NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

13 fotografías del cuerpo de una mujer después de engraparse el estómago

13 de febrero de 2018

Eduardo Limón

Más que imágenes sobre una transformación del cuerpo, éstas son obras para todos a quienes nos han hecho sentir que no valemos nada.



«Ésta no es la historia de otro niño gordo», dice la mujer que posa en las fotografías. 


En el statement de su trabajo, ella reconoce que hay ocasiones en que asume (o asumió) ese rol; sin embargo, éste no le ha definido.



¿Las razones por las que comió tanto? Pudo haber muchas, pero ése no es el punto. Encontrar una disculpa para lo sucedido. Depositar los motivos en algo externo. Dirigir la culpa hacia otros. Nada de eso puede servir. La mujer que aparece en estas imágenes acepta haber utilizado su tamaño para enmascarar sus vulnerabilidades y crear paredes que le protegieran. Ella sabe que sobrevivió mientras se escondía detrás de su peso. Reconoce que eligió esa solución frente a las adversidades y generó un personaje alterno para sus realidades. 



La fotógrafa Samantha Geballe comenzó a fotografiarse en 2013; un año antes de someterse a una cirugía de derivación gástrica y bajar de peso. Su proyecto es un work in progress que muestra la transformación resultante de ese bypass y la reflexión / inflexión más significativa en su ser: el momento en que comenzó a aceptar su cuerpo. El instante en que conjugó cómo se veía a ella misma y el cómo la veía el resto de las personas. En que advirtió cuánto necesitaba amarse a sí misma y modificar la armadura que había construido.



Aunque popularmente se le conoce a esta cirugía como "engrapamiento", la derivación es más compleja que eso. Y no sólo por sus técnicas médicas, sino por la decisión y la fuerza que esto requiere. En el caso de Geballe sería burdo expresar que un día se despertó y decidió hacerlo; cuando en realidad, tuvo que entender primero todo lo que le sucedía y qué estaba dispuesta a modificar de adentro hacia afuera.



«Antes de la operación, no tenía idea de cómo era en realidad», dice Geballe. «Durante bastante tiempo después del procedimiento, no entendía mi cuerpo. No reconocía a la persona en el espejo». En las fotografías de esta artista juegan distintos tipos de visualización y de miradas en torno a un mismo cuerpo; el de mujer protagonista que sólo sabe que se escondió en una anatomía que de hecho no le correspondía, y el del público o el resto de las personas que, sin entendimiento alguno de qué significa vivir ocultándose, se enfoca en sólo maltratar o denigrar las apariencias. 




Es y fue gracias a la fotografía, al autorretrato, que Geballe encontró la forma de dialogar con el pasado, con las decisiones y las circunstancias que le llevaron a cierta actitud, con la alienación de quién era físicamente y con el claro discernimiento de quién es emocionalmente. 




Después de su derivación gástrica, la fotógrafa halló en la imagen todas las posibilidades suficientes para amarse y humanizarse ante la mirada del resto. Geballe comparte su cuerpo no para formar una historia de compasión y que el resto tenga misericordia de ella, mucho menos para que se le vuelva a juzgar por haber tomado una decisión quirúrgica, sino para que otras personas –al ver lo que ella produce con su representación– encuentren semejanza. Es decir, para que sepan que no están solos y que pueden generar un cambio.




Y esto no sólo tiene que ver con el peso. En realidad, los esfuerzos visuales y artísticos de Samantha Geballe se encaminan a todos los que nos hemos sentido miserables o nos han hecho sentir que no valemos nada. El propósito primigenio de su obra es labrar una relación entre sus particulares circunstancias y aquellas múltiples que han devastado el cuerpo y alma de otros.




*

Todas las fotografías le pertenecen a Geballe y puedes ver su trabajo completo visitando su sitio oficial.


**

Si deseas seguir explorando imágenes sobre el cuerpo y sus transformaciones –tanto internas como externas–, lee sobre Amor, masculinidad y hombrías: cómo se vive la maternidad transgénero y La tensión sexual y sus consecuencias según la fotografía de Gerardo Vizmanos.


TAGS: fotografía documental fotografía en blanco y negro fotografía de desnudo
REFERENCIAS:

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 cosas que no sabías que le pasarán a tu cuerpo al morir Los mejores cortos sobre asesinos y tus peores fobias que puedes ver en menos de 1 min 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno 10 formas de adelgazar la cintura sin ponerte a dieta 25 ilustraciones eróticas de Chelsea Zahara S que te recordarán las escenas porno más perversas Trucos de maquillaje que puedes intentar para adelgazar tu rostro

  TE RECOMENDAMOS