INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES EL CANDIDATO INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

5 fotografías de Steven Meisel que nos muestran el poder de la mirada

30 de mayo de 2018

Andrea Fischer

El observador es observado con las fotografías de Steven Meisel.

Por @andreafis


Las fotografías de Steven Meisel miran al espectador directamente a los ojos. No es a la inversa, como sucede casi de manera natural en el juego de miradas: pareciera que la fotografía pierde su cualidad de objeto de apreciación para que el espectador adquiera ese papel. Es él quien es observado por la obra de arte, y no al revés. Es por esto, quizá, que las imágenes generen de entrada cierto desconcierto. Los cuerpos que Meisel utiliza son sólo una excusa para entrar en el terreno de lo extraño, de aquello que logra cautivar: será la piel, serán los ojos, será la presencia pesada de los personajes instantáneos. No sé. Lo cierto es que en su trabajo hay una transgresión a los papeles tradicionales del espectador y la pieza: un juego de miradas obtuso, en el que el que observa se convierte en observado, y aquello que se observa, devuelve la mirada.



No sorprende que desde niño haya tenido una fascinación particular hacia lo bello. Muy pronto empezó a experimentar con la cámara, copiando el estilo editorial de Vogue. Fue a una preparatoria dedicada al diseño y a las artes visuales, para después ingresar a Parsons y graduarse como fotógrafo de moda. Trabajó un tiempo en la línea estadounidense Halston, que en los 70 definió a la mujer americana. Ahí aprendió a vestir tanto a modelos de escaparate como mujeres de carne y hueso, y fue entonces que, a través de la tela y la cercanía con el cuerpo femenino, empezó a desarrollarse de verdad como fotógrafo de moda. Pocos años después lo llamaron para formar parte de manera permanente del arsenal de fotógrafos en Vogue de Estados Unidos.



En la propuesta estética de Meisel existe una insistencia en el detalle de la luz en los ojos. Desde el glamour, el fotógrafo logra penetrar a los espacios poco explorados de la mirada, de lo visto y aquello que no se puede observar en una primera instancia. Meisel logra pervertir esta condición, para permitir que sea esta misma condición inobservable la que dé el primer impacto al espectador. El enigma del observador se resuelve cuando los ojos son el centro de la composición, puesto que no es el espectador quien examina los detalles de la fotografía, sino es ella quien analiza los contornos menos evidentes de aquel que la observa. El cuerpo es sólo la excusa. 



Este acercamiento al cuerpo genera un espacio de excepción particular, en el cual la persona en la composición no es el personaje principal, sino que lo son sus ojos. Las estrategias que utiliza el fotógrafo son distintas, pero el acento siempre está ahí, sin discreción ni pánico escénico. Están las sombras que el maquillaje permite —las líneas del rímel, el contorno del polvo en sus distintas tonalidades—, está también el arreglo de luces, y el trabajo indiscutible de los diseñadores, que se encargan de los límites de la tela y el cabello; sin embargo, lo que llama la atención de la línea estética de Meisel es que logra que la pieza se equilibre en el rostro, que irremediablemente dirige la mirada del espectador a los ojos del retrato.



Si bien es cierto que su obra se desacreditó después de Sex —una compilación de desnudos en colaboración con Madonna— por ser más que sugerente y atrevida durante la época, lo cierto es que no pueden dejarse de lado las decisiones autorales acertadas que el fotógrafo ha logrado a través de su carrera artística. Irrumpir con los roles tradicionales que imponen al espectador como el único que tiene un escrutinio sobre la pieza tiene un valor transgresor importante, que extralimita cualquier crítica tradicionalista sobre unos cuantos desnudos provocativos. Meisel logra que sus fotografías devuelvan la mirada. Meisel explora los territorios más impalpables de la observación a través de los ojos. Meisel reformula el papel de la fotografía. 




**


Te compartimos estas 20 cuentas de Instagram que debes de seguir para aprender a capturar la belleza del mundo.


TAGS: fotografía de moda fotografía femenina serie fotográfica
REFERENCIAS: The Photography of Steven Meisel Steven Meisel, Photographer

Andrea Fischer


Colaboradora

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Of Course There Are No Hidden Messages In Melania's Jacket El lado oscuro del Vocho, el auto nazi que enamoró a todos los mexicanos Razones por las viajar a Yucatán hará que quieras regresar una y otra vez Todo lo que debes saber sobre la nueva serie de Selena y la mujer que la mató En cuántos países sigue siendo ilegal ser gay y por qué Todo lo que debes saber de "La Madame", la nueva Cenicienta española

  TE RECOMENDAMOS