Juventud, drogas y ruido: la historia del punk en 16 fotografías

Jueves, 11 de enero de 2018 18:14

|Diego Cera
historia del punk

En cada rincón del mundo se cocina un punk diferente y con historias totalmente diferentes; no obstante, si en algo coinciden todas estas expresiones es en el descontento hacia una sociedad que simplemente no los deja ser.

Desde el principio, el ser humano nace a partir de uno de los actos más violentos que se pueden efectuar en la faz de la tierra: el sexo. Pujidos, embestidas, arañazos y aveces golpes llenos de pasión; no importa cuánto se trate de romantizar, coger es el principio de una vida que va a golpearnos aunque tratemos de evitarlo. Todo este desastre causa en el corazón de muchas personas una furia incontenible, misma que con el tiempo se traduce a gritos, patadas, puños en alto, en punk. Además, una vida sin desastre, no puede llamarse vida, se necesita de sangre y sudor para disfrutarla.


historia del punk 1


historia del punk 2


historia del punk 3


Conforme la mancha urbana crece, también lo hace el descontento y la agresividad en la sangre se eleva hasta derivar en un grito de descontento, aquél que en la década de los setenta se encontró con un grupo de "inadaptados" decididos a ponerle música a su inconformidad y convertirla en la consigna de toda una generación hambrienta de explicaciones y soluciones a todos sus problemas. Pero como dijo Polo Pepo a mediados de los ochenta «es delito ser punk»; por ello, estos jóvenes cargados de maquillaje, cadenas y ropa D.I.Y. tuvieron que esconderse en foros underground para compartir con otros su descontento hacia la decadencia en la que vivían.


historia del punk 4


historia del punk 5


historia del punk 6


Sin saberlo, fue esa misma clandestinidad y el anonimato que ésta ofrecía lo que comenzó a darle identidad al movimiento; al final de cuentas, el primer paso para ir en contra del sistema es dejar de formar parte del él, al menos ideológicamente. Los hoyos funky se volvieron lugares comunes en los que se podía ver y escuchar de todo; lo que en los cincuenta fueron los bares de jazz para los beatniks, estos foros clandestinos lo fueron para los punks en los setenta.


historia del punk 7


historia del punk 8


historia del punk 9


Además de un armonioso escándalo, en una tocada de punk hay hermandad, locura y sustancias que alejan a sus consumidores de esa realidad tan sucia y gris en la que vivían. El negro y los tonos azules, verdes o rojos del maquillaje o los tintes para cabello marcan el inicio de una línea visual que vale la pena revivir para que las futuras generaciones puedan continuar con el legado de esta juventud clandestina que se niega rotundamente a pertenecer a un círculo vicioso que suponen todas las ciudades.


historia del punk 10


historia del punk 11


historia del punk 12


En cada rincón del mundo en el que exista una escena punk vigente, la historia se escribe por sí sola a través de discos y fotografías. Se olvida a veces en el nostálgico fondo de un cajón, pero sus ideales reviven en cuanto los parlantes vuelven a tocar a Iggy Pop, The Adicts, Ramones, Sex Pistols o Chaos U.K. Las canciones de estas y muchas otras agrupaciones que, a pesar e ser legendarias, continúan debajo de la tierra son verdaderos himnos para aquellos que levantaron el punto al ritmo de la batería o terminaron con los ojos hinchados a causa del mosh pit.


historia del punk 13


historia del punk 14


historia del punk 15


Por otro lado, hablar de una sola historia del punk es centralizarlo y matar sus ideales; en ese sentido, lo correcto sería decir que el punk está hecho de diferentes episodios y lugares en los que la hermandad y el desasosiego son los hijos bastardos de la basura cosmopolita de la cual reniegan. Para que exista el mal debe de haber un bien al cual oponerse; en ese sentido, para que sea posible escribir una historia del punk, siempre serán necesarias todas las trabas con las que el establishment le cierra la puerta a las nuevas generaciones con tal de no morir sin poder hacer absolutamente nada. Pero en tanto la vida siga siendo violenta y las guitarras permanezcan sonando, el punk no se detendrá.


Diego Cera

Diego Cera


Articulista
  COMENTARIOS