INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías de Julia Fox de sexo, drogas y todo lo que haces para sentirte vivo

17 de enero de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Julia Fox, fotógrafa radicada en Nueva York, conoce las entrañas de los adictos del Sur de Estados Unidos para retratar sus decadentes vidas.

Quien crea que la fotografía debe retratar cosas agradables, que dé un paso (o un clic) atrás. Asimismo, quien piense que todos los viajes son de placer y diversión, absténgase de contemplar la siguiente galería de fotos. Una vez advertido, podemos comenzar…


Es en este instante cuando podemos citar un fragmento de la obra de un viejo conocido nuestro, Irving Welsh, Trainspotting, novela en la que narra la vida de un grupo de drogadictos, para que nos sirva como introducción al triste desfile de imágenes que te aguarda más adelante: «Demasiado enfermo para dormir, demasiado cansado para mantenerme despierto, pero el mono está en camino. Sudor, escalofríos, náuseas, dolor y ansia, un estado de necesidad como nunca antes he conocido se apoderará de mi, está en camino».



La foto anterior fue tomada por una ciudadana neoyorquina llamada Julia Fox, en 2015, durante un viaje al profundo Sur de los Estados Unidos. Cámara en mano, deseaba conocer los paisajes y los personajes de esa parte de su país, tan diferente al tumulto de la Gran Manzana. Quería saber lo que era sentirse viva en un lugar que le era prácticamente desconocido.


En su trayecto, en ese paso incesante de los días y las noches, se fue enfrentando a situaciones y personajes descontrolados, que brillaban por su adicción no sólo a las drogas sino al dolor mismo. Siguiendo la tradición de la fotografía documental y realista, Fox se sumergió al fondo de esas vidas, en su mayoría miserables, para inmortalizar su decadencia.



Hoteles de paso, carreteras solitarias, fiestas… todos eran buenos lugares para explorar el caos de sus modelos reflejado en sus rostros asustados, drogados, poseídos por el vacío y el tedio. Al tiempo que retrataba los cuerpos decrépitos de jóvenes personas, su cámara hacía un reposo para alzar su lente y retratar la inmensidad del cielo, eterna promesa de una vida mejor y lejos del infierno de la Tierra.


Estas imágenes terminaron componiendo la serie PTSD, siglas en inglés del estrés postraumático, evidente referencia a la resaca del amor, del alcohol y de los efectos secundarios de drogas sintéticas que mellan el alma y el cuerpo. Fox acierta en ese descuido con que trata la cámara para captar la imperfección de un puñado de vidas a punto de caer en un inacabable abismo de olvido y decepción.



No son fotografías estéticas ni que retraten la promesa de un mundo agradable. Su realidad es bien distinta: estamos ante la oscuridad de las adicciones, contemplamos con pesar la suciedad de un ambiente de aflicción, somos testigos de un espectáculo donde la música ha cesado para que en su lugar surjan los lamentos del abandono. Su autora ha sido capaz de darle unos minutos de vida a cadáveres que sobreviven gracias a los efectos de un placer momentáneo que los aísla de su dolorosa realidad.


Sigue viendo el desmoronamiento del Apocalipsis urbano:













-


También te interesará:


Fotografías de lo que le pasa a tu rostro según la droga que consumes


Fotografías para tocar fondo: así es ser un adicto al crack y la heroína



TAGS: Drogas fotografía de desnudo serie fotográfica
REFERENCIAS: Dazed Digital Feature Shoot

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colores de cabello que te hacen ver mayor Trucos de maquillaje si tienes párpados caídos Fotografías de John Moore de la migración en la frontera entre Estados Unidos y México 8 pasos para identificar si eres egoísta durante el sexo Fotografías de Omar Martínez Noyola de cómo viven los haitianos en Tijuana Las 10 ciudades con más infieles en México

  TE RECOMENDAMOS