INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

14 fotografías de Valerio Bispuri sobre la cárcel más pobre de Latinoamérica

15 de marzo de 2018

Diana Garrido

Unos viajan a los monumentos más importantes de cada país, otros a los museos más bellos del mundo y unos más recorren las cárceles más pobres de Latinoamérica.



Una cárcel es como un hogar. Quien se atreva a decir lo contrario es porque no ha vivido dentro de una prisión y por lo consiguiente, no ha sufrido lo caótico, desastroso y cruel que es habitar —o intentar hacerlo— en sitios realmente pequeños, sucios, y compartiendo celda con más de tres personas. El baño es único y las regaderas colectivas. No hay alimentos que se puedan consumir con gozo, tampoco hay privilegios y el respeto no es precisamente lo que reina estos sitios. 


Claro, no todas las prisiones del mundo tienen estas características; sin embargo, aquellas que se encuentran en Latinoamérica son las más decadentes a nivel mundial. Esto se debe principalmente a la sobrepoblación dentro de los lugares y la falta de proyectos de reinserción que sean realmente efectivos, y aunque puede parecer muy lógico debido a que son lugares para las personas que han cometido algún tipo de delito, no es humano que existan tales condiciones y que los delincuentes vivan o intenten hacerlo de esa forma. 




Valerio Buspuri, en su quehacer periodístico, decidió viajar a lo largo de América Latina visitando las cárceles más peligrosas, según algunos reportes, a pesar de que le advirtieron del peligro de estos lugares, para él nunca hubo riesgo: «Lo que me interesaba era llevar a cabo una investigación antropológica, tratando de entender a las personas encerradas en estas cárceles, lo que piensan, lo que sienten y cómo viven su vida cotidiana». Sin embargo, sus colegas le aseguraban que encontraría una plaga de criminales hambrientos de carne humana para deshacer, corromper y maltratar a su suerte. No obstante, él se aseguro de cambiar las opiniones de todos yendo a cada una de ellas intentando descifrar a cada reo que se topaba en el camino.




Las condiciones en las prisiones de Sudamérica, que fueron las que más visitó, son deplorables, pero ninguna le causó tanto impacto como la que está considerada la más decadente del continente —y quizá del globo—; la de Quito, Ecuador. En ella se topó con hombres y mujeres cuya higiene era escasa, había una ola de violencia y delincuencia dentro de la misma prisión. Se sorprendió al ver que, en realidad, pocas personas se suicidaban, ya que con frecuencia había rebeliones y asesinatos en manos de las pandillas. Ésta es una de las características de la cárcel en Ecuador: la muerte.



-

En la prisión debes aprender a sobrevivir día con día


Sin embargo, también hay una fuerte y constante sentido humanitario entre ellos, o al menos así le llamó Bispuri a la unión, empatía y solidaridad que tienen en conjunto, ya que todos convergían en un mismo espacio aun con sus diferencias, y es por ello que descubrió que dentro de cada uno de los reos existe un necesario sentido de conexión, por lo que hallan su lugar dentro de aquel inexplicable laberinto de criminales. Ese es, de hecho, uno de los estereotipos que el fotógrafo intenta desvanecer con su obra. Sí, son delincuentes, pero están dentro cumpliendo su condena en medio de maltratos, discriminación y violencia, pero todos guardan cierto cariño y respeto porque la cárcel es como un hogar.




En la prisión de mujeres halló que las reclusas salían a bailar, a ejercitarse, otras danzaban en sus celdas y unas más decoraban sus prisiones para sentirse como en casa. En cambio, en la de caballeros encontró que la mayoría son mucho más sencillos y concretos, pero aun así, mantenían ciertas rutinas en los baños, en el comedor y también hacían actividad física para mantenerse ocupados.


En los últimos 15 años la incidencia de mujeres ha aumentado al menos un 51.6 % en todo el continente y los delitos por lo que más se les lleva presas tienen que ver con al drogas, siendo Costa Rica el país con más presas por este delito. En cambio, los delitos cometidos por varones suelen ser por otros motivos además de las drogas, como violencia, secuestro o violación.




-

El lado oscuro de las prisiones


Desafortunadamente, no todo es una máscara en la que se esconde el lado humanitario de cada preso. Existen casos de verdadera violencia y abuso por parte de los mismos reos. Por ejemplo, en algunos países como Brasil, Valerio Bispuri tuvo que conseguir permisos del grupo líder dentro de la prisión para poder tomar fotos. En cárceles de Perú, por ejemplo, los reos llevan consigo un arma escondida o de lo contrario son víctimas de maltrato incluso por parte de las autoridades. Es un juego de poder en el que si no se es partícipe, llega la muerte, en el mejor de los casos.




Hay mujeres que dan a luz a sus bebés y no vuelven a verlos en mucho tiempo, mientras que otras comercializan —ilegalmente, claro está— con fotos de sus compañeras, con ropa interior e incluso con ellas mismas, y desafortunadamente no existe un control sobre esto.


Así, con todo y delitos, Valerio Bispuri se dispuso a crear conciencia en su público y en todo aquel que vea sus fotos con la finalidad de tener una idea mucho más real y concreta para evitar todo tipo de malinterpretaciones o de seguir creando estereotipos poco fieles a su realidad, de modo que se generan cientos de perspectivas cuando debería ser sólo una.




Las fotos que Bispuri presenta son la viva imagen de que una cárcel puede ser destructiva, misteriosa y decadente, en especial las de Latinoamérica. Pero también es una familia y un hogar que se mantienen en constante cambio y comunicación, que se dividen, se organizan y conviven de la manera más pacífica que pueden encontrar sin importar que de vez en cuando recaigan en una actitud violenta y poco humana. Como organización que son, tratan de ser pacíficos y se defienden entre sí para luchar en contra de todo aquello que pueda dañarlos y Bispuri fue testigo de ello.



«Cada cárcel es una manera de hablar del país desde dentro hacia afuera. Es un reflejo».
—Valerio Bispuri


Conoce más del trabajo del fotógrafo a través de su página web y adéntrate en la vida de la cárcel de diversos países de América Latina.


TAGS: Fotoperiodismo fotografía documental fotografía en blanco y negro
REFERENCIAS: CNN El Mundo ¡Pacifista!

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El hombre con manos de piedra que triunfó en uno de los deportes más peligrosos "Antropobsceno", el libro para entender la conexión entre la naturaleza y la tecnología obsoleta 10 momentos de Keanu Reeves que demuestran que es un actor insuperable Rihanna Vs. Kylie: 5 Must-Have Palettes You Need For This Summer Makeup El último vagón del metro: Fotografías del sexo casual entre hombres de la CDMX Peinados fáciles para cabello largo que debes intentar antes de cortarlo y arrepentirte

  TE RECOMENDAMOS