NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías eróticas de Helio Beltranio

9 de diciembre de 2017

Carolina Romero

Hombres amándose sin pudor a través del lente fotográfico de Hélio Beltrânio

Ya no era un niño con una cámara en la mano: era un hombre con su amante.

—Hélio Beltrânio


 

En 2016, México alcanzó el primer lugar en un ranking completamente deshonroso: el país donde se registran más asesinatos por homofobia. El “macho” ha sido una figura terriblemente arraigada desde hace cientos de años en este país; apenas un pequeño asomo a la posesión de una preferencia sexual que se establezca fuera de los límites de la heterosexualidad, no es sólo señalada, condenada, sino también es asesinada. 

 

Las siguientes fotografías presentan el amor entre amantes del mismo sexo. El erotismo se manifiesta de una manera por completo natural, espontánea. Nos muestran que nada hay de raro en la demostración del amor entre dos —o más— adultos que deciden llevar su vida conforme les dicta el corazón y la piel les grita. Acompañadas de los poemas de Constantino Cavafis, nos regalan una hermosa y potente de lo que ha intentado ser aniquilado durante años:






Jugando con elementos lumínicos y de color, Beltrânio nos presenta historias particulares entre hombres que se aman sin importar cualquier cosa que ocurra a su al rededor.



-



Jura

 

Jura una y otra vez que rehará su vida.


Mas al llegar la noche y sus consejos,


Con sus promesas, y sus ofrecimientos;


Al llegar la noche con el poder


Del cuerpo que desea y exige, al mismo


Fatal placer, perdido, se dirige de nuevo.


 


-



Así


En esta fotografía obscena


Vendida ( a escondidas de miradas ) en la calle,


En esta fotografía pornográfica


Cómo puede haber una cara tan


Maravillosa como la tuya.



Quién sabe la vida fatal, sórdida, que harás;


En qué cruel ambiente


Te habrán hecho esta fotografía;


Qué espíritu tan vulgar el tuyo.


Mas pese a todo permanece, aún vive en mí aquella cara


Maravillosa, esa figura


Hecha y ofrecida para el placer griego


Así permaneces para mí y así te canto.






Explorando el blanco y negro, las perspectivas y los puntos de fuga, el fotógrafo revela una sensualidad íntima pero feroz; fuerte y poderosa pero al mismo tiempo sensible.



-



Enero de 1904



Al recordar las noches de aquel mes de enero,


En mi mente todo se remueve


Bajo esos instantes, y te encuentro,


Y escucho nuestras últimas palabras y las primeras.



Oh desesperadas noches de aquel enero,


Cuando desaparece la visión y quedo solo.


Cómo desaparecen rápidamente y se disuelven


Árboles, casa, calles, luces ya calladas,


Y en la sombra se borra tu amada belleza.








         -       



Diciembre de 1903



Si de mi amor no puedo hablar


Hablar de tus cabellos, de tus labios, de tus ojos,


Sin embargo tu rostro que llevo dentro de mi alma,


El sonido de tu voz en mi cabeza,


Los días de setiembre en que desperté de mi sueño,


Hechos uno con mis palabras, están y dan color


A cada tema que afronto o a cada idea que expreso.



 





Besos, lengua, caricias, apretujones; figuras de un amor violento y sin límites que se presenta en el encuentro de dos cuerpos del mismo sexo y el mismo instinto.


-


En la entrada del café



Mi atención fue atraída por algo dicho


En la entrada del café.


Y vi aquel hermoso cuerpo como hecho


Por Eros con su larga experiencia


Modelada con alegría la simetría de sus miembros;


Alzando su presencia como una escultura;


Modelada la cara con emoción


A la que impartiera con el toque de sus dedos,


La pasión en su frente, y en los ojos, y en los labios.






 

-



En el teatro

 


Me aburría contemplar la escena,


Y alcé los ojos hacia los palcos.


Y en uno de ellos te vi


Con aquella extraña belleza tuya,


Tu corrompida juventud.


Volvió a mi mente cuanto había oído


Hablar de ti,


Y mi pensamiento y mi cuerpo se conmovieron.


Y mientras una y otra vez contemplaba fascinado


Esa frágil belleza, tu frágil juventud,


La buscaba a través de tu ropa,


Te imaginaba y te idealizaba,


Lleno de cuanto había oído contar de ti.


 




Estas instantáneas buscan redefinir las masculinidad desde un enfoque estético son prejuicios ni normas: simplemente está ahí expuesto de manera natural.

 


-



En la escalera

 


Bajando por aquella escalera,


Junto a la puerta nos cruzamos, y por un instante


Vi tu cara desconocida y tú me viste.


Yo me oculté en las sombras, y


Pasaste rápido, alejándote,


Y te perdiste en aquella casa vulgar


Donde no encontrarías el placer, como tampoco


Yo habría de hallarlo.



Y sin embargo el amor que deseabas yo lo tenía para dártelo;


El amor que yo deseaba, tus ojos me lo ofrecían


Con su ambigüedad y abandono.


Se sentían los cuerpos y se buscaban;


La sangre y la piel comprendían.


Pero turbados los dos nos escondíamos.






 -



La espalda venada


Dijo haberse golpeado contra un muro o haberse caído.


Pero otra quizás fuera la razón


De su espalda herida y vendada.


 

Al hacer un gesto demasiado brusco,


Para intentar coger de un mueble


Unas fotografías que quería ver de cerca,


La venda se movió y brotó un poco de sangre.


 

Le vendé de nuevo la espalda,


Lo hice con todo cuidado, muy despacio,


Y contemplé encantado aquella sangre. Porque esa


Sangre era algo de mi amor.


 

Cuando se fue, sobre una silla encontré


Un jirón enrojecido de la venda,


Un jirón que parecía como si fuese a sangrar;


Y lo llevé a mis labios,


Y lo guardé muchas horas


sangre del amor en mis labios.







 -



Al advertir el amor



Al advertir un bello amor te sientes palpitar y temblar


Como hombre sensible. Y, feliz,


Recuerdas cuanto plasmó tu fantasía: las primeras


Sensaciones; luego las demás – mínimas o no –


Que en tu vida pasaste y borraste,


Mas tan verdaderas y palpables.


De tales amores nunca te has privado.

 




Amantes como cualquier otro, pieles que palpitan a un mismo ritmo; a veces acelerado, a veces lento, pero siempre continuo.




-


Y sobre aquellos lechos me abandonaba y era feliz


 

Al entrar en la casa de placer


No permanecí en la sala donde celebraban


Los desconocidos amantes su gozo.



Otra habitación secreta era la mía


Y en su lecho me abandonaba feliz.


 

Oh aquella habitación secreta


Cuya sola mención hace avergonzarse.


Mas no soy yo quien se avergüenza


¿qué clase de poeta o artista sería?


Mejor entonces haber elegido una vida ascética.


Más acordes, mucho más acordes con mi poesía son estos lugares;


Más me alegra este regocijo promiscuo.

 





-



Visibilizar lo oculto, dar voz a quienes han pretendido ser aniquilados; la fotografía cumple un papel esencial en el descubrimiento de identidades que han sido marginadas desde siempre.


En realidad, el trabajo de este fotógrafo brasileño no dista de cualquier serie de fotografía erótica heterosexual, si llega a escandalizar, lo será por la cantidad de prejuicios de los ojos de quien las mira.


-


Conoce más del trabajo de Hélio Beltrânio visitando su página oficial y síguelo en Instagram para que no te pierdas ninguna novedad.


**


Si quiere saber más sobre fotografía, descubre esta serie para aprender a disfrutar el placer una pareja que practica bondage y mira estas otras fotografías históricas de cómo se vive la pobreza en América Latina.

TAGS: Amor fotografía de desnudo homosexuales
REFERENCIAS: Topia

Carolina Romero


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los beneficios de besar Veneno y otras cosas que comes todos los días sin que te des cuenta Jan Hendrix, el artista que hace de la botánica su inspiración 29 fotografías de la oscura y decadente vida de las gemelas Olsen La historia real del accidente que sufrió Luis Miguel en Acapulco InstaPAP, el aparato que detecta el cáncer cervicouterino antes de que aparezca

  TE RECOMENDAMOS