NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

26 fotografías de Sarah Mei Herman que te recordarán por qué fracasó tu primer amor

27 de febrero de 2018

Diana Garrido

Mentira. El primer amor no es el más real. Sólo lastima, cansa, duele y te deja marcado para siempre.



Las abuelitas dicen que el primer amor es el más sincero y, quizás, el único realmente honesto que algún día encontrarás. Pero echa un vistazo a tu pasado y dime cómo es que recuerdas ese primer sentimiento emergiendo de tu cuerpo. ¿Realmente es la única vez que te sentiste de esa manera; tienes los mejores recuerdos de dicha experiencia; cuando se terminó, todo volvió a la normalidad?


«Fue lindo, atrevido, loco, divertido y aveces complicado... tenía 14».


First Love


First Love


First Love


Probablemente pertenezcas a un porcentaje muy pequeño cuyo primer amor fue toda una bendición, lo mejor de la infancia o adolescencia y una experiencia digna de recordar, pero, en realidad, muy pocas personas tienen el privilegio de hacerlo. Para la mayoría, (quizá) como tú y como yo, el primer amor sólo trajo confusión y una lista infinita de preguntas al respecto y se quedaría con nosotros marcando —inconscientemente— el resto de las relaciones amorosas. Es por ello que no logramos encontrar el amor como nos gustaría.


«Idílico... sentía que lo amaba aunque sólo lo había visto dos veces, era 6 años mayor que yo y tenía una novia espectacular... yo tenía 12 años y le escribí miles de cartas que nunca le entregué».


First Love


First Love


Irlanda


Desafortunadamente, es parte de la vida. Sí, crecer, llorar, evolucionar y madurar son los ejes centrales de nuestra existencia. Cada día cambias un poco y eso es bueno: ya no escuchas a la misma banda que oías a los 13 con el mismo fervor, no te pesa ir a dormir temprano, las trasnochadas suelen ser más complicadas ahora y el alcohol juega diferente en tu sistema. Por desgracia, el amor no es la excepción. Cada vez hay más formas de "enamorarse", pero todas son únicamente para matar la soledad y no me dejarás mentir; sin embargo, hace unos años, cuando te topaste con esa primera persona, creíste que todo sería completamente distinto.


«Fue de gran complicidad. Tenía 15 años y estaba en la secundaria».


Jana and Feby


Stephanie and Julia



Te imaginabas corriendo de su mano a través de las calles de la ciudad. Te veías llegando a las fiestas familiares de su brazo y querías gritarle al mundo que eras capaz de tener un novio o novia y que sabías hacerlo a la perfección. ¿No es así? Pero pronto descubriste que mantener una relación es mucho más que eso y no importa los años que tengas, la primera vez que te enamoras (o que crees hacerlo) todo resulta mal.


«Se llamaba Alan y estábamos en la primaria. Un día fuimos a un campamento y me dijo que si quería ser su novia. En la noche hicimos todos una caminata por las vías del tren. Yo me quedé sin pilas en mi lamparita y él me dijo que nos guiáramos con la suya y fue alumbrando nuestro camino».


Irlanda


Julian and Jonathan


Xiamen


Por ello, al cuestionarle a cualquier persona acerca de su primer romance, su primer sentimiento o su primer amor, no sabrá qué responder. Ante semejante interrogante, Sarah Mei Herman capturó esos momentos en los que nada parecía tener sentido puesto que retrata la tristeza, el miedo y la decepción desencadenando una serie de fotografías realmente imponentes que lastiman, hieren y condenan a los protagonistas. En la mayoría de sus fotos se muestran parejas verdaderamente jóvenes cuyo sentimiento de vigor, energía, vitalidad y hasta hiperactividad se ha esfumado. Cada una de las fotos es una evidente carga emocional que ellos llevan a cuestas, ya que así como el primer amor resulta horroroso, la primera decepción lo es aun más.


«Se llamaba Alejandra e íbamos en secundaria. Nos compartíamos cartitas de amor y nos hablábamos todos los días. Era bastante inocente. No era tan espectacular, pero sentía bonito que alguien se interesara así por mí. Además me hacía sentir diferente».


