INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías históricas falsas que todos creímos reales

27 de julio de 2018

Eduardo Limón

Desde las hadas en Cottingley hasta el turista en las Torres Gemelas, éstas son las fotografías falsas más famosas que nos han impactado.

Siempre hay más de una razón evidente para manipular una fotografía. Desde la manera más simple, que es mediante el uso de filtros en Instagram u otras plataformas, hasta la experta manipulación que se da con herramientas como Photoshop, al cambiar la apariencia de una de nuestras imágenes buscamos no sólo vernos mejor, sino extender a través de ellas toda una idea de sensualidad, política, alternativismo, intelectualidad y demás. En el pasado, considerando que la manipulación fotográfica costaba un poco más de trabajo, los motivos eran mucho más profundos que la persecución por la belleza.


Intenciones de poder y sus ejercicios, de propaganda, de dinero, de farsa, incluso de burla y de manipulación para los pueblos, se esconden detrás de los más grandes casos de fotografía falsa en el mundo. Tampoco podemos omitir esas trucadas tomas en que se buscó la controversia, la consolidación de un héroe o el escándalo de un movimiento social.


-


Por ejemplo, la sacra imagen de Lincoln como gran presidente de EE.UU., la cual jamás fue tomada. Resultó de la superposición de su rostro sobre el cuerpo de Jefferson Davis, Presidente de la Confederación.



O la famosa foto de Ulysses S. Grant a caballo –Comandante General del Ejército de los Estados Unidos al final de la Guerra de Secesión–, que fue producto de tres fotografías conjugadas.



Un caso peculiar es la colección fotográfica de Stalin, dado que el dictador era fanático de mandar borrar a las personas que despreciaba de sus álbumes.



Claro ejemplo de una intención dramática, bélica e inspiradora es esta fotografía de Mussolini, en la cual se decidió eliminar al hombre que sostenía al caballo para que el Primer Ministro luciera valiente, viril y decidido.



Esta imagen tan conocida de la revista LIFE tomada durante los conflictos en la Universidad de Kent State fue ligeramente retocada para ser más “estética” ante el público.



La búsqueda por el asombro y el miedo de una sociedad todavía completamente crédula hizo que William Mumler, a partir de dobles exposiciones, generara en 1861 estas tomas espectrales.



El mismo caso que Alfred Stanley y sus props de madera para anunciar una sandia gigante.



O el juego de las primas Elsie Wright y Frances Griffith, mejor conocido como El caso de las Hadas en Cottingley.



También la sensualidad divina de una Frida Kahlo que jamás se desnudó.



Y un Francisco I. Madero que nunca voló, pero necesitaba dar la imagen de un presidente moderno y arriesgado.



Ésta en donde Hitler mandó remover a Joseph Goebbels es un misterio también. ¿Por qué se habrá mandado quitar a esa figura?



En el tenor de mover a masas o al pensamiento público, esta imagen de John Kerry junto a Jane Fonda durante una protesta contra la Guerra de Vietnam fue la suma de dos imágenes distintas y de un hecho que nunca existió.



La más famosa farsa sobre el avistamiento de un OVNI fue la de Billy Mier.



Lamentamos informarte que el Che y John Lennon no se conocieron.



Una de las más trágicas y compartidas en el mundo, que realmente causó conmoción, fue la imagen de un supuesto turista en las Torres Gemelas de New York y que fue captaba segundos antes del impacto terrorista. La imagen fue desacreditaba relativamente rápido, pero fue muy revisada en su momento.



Y, por último, la primera foto falsa de la historia: el suicidio del Señor Bayard. En la década de 1830 varios inventores pretendían perfeccionar el proceso fotográfico y ganar tanto o más nombre que Louis Daguerre. De entre todos destacó la participación y frustración de Hippolyte Bayard, quien al no obtener fama inmediata, decidió expresar sus sentimientos con esta imagen. Un supuesto retrato de su suicidio. En la parte posterior de la foto, Bayard escribió: «El cadáver que ves aquí es el de M. Bayard, inventor del proceso que lleva su nombre. Hasta donde yo sé, este investigador infatigable ha estado ocupado durante aproximadamente tres años con su descubrimiento. El gobierno, que ha sido demasiado generoso con Monsieur Daguerre, ha dicho que no puede hacer nada por Monsieur Bayard, y el pobre infeliz se ha ahogado. ¡Oh, los caprichos de la vida humana!… Ha estado en la morgue por varios días y nadie lo ha reconocido o reclamado. Señoras y señores, será mejor que pasen de largo por miedo a ofender su sentido del olfato, porque como pueden observar, la cara y las manos del caballero están comenzando a decaer».



La imagen, aún sin manipulación, fue un performance del artista que hoy se considera la primera farsa fotográfica en la cultura moderna y contemporánea.


-



Así como la imagen del médico negro que ayudaba a salvar la vida de un miembro del Ku Klux Klan, que en realidad fue una herramienta publicitaria, pero fue compartida en redes como una fotografía genuina y documental, existen cientos de tomas que no sucedieron tal y como aparecen, pero tienen funciones reales y consecuencias igual de verdaderas. La fotografía, por más falsa que sea en los términos de lo sucedido, siempre será verdadera en sí e inaugurará mundos de los cuales todos participamos.

TAGS: Historia mundial historia de méxico fotografía histórica
REFERENCIAS: Business Insider Flavorwire

Eduardo Limón


Editor de Moda

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Actores que tuvieron que ir a terapia despues de acabar la filmación de tus películas favoritas Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 38 fotos de cómo se vivió el Corona Capital 2018

  TE RECOMENDAMOS