Con un gato en las bragas: la sensualidad asiática retratada por Sean Marc Lee

Jueves, 12 de octubre de 2017 13:58

|Eduardo Limón

La fotografía de Sean Marc Lee explora y quiebra los horizontes culturales de la sensualidad asiática en la mujer, para inaugurar una mirada de ternura, velada lascivia y poder femenino.


La sensualidad femenina a lo largo de toda Asia Occidental, en términos de erotismo y belleza sugerente, de acto íntimo, es en buena medida distante de la cultura que conocemos al otro lado del mundo. Es en muchos puntos una percepción irregular si le comparamos con las artes amatorias del resto del globo, de la civilización que llegó tarde a la aceptación del cuerpo, el placer y los deseos. Las antiguas enseñanzas sexuales en Asia se transmitían principalmente a través de tratados o manuales; estos, a su vez, eran ampliamente distribuidos y concebidos como guías para parejas, pero principalmente para la mujer que satisfacía. Los textos —de labor pedagógica— eran consultados para entender cómo vivir por siempre practicando relaciones sexuales armoniosas.



Sí, de la misma forma que ocurría en Oriente medio, en Japón, China y demás, también se contaba con manuales que explicaban diferentes posiciones sexuales y algunos consejos para las futuras esposas o las mujeres que vendían el deseo. Estos libros eran, literal, el almanaque de cabecera para cuando un amante era tímido o requería una consulta de último minuto; sin embargo, lo que más llama la atención es su carácter de guía en la formación de jóvenes mujeres para hallar su sensualidad, su lenguaje corporal, su seductor actuar y los signos o acciones precisas que debía que lanzar para cumplirse eróticamente.


Según estos libros, las cinco señales que demuestran los deseos femeninos pueden resumirse en: 1) aumento de respiración, 2) aumento inusual de fosas nasales y boca abierta, 3) movimiento sugerente del cuerpo, 4) presencia de líquido en sus genitales y 5) tensión de cuerpo acompañado de cierre de ojos… ¿Esa sensualidad se sigue percibiendo y compartiendo así? ¿Esa sugerencia lujuriosa puede leerse todavía de tal manera? ¿La sexualidad de la mujer en Asia occidental se percibe hoy igual?



Para extender un poco la respuesta podemos apreciar el libro fotográfico de Sean Marc Lee, Neko Neko Ai Ni, un artista norteamericano especializado en retratos, moda y estilo que explora su arte en Taiwan, Japón y otros puntos del continente asiático. Su libro ofrece una mirada sincera a la vida de Lee en casa con su novia, Carina Hsu, junto a sus dos gatos —Guabao y Susuwatari— y la manera en que se desarrolla la sensualidad que él encuentra a diario.







«Se trata de algo tonto que alguien hace o que resulta de alguna manera en provocación. Muchas veces, es ese preciso momento entre los gestos ridículos y la pose que se pretende en el retrato. Mi mayor obsesión es en su mayoría mis seres queridos (…) siempre son la fuente constante de mi inspiración», dijo Lee en entrevista para la plataforma Neo Chu. ¿Acaso en esa espontaneidad y ese jugueteo se encuentra hoy la sensualidad asiática?







La fotografía de Sean Marc Lee reflexiona visualmente en torno a ese desnudo que provoca sin caer en la vulgaridad del erotismo rapaz, que juega con la idea de la ternura o la inocencia en compañía de sus gatos. Que pone a la mujer y al animal en una conjunción de similitudes feroces o dulces en un mismo plano, que hace de aquellos milenarios signos de disposición sexual en Asia una sandez que se tambalea frente a la sensualidad contemporánea. Es lo que resulta de tener un gato en las bragas sin que éste resulte totalmente lascivo o lleno de bestial arrojo.


*

Visita el sitio oficial de Marc Lee para conocer el resto de su trabajo.


**

Ahora lee:

12 fotografías para ser un experto en Shibari

Sumisión, vacío y violencia: el hombre desnudo desde la teoría queer

REFERENCIAS:
Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Fotografía y Moda
  COMENTARIOS