo a los 102 años, nunca antes la vi tan cómoda. Polvo y cenizas era el título original de este conjunto de observaciones. las imágenes han sido producidas casi en automático, como este ejercicio de escritura», narra Cuevas como punto de arranque para esta colección visual.





«Todos los días buscaba excesivamente a mi padre por teléfono. Tenía a diario la sensación de que algo le pasaría. Imaginaba algún accidente, robo o asesinato. Finalmente, hace apenas unos años lo encontré, ya inmóvil, en una sala de urgencias con un tubo respiratorio atravesándole boca y garganta, con la quijada al aire, descubierta como la de un animal en su trampa», cuenta el artista para marcar un hilo conductor entre su vida, la realidad de México y este ensayo fotográfico.


Así, Cuevas habla de la relación entre los cuerpos y las máquinas desde la erosión que se producen recíprocamente ambos elementos —o cuerpo y sociedad— al coaccionarse en el sistema de producción capitalista. En otras palabras: la relación de los cuerpos en multiplicidad con “lo moderno”, la industria y el desgaste en sus también multifacéticos rostros de horror.


«Este ensayo está dedicado a los cuerpos de los obreros, de los más despojados en pro del progreso, los que mueven la maquinaria (…)» ,según Schmelz, quien ha curado este relato visual para su estancia en Centro de la Imagen y pregunta: «¿Cómo se relacionan con su par mecánico? ¿Qué ha hecho del cuerpo de ese hombre conducir un camión, ante el volante por décadas? ¿Cómo es la desnudez bajo el uniforme de la obrera obesa que trabaja en la maquiladora? ¿Cómo lucen las cicatrices de quienes manejan maquinarias pesadas, altas temperaturas, planchas de acero?».



Los cuerpos en esta serie no se ajustan a los modelos físicos creados por los medios de comunicación, el arte y la moral clásica; en la voluptuosidad de sus formas y las pretensiones de belleza quebradas desde la silueta verdadera, estos cuerpos dan testimonio de una condición tecno-instrumentalista que sólo conocen aquellos que cargan y vienen desde abajo.


*


Conoce más del trabajo de José Luis Cuevas dirigiéndote a su sitio oficial.


**

Ahora lee:


12 fotografías para entender la realidad que se vive en un baile grupero

Mazahuacholoskatopunk: La tribu de la que te burlas sin conocer

TAGS: México fotografía documental fotografía histórica
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Cómo saber si el cereal que comes podría provocarte cáncer Fotografías de la deformación canina provocada por el egoísmo humano The Best, The Interesting, And The Please Don't Outfits Of The MTV VMAs 2018 7 frases de la carta del Papa Francisco sobre los menores víctimas de sacerdotes pedófilos Por qué tener bebés fue la peor tragedia de mi vida Dónde están las Voyager ahora mismo y quién recibirá su mensaje

  TE RECOMENDAMOS