INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

18 fotografías de Ryan Reynolds y Blake Lively para creer en el verdadero amor

June 15, 2018

Diana Garrido

¿Qué podría salir bien en 'Green Lantern'? Nada, salvo tres cosas: Ryan Reynolds, Blake Lively y el romance más divertido y sincero de Hollywood.



¿Quién diría que la peor película de superhéroes jamás realizada sería el semillero del romance más divertido y real de Hollywood?


Pareciera que Green Lantern era un augurio para la relación de Ryan Reynolds y Blake Lively: un tropiezo. La diferencia es que para ambos, tanto la película como su romance han sido los dos errores más bellos y fascinantes de sus vidas.



Era 2010 y el mundo estaba listo para ver una nueva película de héroes con una pareja hermosa al frente. Entonces, se estrenó Linterna Verde con Ryan Reynolds a cargo del papel principal. Para este momento, él mantenía —o eso intentaba— un matrimonio con Scarlett Johansson. Eran la pareja más sexy de todo Hollywood y ambos lo sabían, pero había algo que ninguno de los dos aceptaba: ya no había complicidad ni romance.



En cambio, Blake Lively parecía mantener una bella relación con Penn Badgley, su coestrella en Gossip Girl. No obstante, había algo que tampoco le permitía ser completamente feliz y era el profesionalismo que ella mantenía. Así, con un amorío oculto y el inminente final de la serie que la vio nacer, se involucró en el filme en el que conocería a Reynolds.



Justo cuando estaba a punto de culminar el año y la promoción de la película por comenzar, Reynolds se divorció de Scarlett ante los ojos de un público que, sorprendido, le recriminaba el hecho de dejar a la mujer más sexy del cine contemporáneo. De igual forma, Johansson era tachada de ciega por las mujeres que adoraban a Reynolds. Pero, ¿cómo seguir juntos si ya no había amor entre ellos? A Ryan Reynolds le rondaba en la mente el nombre de su coprotagonista. De este modo, intentó buscarla para retomar la amistad que había surgido en el set de la película, pero ella se encontraba en Europa paseando con Leonardo DiCaprio.



Llegó entonces el día de la premiere del filme y se les notaba más cercanos de lo usual. Ella, enfundada en un vestido blanco resplandecía entre las sombras de tan caótica producción. Él lo sabía y la elogiaba de tal modo que ambos —cual niños de secundaria— sonreían con más pena que interés. Entre ellos había algo más que química en la pantalla, era amor... o algo muy parecido.



De pronto, tanto Scarlett Johansson como Penn Badgley desaparecieron del mapa y el nuevo romance de Hollywood empezaba a resonar. Las alertas se encendieron cuando Lively visitó al actor en su cumpleaños; posteriormente, se le vio paseando a las mascotas de ambos.


«Si pasea a tu perrito, es la indicada».
—Ryan Reynolds



Fue a partir de ese momento que la pareja se dejó ver en escapadas románticas a las afueras de Estados Unidos. A veces en casa de los padres del actor, otras en cruceros románticos y unas más en playas paradisíacas donde no escondían el amor que nació —sin pensarlo— en un set de filmación. Era el año 2012 y ambos lucían realmente bien. Sus respectivas vidas parecían haberse completado gracias a la existencia del otro, pero quizá por protección propia, no querían externarlo; al menos no en dosis intensas de dulzura, cursilería y éxtasis, ya que todo por servir, se acaba.



Pero fue en 2013 cuando decidieron no ocultar más lo que sentían uno por el otro y, de pronto, ya se les dejaba ver tomados de la mano, envueltos en un beso apasionado y riendo como jamás se les había visto a los dos: felices. Así, entre reflectores, cámaras y paparazzis, la pareja superaba las críticas negativas que cosechó Linterna Verde y en lugar de llorar o sentirse los peores actores del mundo, lograron encontrar aquello que definiría su relación: la comicidad.



Fue a partir de la MET Gala de 2014 que se convirtieron en pareja oficialmente y, por ende, dieron inicio las publicaciones en redes sociales en las que podíamos ver cómo el amor cada vez se tornaba más divertido y menos convencional. De este modo, Ryan felicitaba a Blake en su cumpleaños recortando una foto de él mismo y ella lo hacía con una imagen de Ryan Gosling. Ambos se enviaban memes y compartían sus momentos de pareja a través de las redes sociales.



Los días pasaron en su vida y, ahora, son padres de dos pequeñas niñas. La ahora familia Raynolds-Lively es original, divertida y gozan de un amplio número de seguidores. Así que, gracias a este par de actores, nos ha quedado claro que el amor verdadero no es aquel que luce bonito o que es agradable a la vista (aunque juntos se vean maravillosos), sino que es ése que tiene como convicción hacer feliz al otro y claro, gozar cada segundo que pasa... aunque todo haya comenzado con el peor guión cinematográfico.


TAGS: Amor de tu vida Amor Relaciones de pareja
REFERENCIAS: Vogue Hola! Cosmo Haarper

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Colectivo Diseño Mexicano: Venta de diseño y moda en la CDMX La misteriosa señal extraterrestre que podría probar que no estamos solos en el Universo Poemas de Nahui Olin, la mujer más libre y apasionada del arte mexicano Cosas extrañas que le suceden a tu cuerpo mientras duermes Xicoténcatl: el guerrero tlaxcalteca que se negó a aliarse con los españoles y lo pagó con su vida Razones por las que saltar la cuerda es el mejor ejercicio que puedes hacer

  TE RECOMENDAMOS