INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías de Txema Salvans sobre cómo se venden las trabajadoras sexuales en las carreteras

19 de junio de 2018

Rodrigo Ayala Cárdenas

Junto a las indicaciones de tránsito o los letreros de restaurantes de paso, la prostitución también forma parte del paisaje en la carretera.



Cualquier demonio medio inteligente decoraría

la carretera al infierno lo más hermosa posible.

—Criss Jami ,
Healology



La carretera es ese espacio físico y mental que da acceso a otra dimensión espiritual. Muchas mujeres y hombres le han rendido homenaje a través de diferentes vías:
Jack Kerouac
escribió una de las líneas más gloriosas de la literatura de los Estados Unidos en su novela
On the Road
: «Con la aparición de Dean Moriarty empezó la parte de mi vida que podría llamarse mi vida en la carretera. Antes de eso había fantaseado con cierta frecuencia en ir al Oeste para ver el país, siempre planeándolo vagamente y sin llevarlo a cabo nunca».


El novelista de horror Stephen King habla en su poema
The Dark Man
sobre una criatura que utiliza las
carreteras
como vías de tránsito para saltar entre dimensiones, escribió: «He manchado de rojo seis veredas de oscuridad / y he respirado el cortante viento autoestopista / en el arcén con el pulgar levantado».




Txema Salvans, un fotógrafo catalán, salió durante seis meses a los caminos secundarios de la costa mediterránea de España para elaborar
The Waiting Game,
un compilado de imágenes en el que captó la vida de varias prostitutas aguardando por clientes a un costado de las carreteras. Entre el sol incandescente, polvo, matorrales, señalamientos de tráfico y el alma de la soledad, estas mujeres anónimas sobreviven gracias al dinero que pueden sacar de choferes y viajeros solitarios que solicitan sus servicios como una anécdota más del camino.




Al más puro estilo de una
road movie
, Txema Salvans salió a los caminos a cazar la presencia de estas mujeres que, como en cualquier parte del mundo, exponen su integridad por obtener un dinero que les permita la supervivencia. Los paisajes que Salvans ha captado con su cámara pertenecen a esas carreteras secundarias que van de Andalucía hasta Francia y que los viajeros escogen para evitar el pago de las autopistas de cuota. En estas vías semiabandonadas y desérticas la prostitución se ampara en la escasa vigilancia de las autoridades para laborar de manera libre y clandestina.




Nacido en Barcelona en 1971, Salvans utilizó un método ingenioso para captar estas imágenes sin el temor de ser descubierto por las modelos: se disfrazó de topógrafo, se hizo acompañar de un ayudante que instalaba en cada toma un poste de topógrafo y de esa manera podían disparar su cámara sin levantar sospechas. Esto le permitió capturar imágenes de una extraña belleza donde la realidad se respira en cada detalle y en las que la presencia de las mujeres termina convirtiéndose en una de las muchas partes que componen el paisaje.




Entre el calor del asfalto, el tedio de la espera, el silencio sólo roto por los furiosos motores de un camión, los cielos limpios y las mujeres descansando en sillas de plástico desgastadas, Txema Salvans crea un mundo conmovedor, pero al mismo tiempo inquietante. Mismo que nos lleva a cuestionar la identidad de las servidoras sexuales y de las personas que las recogen para tener un encuentro casual con ellas:
«Nada es espontáneo. Y menos cuando estás fotografiando algo durante tanto tiempo y con tanta insistencia. Yo sería lo que en filosofía podríamos definir un pesimista, pero soy un pesimista que se da la oportunidad de seguir creyendo en algo», afirma.




The Waiting Game

es un todo compuesto de diversos conceptos: por un lado, posee una esencia documental donde se retrata la realidad de la prostitución; en segundo término, Salvans explora la estética del paisaje urbano al más puro estilo del pintor estadounidense Edward Hopper, quien retrató esa realidad escondida de la Norteamérica más profunda y olvidada. Con este tipo de imágenes en las que el cuerpo humano se desintegra dentro del paisaje artificial (las construcciones erigidas por los hombres) y el natural (la vegetación polvorienta del entorno), Salvans demuestra por qué ha sido catalogado como el gran renovador del género documental en la fotografía española contemporánea.




Por otro lado, existe un gran pesar en
The Waiting Game
: la soledad física y emocional, el abandono de toda esperanza y la espera por una oportunidad carente de significado. Es una llamada de atención no a una actividad que muchos quieren ver como una plaga o un problema social y moral, sino a la condición humana de la espera eterna por un cambio sin sustancia y significado. La distancia con la que son tomadas las imágenes hace evidente ese gran vacío que envuelve a las mujeres, el cual, pese a ser luminoso, tiene un carácter de oscuridad y opresión.





-

Conoce más sobre Txema Salvans y su mundo detrás de la lente aquí. Al igual que el catalán, otros fotógrafos se han visto tentados por explorar el submundo de los servicios sexuales y la realidad que vive una prostituta todos los días debido a lo transgresor del tema y por todas las anécdotas históricas que posee. Esos demonios inteligentes que pintan con una peculiar belleza los rincones donde se posan siguen siendo motivo de inspiraciones artísticas.

TAGS: fotografía documental fotografía femenina serie fotográfica
REFERENCIAS: Tam-Tam Press Feature Shoot Gráffica

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El hombre con manos de piedra que triunfó en uno de los deportes más peligrosos "Antropobsceno", el libro para entender la conexión entre la naturaleza y la tecnología obsoleta 10 momentos de Keanu Reeves que demuestran que es un actor insuperable Rihanna Vs. Kylie: 5 Must-Have Palettes You Need For This Summer Makeup El último vagón del metro: Fotografías del sexo casual entre hombres de la CDMX Peinados fáciles para cabello largo que debes intentar antes de cortarlo y arrepentirte

  TE RECOMENDAMOS