Fotografías de la decadencia y soledad que ocasionó el nazismo en Rusia
Fotografía

Fotografías de la decadencia y soledad que ocasionó el nazismo en Rusia

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

14 de noviembre, 2016

Fotografía Fotografías de la decadencia y soledad que ocasionó el nazismo en Rusia
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

14 de noviembre, 2016



Nadie sabe lo que se esconde tras un muro o una alambrada. Aun cuando sea accesible la vista hacia el otro lado o se conozcan los motores políticos de su establecimiento, es casi imposible medir sus consecuencias más allá de los términos sociales y sumamente catastrófico suponer un motivo único en su estructuración. Nadie reconoce a ciencia cierta si en su levantamiento hay un adentro fijo, un afuera decisivo o una separación que no se confine a los estadios físicos de sus formas. Poca consideración tenemos de la multidimensionalidad en una frontera, en un sitio; asumimos que las separaciones inauguradas por un límite territorial resultan en colindancias o vecindades binarias. Si acaso y exageradamente, en más de dos regiones políticas que sólo deben marcar su geografía. Pero no es así. La disociación del habitar, del estar, abre infinidad de espacios que no siempre son fáciles de advertir.

nazismo en Rusia ventana

Con situaciones claras y distintas como el muro de Berlín o las promesas xenofóbicas de Trump durante su campaña presidencial en 2016, es fácil identificar una problemática de mayor tinte filosófico en torno a la “murificación” que en sucesos propios del pasado. Aunque, siendo sinceros, la primera mitad del siglo XX no es tan lejana. No obstante, tomemos estos ejemplos como primer episodio de lo que en estas líneas se pretende exponer.

nazismo en Rusia mirilla

El espacio que reside en la geografía política de una nación o entre dos países, no es el resultado de una demarcación unívoca y que nace de la decisión de unos cuantos. La espacialidad, aunque sea impuesta o heredada, es en todo momento una conversación entre individuos, de cruces entre la privacidad, lo público y lo policial, de burocracias, incomunicaciones y la vida que se desenvuelve en todo sentido. Es decir, a pesar de que el bloque soviético y los republicanos contemporáneos hayan sostenido –o sostengan– que una barrera física se implementa como medida de protección para “su gente” y una herramienta material en pos del bien común, sería impensable aceptar que fue así. Demasiadas esferas y acciones se pusieron en juego para generar tales paredes; estos instrumentos divisores ni por asomo fueron una decisión particular o solución aislada.

nazismo en Rusia rejas

nazismo en Rusia puentes

nazismo en Rusia puente

Lo mismo sucedió con el sitio de Leningrado, un espacio que los soviets construyeron a partir de una intrincada defensa alrededor de la ciudad que hoy es San Petersburgo; camuflaron históricas edificaciones con redes y colocaron explosivos por todo el subsuelo para volar la ciudad si era tomada, incluyendo tanto a enemigos como a la población civil que quedaba en la ciudad. Aunque esto suponía una suerte de exterioridad en el adentro, en realidad también fue consecuencia y matriz de un movimiento que les hizo núcleo, consolidación y tejido de humanidad.

nazismo en Rusia paloma

nazismo en Rusia oleaje

nazismo en Rusia nino

La fotografía de Boris Smelov, artista primordial para entender el underground ruso de antaño, captó como ninguno los devenires y rastras de un proceso tan doloroso como lo fue el lugar sitiado. Retratando la bruma y la tenue luz de una ciudad aislada pero intensamente forzada a recrearse, el fotógrafo logró una mirada romántica de la sociedad, de la voluntad por vivir y acompañarse.

nazismo en Rusia niebla

nazismo en Rusia llanto

nazismo en Rusia leones

Ante la perspectiva cruel de mantener a una población enemiga con más de 3 millones de habitantes, tras la incitación de Hitler por asediar y dejar morir a la gente, el artista documentó los efectos estéticos de un sitio que duró casi 900 días y tuvo que reconstituirse con el paso del tiempo. Paisajes y escenarios repletos de cicatrices tomaron el protagonismo gris de su producción para heredarnos un registro del sufrimiento, la desolación y la decadencia.

nazismo en Rusia fuentes

nazismo en Rusia esculturas

nazismo en Rusia escaleras

Miles de familias murieron de frío y hambre en sus hogares, la falta de alimentos llevó a la población a alimentarse de lo que pudiera; con el espectro de la antropofagia y compraventa de cadáveres la historia se dota de mayor vileza. Todos estos datos no son palpables, por supuesto, en el trabajo de Smelov, pero el fantasma de la catástrofe es legible todavía en sus capturas silenciosas, en sus tomas de escala grisácea.

nazismo en Rusia cruces

nazismo en Rusia casa

nazismo en Rusia banca

Con todo, trascendiendo las dificultades que asediaron a Leningrado, aceptando tortuosamente que la estupidez humana es capaz de cobrar incontables vidas, en la fotografía de Boris Smelov respira una verdad que fue aún más dura que cualquier valla, que cualquier umbral de púas: la cohesión. La capacidad de transformar un exterior que fue impuesto en un interior urgente y necesario. El llamado a convertir una exclusión bélica en exilio superviviente, en poder vitalista.

nazismo en Rusia ancianos

nazismo en Rusia anciana

La producción visual de Smelov es el archivo perfecto para entender no sólo en términos del dato oficial o la perspectiva del historiador cómo es que se desarrolló el terror in situ, sino comprender la difícil trama de emociones, soledades, derrumbamientos, fortalezas, logros y batallas que se dieron en Leningrado y todavía hoy gobiernan la presentación de San Petersburgo. Para una lectura completa de contextos y aristas, lee sobre La revolución que cambió al mundo y se hundió dramáticamente bajo su propio peso, así como La sinfonía de Leningrado y la música de la hambruna.

nazismo en Rusia alturas







Referencias: