Fotografía

Fotografías históricas de los últimos guerreros samurái

Fotografía Fotografías históricas de los últimos guerreros samurái



Entre todas las culturas y corrientes ideológicas, la sociedad de los samurái se distinguió por los valores que profesaban para llevar a los individuos por un correcto y estricto camino del bien. En la tradición japonesa, el "bushido" se traduce como "el camino del guerrero", el cual enmarca un estricto código de ética al que todo guerrero debían entregarse para vivir con lealtad y honor hasta su muerte.

Su responsabilidad hacia este código era tan importante que si algún samurái llegaba a transgredir con algún precepto o deshonrar a su cultura, el camino para reivindicarse y encontrar el perdón era mediante un rito voluntario de suicidio, llamado seppuku o harakiri.

retrato samurái| guerreros samurái


Tal vez por sus sólidos y controversiales mandamientos, los samuráis fueron empujados a su exterminio, puesto que los nuevos pensamiento que surgían de la implacable maquinaria del mundo capital occidental no tenía espacio para el honor, el respeto, la igualdad y lealtad, valores pilares de dichos guerreros.

A mediados del siglo XIX, Japón comenzó un proceso lento de modernización con el cual abrió sus fronteras para dar libre paso al  desarrollo tecnológico occidental y, específicamente, a la industria de Estados Unidos. La llamada "Era Meiji" es recordada hoy por el excesivo control que tenía el emperador con los bienes del pueblo y por la destrucción de la milenaria cultura samurái.


Samurái en casai| guerreros samurái


Los insaciables deseos del emperador Meiji lo motivaron a jugar de la manera más vil y despiadada para liberarse del único pueblo que venera la tradición sobre todas las cosas. La rebelión llegó cuando unos agentes del gobierno intentaron asesinar al líder samurái, Saigo, lo que dio inició a una guerra desequilibrada, pero necesaria.


Entrenamiento samurái| guerreros samurái


Vida cotdiana| guerreros samurái



Mujer samurái | guerreros samurái


En respuesta a este golpe por la espalda, Saigo asedió el castillo de Kumamoto, uno de los más grandes castillos construidos en Japón, donde se resguardaba el emperador.  El recinto estaba resguardado por 20 mil soldados imperiales que sufrieron durante ocho largos días el espíritu inquebrantable de los guerreros samurái.

Las fotos pasadas y las que ahora siguen son los últimos vestigios de una cultura de más de diez siglos de antigüedad, y sin duda, la más honorable y responsable de todos los tiempos.


Honor | guerreros samurái


Tatuaje samurái | guerreros samurái


guerrera | guerreros samurái


Tras una inminente derrota, de los 15 mil samuráis que se enfrentaron con sólo una katana como arma y una ligera armadura, sobrevivieron tres mil. Los que quedaron con vida se refugiaron en las lejanas tierras del oeste para recuperar fuerzas y crear una nueva táctica de contraataque.

Por desgracia, no pasó ni una semana cuando el emperador japonés envió una armada de 30 mil hombres para acabar con cualquier rastro de los guerreros samurái.


Samurái sin armadura | guerreros samurái


A más de cien años de su extinción, aún recordmos la rectitud de estos guerreros que defendieron hasta la muerte su ideología de paz, equilibrio y respeto hacia la vida.


Samurái | guerreros samurái



Con la desaparición de los samurái, Japón comenzó una etapa de horror y agresión humana sin precedentes. ¿La conoces?


***
Te puede interesar:

Las mejores películas de terror japonés

Encuadernación japonesa: el arte que puedes hacer con tus propias manos






Referencias: