Como se vivía la sensualidad y depravación de un prostíbulo alemán en 21 fotografías de Anders Petersen

Sábado, 27 de enero de 2018 12:28

|Diana Garrido

En el café Lehmitz hay mucho más que prostitución y decadencia, en su interior se esconde la esperanza y la libertad.


«En el cielo no hay cerveza, por eso la tomamos aquí». El Café Lehmitz recibía a sus clientes con esa frase, lo cual terminaba siendo la mejor opción al mirar hacia dentro, hacia todas esas mesas llenas de personajes que hoy son intelectuales y visitantes que acuden únicamente recalcar la importancia del lugar a través de la fotografía.





Este café está repleto de capturas que evocan la felicidad que se vivió mucho años atrás. Casi como cualquier sitio, estaba lleno de gente que sólo quería pasar un buen rato entre alcohol, amigos y desconocidos. Sin embargo, con los años, se volvió más que un centro nocturno; era en verdad una cafetería que estaba abierta desde muy temprano, pero no había hora del día en que estuviera vacía. Una mañana, Anders Petersen decidió acercarse a tomar un café y a esperar a una amiga. El lugar estaba repleto de personas que comenzaban a alcoholizarse.





No había buena música y el café tampoco era tan bueno. Mientras esperaba pacientemente, se levantó a bailar con una mujer, por lo que dejó su cámara en la mesa y de pronto sintió el flash sobre su rostro. Un chico tomó su Nikon F y lo fotografió, por lo que, enojado, se la arrebató y en un intento de demostrar que era mucho mejor que el entrometido chico, tomó muchas fotos en las que, sin querer, retrataba la escena del Café Lehmitz: diversión, juegos, baile y prostitución.





Por dos años, entre 1968 y 1970, Petersen acudió religiosamente cada día a retratar lo que la gente de afuera llamaba perdición. Para él no era más que el reflejo de la sociedad mundial, misma que comenzaba a liberarse, a disfrutar del mundo, del cuerpo, del amor, de la sexualidad y de todo aquello que hiciera feliz a los asistentes, al menos por un rato. Él sólo quería retratar la dignidad humana, misma que estaba perdida en ese sitio, según muchas personas.





Peterson demostró lo contrario capturando cada uno de los rostros que, condenados al relego social, tuvieron que crear su propia forma de vida e hicieron una merecida fiesta en la que más que olvidar qué los llevaba hasta allá, lo recordaban para saber qué y porqué los mantenía unidos como congregación.





«Sabía que tenía que quedarme entre esas cuatro paredes y fotografiar a la gente. Sentí que el Lehmitz era un lugar único, un sitio de encuentro para débiles que se ofrecían mutuamente simpatía y comprensión, pero al mismo tiempo era el final del trayecto».





Una vez que juntó suficiente material, el propio café le permitió hacer una exposición que atrajo a más personas de las que creyó. No sólo había intelectuales, también personajes que querían quitarse de la cabeza la idea que se les había infundado acerca del café y de lugares similares. En parte ayudó el ojo de Petersen, quien siempre trató de poner más allá de lo que su vista capturaba. Siempre intentó plasmar mucho más. Retrató mujeres vendiendo amor, chicas que no tenían la oportunidad de encontrar una verdadera pareja. Capturó hombres llorando, porque en la calle jamás habrían podido hacerlo. Tomó fotos de bailes sensuales y se mezcló entre ellos, descubriendo que todos en el mundo poseen secretos que se revelan en medio de unas copas y del calor de la noche.





A través de estas fotos en blanco y negro, podemos ver que el prostíbulo que conocimos como café es mucho más que un simple lugar de apuestas, juego y perdición. Es un espacio para que todo aquel que lo visitara, entendiera que no es fácil vivir, pero siempre existe una sonrisa ante al adversidad. Eso es justamente lo que evocan las fotografías de Anders Petersen: la nostalgia de la perdición, la celebración de estar vivo a pesar de la tragedia.


**


Conoce como se vive la prostitución, puesto que ellas, las mujeres, sienten mucho más de lo que cualquiera puede pensar.

Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS