INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

20 fotografías de la relación de Miley Cyrus y Liam Hemsworth

16 de mayo de 2018

Olympia Villagrán

Fotografías con la mirada de Miley perdida en el rostro de Liam hay miles, pero pocas son las que muestran a Hemsworth como un hombre enamorado de la mujer que lo idolatra.



Cada quien tendrá su teoría, pero quienes han seguido de cerca la evolución profesional y, sobre todo, personal de ambos personajes saben que uno de ellos protagonizó una de las transformaciones más polémicas. Miley Cyrus pasó de ser la dulce Hannah Montana a la rebelde y trastornada estrella de la cual los medios siempre esperan lo peor. Además, las críticas contra la exadolescente que triunfó en una serie de Disney no sólo juzgan su vestimenta o sus movimientos sobre el escenario, también afirman que Miley se ha transformado en una especie de chiste público debido a la depresión que la agobió desde y durante su separación con el actor de The Last Song.



Nueve años después de que inició el romance entre Miley y Liam es difícil ilustrar cada momento en la línea del tiempo, pero es fácil identificar —a través de una serie de fotografías— los eventos en los que la intérprete de "Wrecking Ball" lo dejó todo, hasta su verdadera identidad y esencia, por el amor de un hombre.



Ellos se conocieron en el rodaje que dirigió Julie Anne Robinson, desde entonces Miley quedó flechada y Liam le entregó su corazón. Justo en el 2009 montones de fotografías de la nueva e inesperada pareja comenzaron a rodar por medios digitales e impresos. Sin embargo, ver a una ilusionada Miley admirando a Liam era una constante, pero de él nunca se esperaba lo mismo.



Al llegar el 2010 la relación se terminó y las críticas contra la estadounidense comenzaron, pero antes de que la bomba explotara de verdad Liam decidió reconquistarla para que en febrero de 2011 comenzaran de nuevo. Todo iba de maravilla y Miley se veía más contenta que nunca, de hecho su historia de amor dio un giro importante, pues en el 2012 decidieron comprometerse.



La idea de ser una novia de blanco caminando hacia el altar duró muy poco, pues en junio de 2013 los jóvenes amantes rompieron nuevamente y, esta vez, se eliminaron el uno al otro de todas las redes sociales. Ese fue el parteaguas de la vida profesional y personal de la famosa, quien de ser un rostro icónico por su sonrisa dulce y sus inocentes ojos azules pasó a ser una chica de figura muy esbelta, cabello rapado, perforaciones y tatuajes incontables, vestuarios diminutos y bailes impactantes.



En lugar de fotografías sobre Miley cargando dos vasos de café y bolsas sin la ayuda de su novio, o buscando la mano de Liam, comenzaron a rodar decenas de escenas protagonizadas por la también bailarina en bikers, bra, chongos en la cabeza, un porro de vez en cuando y las nalgas de arriba hacia abajo al ritmo de la música. Así fue como la nueva identidad de la cantante comenzó a tomar forma y ese no fue el problema —pues la interprete tiene derecho de ser, hacer, vestir, bailar, cantar, expresar y todo lo que desee de la forma en la que le plazca—, sino la manera en la que su alocado estilo iba y venía conforme cortaba o regresaba con Liam.



Pasaron los años, en el 2015 la pareja se reconcilió y volvió a ser el par perfecto para los fanáticos de las historias románticas. Desde entonces y con pocas fotografías que revelan cómo su compromiso no se ha vuelto a romper, Miley ha domado su instinto rebelde y estilo original.


Tal pareciera que cada que Liam regresa a sus brazos, el alma feroz de la rubia desaparece.



Los espectáculos de bailes sensuales, las fotografías sugerentes, los vestuarios polémicos, las declaraciones rebeldes y su comportamiento estoico desaparecieron poco a poco para darle pie a un peinado mucho más convencional, un estilo maduro, un performance sutil y elegante, y por supuesto fotografías en las que Miley no finge tener un pene, sino un anillo de compromiso y amor eterno sobre su anular izquierdo.



La evolución de la artista y esta serie de fotografías han orillado a fanáticos y el público en general ha pensar que Miley Cyrus es otra de la mujeres que, erróneamente, pueden dejarlo todo por el amor de un hombre que —al parecer— no es capaz de aceptar y mucho menos amar su verdadera esencia.



TAGS: Nuevos artistas Desamor fotografía femenina
REFERENCIAS:

Olympia Villagrán


Editora de Estilo de Vida y Diseño

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

7 beneficios de la hoja de laurel y por qué los americanos debería incluirla en su dieta Lecciones de moda que aprendimos viendo The O.C 5 cosas a las que se enfrenta una mujer de busto grande al comprar un brasier Melania Trump: ¿protesta hecha ropa o una disculpa inexistente? The Best MTV VMAs Moments That Show Their Glory Days Are Long Gone Cómo detectar la cervicovaginitis, la infección vaginal más común

  TE RECOMENDAMOS