Julian and Jonathan


Xiamen


Stephanie and Julia


En su trabajo, esta fotógrafa nacida en Amsterdam explora las relaciones y la intimidad entre las personas. Hace evidente todo aquello que los convierte en cómplices y al mismo tiempo en seres que se detestan; todo se debe a la falta de experiencia y por supuesto, a la forma tan arriesgada de aventurarse a amar sin ni siquiera conocer el significado de la palabra. Para desgracia de todos los ingenuos que alguna vez creímos en el primer amor y su magia, éste resulta ser tan descarado que nos pone a llorar, nos deshace y nos come lentamente. Por ello, son los amigos quienes toman tus manos para que dejes de llorar, tu madre te lleva un té porque lo calentito alivia todos los males y los hermanos te hacen reír para que no sufras más.


«Pues creí que era chido, tenía 16. Pero cuando terminamos y ya vi realmente cómo era pues hizo que no me fuera tan difícil que se me saliera del corazón».


Fred and Archie


Fred and Archie


Irlanda


Así, el enfoque de Herman hace alusión a la cercanía de las familias y seres queridos con aquellos desprotegidos que alguna vez sintieron amor y todo se arruinó. Uno de los temas centrales de su obra es la transición y los cambios continuos en el ser humano, en especial dentro de las relaciones amorosas y de afecto.


«Tenía 13, duró un mes y me rompió el corazón».


Irlanda


Xiamen


Xiamen


De este modo, con diversas series fotográficas ha reflejado realmente el primer amor y cómo se siente que todo salga mal. Una de esas series es Fisrt Love, en la que se dio a la tarea de retratar a esas jóvenes parejas que han encontrado el amor y al mismo tiempo, lo han abandonado por no cumplir con sus expectativas.


«Yo tenía 19 años y había una chica que me gustaba en la facultad. Era mayor que yo, pero cuando platicamos, nos entendimos muy bien. Empezamos a salir y un día dijo que se mudaría a Mérida y cortamos. Nunca se fue».





Además de ésta, Sarah Mei Herman tiene al menos cinco series más que hacen énfasis en la complejidad de las relaciones interpersonales, pero también en el apoyo de los amigos y la familia, así como el sentimiento de desamparo luego de terminar con una relación que, quizá, ni siquiera tuvo un comienzo. De este modo, con fondos sencillos y los rostros o expresiones corporales como protagonistas, Sarah Mei Herman se encarga de seguir a cada pareja y mostrarla en el peor momento, así como en sus posteriores circunstancias.


«Mi primer amor fue a los 16 años. Me enamoré de mi mejor amigo, fue la primera vez que dije un “te amo” porque de repente quería compartir todo con él [...]. No pensé que podía amar tanto, pero tampoco sabía cuánto podía doler una mentira de alguien a quien te entregas por completo».


Xiamen


Jana and Feby



Para ella, como para todos nosotros, el primer amor es muy distinto a lo que se dice en las películas, en las novelas y por las abuelas. El primer amor duele, lastima y cansa, pero es necesario para entender que las relaciones posteriores pueden ser mucho más bellas y sorprendentes, así como llenas de magia y amor verdadero. El primer gran encuentro con alguien es, en ocasiones, tan confuso que no importa si se da a los 6 años, a los 15 o a los 22. Si no sabes cómo manejarlo, es probable que no hayas tenido nada de verdad significativo, y es normal, pero eso no define tu vida amorosa, aunque, según Herman, sí te protege contra otras decepciones y fracasos.


-

Si quieres conoces más de su trabajo, consulta las diferentes series fotográficas en su sitio web. Los testimonios fueron tomados de una encuesta realizada previamente.


TAGS: Amor fotografía documental serie fotográfica
REFERENCIAS:

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

32 preguntas que puedes hacerle a tu pareja para saber qué tan fiel será El documental que muestra la verdadera historia detrás de Avicii 18 razones por las que una mujer sale con un hombre que tiene novia 8 películas gratis en linea que son mejores que cualquiera en cartelera Vodkaribbean: una forma diferente de tomar vodka La razón por la que siempre te quejas y odias los lunes

  TE RECOMENDAMOS