Fotografía

Fotografías de siameses que te provocarán ansiedad

Fotografía Fotografías de siameses que te provocarán ansiedad



Dicen que la verdadera sabiduría está en la naturaleza. Su infinito conocimiento se refleja en las creaciones que existen sobre la Tierra, mismas que se han ido afinando con el paso de los años. Parece que nunca detiene su proceso de perfección, creando seres cada vez más adaptables y fuertes al holocausto que ellos mismos están creando. Así de generosa es la naturaleza y a la vez, tan frágil.

Porque en algún punto del universo siempre existirá una desviación o alteración de las cosas. Sólo basta que un astro a millones de kilómetros de distancia cambie su trayectoria para desatar un encadenado de sucesos que terminen impactando al mundo. El resultado puede ser desde una catástrofe natural a una degeneración en la chispa de la vida. Cuando lo segundo sucede, el horror y la ansiedad llegan sin ser invocadas y destruye la tranquilidad que con la que se había vivido. Un simple error puede hacer que nazca un ser con una alteración genética inimaginable.


Espalda doble / siameses


Los siameses son un misterio con el que se ha lidiado desde la antigüedad, prueba de ello son algunas esculturas y pinturas realizadas por varias civilizaciones ancestrales, donde se observa cómo dos seres humanos están unidos de una región de su cuerpo. A esta deformidad se le dio un nombre en 1811, cuando unos gemelos nacieron fundidos de sus pechos. Como resultado se tiene una dualidad de almas que están sujetas a un solo cuerpo.

Desde ese entonces se le nombró a este padecimiento como la región donde nacieron los hermanos Chang y Eng: Siam, hoy Tailandia. Para la gente que nace con esta mutación genética, sus problemas no sólo se centran en vivir atrapados en un cuerpo compartido, sino en la forma como son vistos en el mundo exterior. Para la gente común, ver andar un cuerpo con dos cabezas y cuatro brazos y piernas irrita al punto del desfallecimiento. 


Ojos dobles / siameses


Cabeza y espalda / siameses


Esta alteración extranatural parece salir de las más oscuras pesadillas de la sociedad, un lugar donde se acumulan todos los miedos y ansiedades que tiene respecto a las formas que sobrepasan lo establecido. Vivir con este padecimiento es estar bajo constantes miradas de horror, repugnancia y desprecio. Tener dos cabezas es peor que pertenecer al grupo social más bajo del mundo, porque para los ojos de los demás, ni siquiera un siamés es considerado humano, sino un fenómeno sin sentimientos ni anhelos que debe ser apartado de la realidad.

Entonces el único espacio que queda de libertad es dentro de una prisión de prejuicios y discriminación. Su mundo se limita a una habitación. Su única labor es estar escondido en las sombras para ocultar la condición que atormenta a los demás. Sin duda, para los otros, los siameses están muertos en vida.


Doble cabeza y ojo


Espalda y cabeza / siameses


Estos sentimientos de desprecio y repugnancia los abordó la artista visual Flora Boris con una serie de autorretratos con el título "Siamese". En palabras de la autora, este proyecto también le ayuda a mostrar la lucha que lleva con su propia persona, la otra parte de su alma. Aquella que siempre permanece en silencio y quiere escapar. Es una representación de su batalla entre el bien y el mal.

A través de la intervención de sus autorretratos, sobrepone su cuerpo y formar la figura de un siamés. Una vez creada esta dualidad de almas, representa las limitaciones sociales con las que tienen que lidiar todos los días. Algunas fotos muestran cómo su misma condición cubre sus ojos o bocas, expresando que su naturaleza les impide hablarle al mundo, o lo que es peor, vivir vendados en las sombras de la realidad.


Doble cabeza sin boca / siameses

El trabajo de Flora Boris denuncia la discriminación que todos los seres vivos, por una causa que está fuera de ellos, sufren de una alteración genética y deben de vivir con el corazón oprimido y el espíritu bañado en lágrimas.


-
Si te gustó el lado oscuro de vivir con una condición no natural, puedes complementar la colección con fotografías que te harán sentir esquizofrenia.


***
Te puede interesar:

El fotógrafo que demostró que sólo necesitas 72 horas para conocer una ciudad

La fría y desnuda juventud de la última dictadura europea en fotografías







Referencias: