PUBLICIDAD

FOTOGRAFIA

Fotografías que hacen una oda a las líneas y pliegues de tu cuerpo imperfecto


¿Qué tienen las curvas que nos encantan tanto?

Dentro de la sensibilidad de cada persona existe un nicho reservado para las pequeñas cosas que forman el mundo; desde el más insignificante punto hasta la línea más marcada, apreciamos estos pequeños rasgos porque sin su presencia los paisajes más complicados o los cuadros ejecutados con gran maestría serían prácticamente inexistentes. Aunque si fuese posible elegir sólo uno de estos trazos, sin duda, nuestra atención se centraría en la curva.

Partiendo de los primeros registros de la expresión artística, estas pendientes suavizadas son los elementos principales en muchas creaciones. Si lo aplicamos al retrato del cuerpo humano, nos encontramos no con un amor, sino con la necesidad de incluir estas líneas en cada trazo y cada pincelada hecha por los artistas. Llevado a puntos más específicos, en los cuadros de Rubens, especialmente en “Las tres gracias”, las mujeres rollizas que representan a las hijas de Zeus muestran en sus cuerpos pliegues y prominentes carnes que nos convencen de la belleza de los cuerpos plasmados posteriormente en las obras de Botero y José Luis Cuevas con su Giganta.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

A pesar de que hace algunos años el mundo tuvo algo en contra de las mujeres con curvas pronunciadas, en este momento existe una especie de reivindicación del cuerpo en el que, sin importar los pliegues o las hendiduras que lo conforman, éste es hermoso en función de ser producto de la única fuerza capa de crear perfección en el mundo —si es que podemos hablar abiertamente de este concepto—; la naturaleza.

Diferentes artistas alrededor del mundo están retomando la figura humana, especialmente la femenina, para retratar esa natural fascinación por las curvas que creímos perdida justo cuando nos invadió la obsesión por las tallas chicas. Tamy Volpe es una de esas artistas que buscan redescubrir el impacto de las líneas marcadas por el cuerpo, tal vez esa sea la razón por la que detiene su lente en puntos específicos, como destacando la importancia de cada sección de la figura.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El ejercicio de Tamy permite a los espectadores apreciar cada curva de la anatomía, en ese sentido las fotografías son, si no una oda, una épica sobre el cuerpo que nunca antes había sido cantada. Una por una, las imágenes suponen un momento determinado en el que el cuerpo heroicamente se ha levantado en contra de los estándares que defienden que la figura perfecta está formada por líneas rectas y planicies carnales en las que poco queda oculto.

Finalmente, delgados o rollizos, cualquier cuerpo está formado por curvas y no hay nada que pueda hacerse para revertir este hecho, ni siquiera las grandes empresas alimenticias o textiles pueden convencer al mundo de lo contrario; pues ante cualquier amenaza, fotografías como las de Volpe están siempre presentes para sacar a relucir esa belleza que se esconde entre cada pliegue que forma un cuerpo catalogado en algún momento bajo la tendenciosa etiqueta de la imperfección.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Curvas, piel y naturalidad son tres de los elementos principales que conforman las fotografías de la serie Girls With Curves, imágenes cuya única intención es demostrarnos que la verdadera perfección de la naturaleza se encuentra en aquellos rasgos que hacen que un cuerpo sea único frente a un grupo de cuerpos estandarizados. 

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD