NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Extrañas fotografías que muestran el lado oscuro de 'Alicia en el país de las maravillas'

14 de diciembre de 2017

Alonso Martínez

Aunque el mundo actualmente reconoce al autor de una de las historias más populares de todos los tiempos, su trabajo como fotógrafo revela aquel lado oscuro del que pocos se atreven a hablar.



¿Por qué un hombre preferiría pasar el tiempo jugando con pequeños niños en lugar de convivir con adultos? ¿Por qué actuaría de forma infantil e incluso tierna frente a ellos en lugar de ser alguien normal? ¿Sospecharías de alguien así?


Tan sólo Michael Jackson antes de fallecer fue puesto bajo escrutinio por distintos individuos que afirmaban que su gusto por convivir con niños y la forma en que los trataba eran un indicio de que abusaba sexualmente de ellos, pero eso fue desmentido incluso por algunos de los pequeños que pasaron gran parte de su infancia junto a él: Macaulay Culkin aseguró que, aunque el Rey del Pop era un individuo extraño, en ningún momento trató de propasarse con él ni con ninguno de los otros niños. Sin embargo, el mundo continuó sospechando. Nadie comprendía que posiblemente el hombre sufría del síndrome de Peter Pan y, a pesar de ser un individuo normal, se sentía más cómodo con los pequeños, ofreciéndoles juegos y lugares maravillosos donde dormir, posiblemente porque su infancia no fue tan alegre como la que él podía ofrecer.


Ahora veamos otro caso similar.


El famoso escritor Lewis Carroll, cuyo nombre real era Charles Lutwidge Dodgson, durante el último siglo ha sido motivo de análisis por parte de expertos en literatura y en psicología por la extraña y compleja relación que mantenía con Alice Liddell (la niña que inspiró Alicia en el País de las Maravillas), con otras niñas, y las extrañas imágenes que tomó durante su época como fotógrafo profesional.



Roger Taylor, un experto investigador de la Universidad de Princeton y Edward Wakeling, editor de los diarios de Carroll revelaron que, aunque gran parte de las fotografías del autor eran de hombres, mujeres, paisajes, perros, muñecas y distintos elementos, al menos el 60 % de su trabajo consistía en imágenes de jóvenes niñas en diferentes poses y escenarios. Sin embargo, también resaltaron el hecho de que gran parte de su obra está desaparecida o fue destruida intencionalmente, al igual que gran parte del contenido de sus diarios.


Al ver las fotografías podemos darnos cuenta de que hay algo extraño. Aunque muchas son retratos convencionales, en algunas imágenes las niñas aparecen en poses sugestivas, y en otras están completamente desnudas, hecho que ha despertado las sospecha de que el hombre era en realidad un pedófilo. Pero, ¿en realidad lo era?



La sexualidad de Carroll ha sido puesta en cuestión desde el siglo XX por autores como Donald Thomas, Michael Bakewell y Morton N. Cohen, quien escribió lo siguiente:


«No podemos saber hasta qué punto los deseos sexuales de Charles influyeron en su preferencia por dibujar y fotografiar niños desnudos. Él aseguraba que la preferencia era meramente estética, pero al mirar su conexión emocional con los niños, al igual que su apreciación estética de sus formas, es posible ver que su aserción de que su interés era estrictamente artístico es ingenua. Posiblemente sintió más de lo que se atrevió a reconocer, incluso para sí mismo».



El autor sugiere que Carroll no era un abusador ni un depredador, sino que posiblemente estaba cegado ante el hecho de que sentía atracción por jóvenes. Su teoría también está basada en los rumores que afirmaban que Carroll tenía un fuerte interés por casarse con la joven Alice Liddell cuando ella apenas tenía 11 años, lo cual –según Cohen– también está ligado con las hojas perdidas del diario del escritor, sin embargo, nada de eso ha sido comprobado y aunque hubo una separación con la familia Liddell, existen otras razones por las que eso sucedió.



Por otra parte, otros autores han defendido las elecciones artísticas de Carroll, principalmente Karoline Leach, quien afirma que el análisis del siglo XX que se ha hecho sobre el trabajo del entonces fotógrafo ha sido erróneamente visto por la percepción que tenemos sobre el tema en años recientes. La mujer señala que, contrario a la creencia, Carroll sí se interesaba por mujeres mayores y que incluso tuvo varias relaciones que podrían ser consideradas escandalosas para los estándares de ese tiempo, y que las fotografías que tomaba podían compararse con las de Oscar Gustave Rejlander y Julia Margaret Cameron, quienes también trataban de mostrar la estética del cuerpo femenino infantil, además de que ese tipo de imágenes podían encontrarse en las tarjetas navideñas de la época Victoriana, ya que en ese entonces era popular e incluso estaba de moda.



Cabe resaltar que, de acuerdo con los analistas, las niñas que Carroll fotografió y retrató (ya que también era un ávido pintor) siempre estuvieron acompañadas de sus padres y no existe registro alguno de que haya tenido una relación con alguna de ellas. Asimismo, cuando él hablaba de sus "amigas-niñas", se refería a mujeres de más de 14 años e incluso de hasta 20.



La creencia de que el hombre era un pedófilo creció después de su muerte, pero todos los rumores fueron desmentidos por miembros cercanos de su familia. Los mitos que nacieron alrededor de Carroll, quien además era visto como un hombre excéntrico, nacieron para tratar de explicar su extraña manera de pensar, pero afirmar que fue un pederasta sería demasiado, especialmente al ver el contexto en el que se desarrollaron gran parte de sus obras.



-

Lewis está lejos de parecerse a Michael Jackson, pero se asemeja en cómo fue incomprendido por su entorno. Claro que podemos poner en cuestionamiento su mentalidad, sin embargo, necesitaríamos mirar un panorama más claro y comprender cada una de sus relaciones para llegar a una conclusión. Lo cierto es que Carroll no era un hombre extraño que hablara sólo con niñas, sino que tenía una visión muy peculiar que pudo haberse visto influída por el desarrollo de la fotografía en la época Victoriana. El resto es mera especulación.


TAGS: Historia del arte fotografía de desnudo fotografía femenina
REFERENCIAS:

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 cosas que no sabías que le pasarán a tu cuerpo al morir Los mejores cortos sobre asesinos y tus peores fobias que puedes ver en menos de 1 min 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno 10 formas de adelgazar la cintura sin ponerte a dieta 25 ilustraciones eróticas de Chelsea Zahara S que te recordarán las escenas porno más perversas Trucos de maquillaje que puedes intentar para adelgazar tu rostro

  TE RECOMENDAMOS