8 fotografías que revelan nuestros más extraños fetiches sexuales

Martes, 16 de enero de 2018 13:24

|Carolina Romero
fetiches sexuales mas extranos

«En la comunidad BDSM se dice que puedes hacer cualquier cosa siempre y cuando tengas un completo consentimiento negociado».

¿Llegar al orgasmo inflando y desinflando globos? Sí, hay personas que sienten excitación sexual al tocar globos o escucharlos estallar. Son conocidos como looners, y gozan sexualmente con la textura y sonido del latex colorido...


fetiches sexuales mas extranos 1


Entre el basto mundo del fetichismo, también están los pony, personajes que fantasean con las posibilidades eróticas de ser un caballo; los gaining que disfrutan dar de comer excesivamente a alguien; los jugadores caníbal quienes sienten excitación pensando que son tan deseados que serán comidos; y claro, los más “clásicos” como quienes se excitan con los pies.


fetiches sexuales mas extranos 2

  

«En la comunidad BDSM se dice que puedes hacer cualquier cosa siempre y cuando tengas un completo consentimiento negociado», explica  Katharine Gates, antropóloga y autora de un libro Deviant Desires: un recorrido por el borde erótico. El mensaje es claro: no porque no lo veas, no significa que no exista. No porque no lo apruebes, no significa que otros no lo disfruten.


fetiches sexuales mas extranos 3


Además de ser una especie de registro de estas prácticas alternas, Gates busca quitar los prejuicios sobre ellas: «creo que es liberador decir que no tienes que estar en lo correcto para estar seguro, tener alegría y disfrutar», asegura. Hace unos años, la culpa y la vergüenza provocaba severos daños emocionales en las personas que perseguían secretamente estas prácticas. Pensaban que eran los únicos que las hacían, al no poder contárselo a alguien más, se encerraban en un círculo de temor e inseguridad moral.


fetiches sexuales mas extranos 4


Ahora, el Internet ha favorecido a estas personas que han formado una especie de comunidad; «ya no están pensando que están completamente solos en su interés idiosincrásico. El aislamiento es algo terrible y peligroso. Se pueden conectar con otras personas y obtener apoyo, así como consejos sobre cómo actuar en fantasías de forma segura y consensual».


fetiches sexuales mas extranos 5

 

Las fotografías no sólo retratan sexo —de las que apenas se ven algunas sesgadas escenas—, sino que es una mirada sin tapujos a la diversidad de experiencias eróticas a las que un humano puede tener acceso. No existe la vergüenza, la censura o el tabú.


fetiches sexuales mas extranos 6

 

Ejercer el poder sobre otro; transformarse en alguien completamente diferente —ser por una noche otra persona—; la transgresión de todos los valores; saber que a nadie le gustaría conocer lo que estás haciendo y aún así, hacerlo. Ése parece ser el propulsor de este tipo de sexualidad.


fetiches sexuales mas extranos 7


Para la escritora, «Los humanos son una especie de narración de historias, por lo que todas estas variedades ricas de escenarios eróticos son formas de hacer del sexo algo más que una función corporal». Es decir, va mucho más allá de las pieles: la mente, la memoria y los conceptos más primitivos sobre el mundo tienen un sentido fundamental.


fetiches sexuales mas extranos 8

 

Las fotos transgreden a consciencia de los espectadores y no sólo eso, le hacen cuestionar cuáles son sus límites del deseo —su deseo— y eso es lo que incomoda.  «¡Es una versión adulta de Hansel y Gretel siendo capturados y comidos por la bruja, con consentimiento negociado y orgasmos!», bromea Gates. Mientras, quienes no se atreven a hacerlo, miran atentos estas fotografías intentando separarse por lo menos moralmente de ellas.


-


Estas fotos retratan un placer que se instala fuera de los límites; en la periferia de lo que está permitido. Sin embargo, también muestran que el sexo diferente no es enfermizo ni insano. Claro, mientras estas conductas no transgredan la integridad de terceros y siempre sea consensuado. 


**


Conoce más series fotográficas increíbles: mira esta para entender las celebraciones y conflictos del orgullo gay y descubre cómo es la vida de una mujer iraní a través de la lente de Shadi Ghadirian.

 

Carolina Romero

Carolina Romero


Articulista
  COMENTARIOS