INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

12 fotografías para aprender a insultar en lenguaje de señas

12 de junio de 2018

Diana Garrido

Aprende a decir "te voy a mochar la mano" en lenguaje de señas, no hagas sólo mímica.



Necesitamos mocharle la mano al que robe, esa es mi iniciativa, a ver si se atreven a aprobarla.

—Jaime Rodríguez "El Bronco", candidato presidencial



Si algo causó más sorpresa, asombro y —probablemente— miedo que la propuesta en sí, fue la traducción al lenguaje de señas para personas con discapacidad auditiva, misma que fue efectuada por un hombre cuya desesperación y premura por dar a conocer las propuestas de los candidatos a Presidente de la República Mexicana lo obligó a hacer gestos y mímica para traducir el mensaje de manera literal.


Así, mientras el candidato hablaba de una medida violenta y poco viable para detener la inseguridad, el traductor fingía cortarse la mano seguido de un gesto en el que sus cejas se arqueaban como si se tratase de un villano de película y que —como era de esperarse— se convirtió en memes, burlas y juegos que giraban en torno a la poca paciencia de Rodríguez, así como de la falta de conciencia del mismo respecto a la ola de violencia que vive el país.



Sin embargo, a la comunidad que sabe lo difícil que es vivir con sordera o con algún problema que afecte la capacidad de escuchar, creyeron inoportuna la traducción puesto que más que replicar las palabras, se emuló la acción, acto que podría ser interpretado de manera distinta y ajena a lo que en realidad se trataba de transmitir. De este modo, resulta sorprendente la cantidad de reacciones que se suscitaron a raíz del —penoso— incidente.


Pero no nos adelantemos, quizás esa seña que simula "cortar la mano" sea sólo el primer paso para adentrarnos en un mundo mucho más intenso y real porque, aceptémoslo, sabemos que en cualquier momento alguno de nuestros candidatos soltará en medio de su tan planeado discurso una grosería que, quizás, el traductor no logre definir y realizar explícitamente.


´

«Mierda»


«Cabrón»


Pero a decir verdad, no es sencillo interpretar las groserías que fonéticamente son fáciles de distinguir. Realizarlas resulta mucho más complicado, ya que las señas suelen interpretarse con algún gesto que asocie el significado de la palabra con la acción. Por ejemplo, el rostro del traductor al momento de aclarar la iniciativa del "Bronco" emanaba justicia, maldad y hasta amenaza.


De este modo, los insultos deben realizarse de manera magistral para que la persona a la que se dirigen las malas palabras entienda en su totalidad.


«Cabrón»


«Bastardo»


¿Por qué es de utilidad conocer las groserías en un lenguaje diferente al nuestro? Las malas palabras, esas mismas que tus padres te prohibían decir cuando eras pequeño, pero que pensabas con frecuencia, son básicas en cualquier idioma. Son una forma de externar lo imposible, se escapan cuando surge algún conflicto inexplicable y se convierten en parte de nuestro léxico ordinario.


Lo mismo sucede con las personas que no poseen la capacidad auditiva. Ellos también tienen una serie de palabras altisonantes que les ayudan a liberar presión, a soltarse y a sentirse mucho mejor de lo que pareciera.


«Zorra»


«Cerebro de mierda»


Es cierto que cada una de la señas que se realizan tienen significados y connotaciones diferentes, también tiene que ver la zona geográfica y, por ende, las tradiciones y formas de vida a las que se enfrentan, lo cual les orilla a explotar con estas señas que significan mucho más que una sencilla palabra, son una inusual manera de expresión.


«Imbécil»


«¡Demonios!»


El video que le dio origen a esta nueva (para nosotros) forma de insultar, se centra en un grupo de personas sordas que los son desde nacimiento y otros más que sufrieron de la pérdida de audición con el pasar de los años. A cada uno le cuestionan cómo reaccionan si alguien los insulta y claro, si son capaces de actuar ciertas palabras que les permitan drenar el coraje que provocan los insultos con o sin intención.


Ante la pregunta, soltaron una risa nerviosa, un ademán de concordancia y se dispusieron a revelar el secreto, es decir, a hacer su seña favorita o formar un discurso de odio y enojo contra un personaje ficticio.


«Pedazo de mierda»


«Tarado»


Así, encontramos que hay varias formas de decir "imbécil", "tarado", "golfa" o "demonios" dependiendo de la intensidad y situación en que se encuentren, y aunque al principio se muestran un tanto renuentes o tímidos al hacerlo, terminan por desquitar el odio que los carcome desde adentro.


Ellos externan su frustración cuando no pueden desquitar su molestia y se ven genuinamente enojados y hartos de ser juzgados por diversas razones. Para ello tienen más que un dedo medio alzado con furia, una cachetada violenta o un balanceo de brazo hacia atrás, recordando a su progenitora. Ellos son mucho más explícitos y complejos.


«Golfa»


«Pendejadas»


En efecto, el lenguaje de señas es mucho más complejo de lo que parece. El traductor del debate quizá debería saber que por mucha premura que exista por tratarse de una transmisión en vivo, existen formas específicas de comunicarse con los demás aunque se trate de cortar las manos o de maldecir con propiedad. ¿Cuántas palabras te aprendiste? Si aún no sabes qué señas hacer, te dejamos el video.



TAGS: fotografía documental serie fotográfica Fotografía Experimental
REFERENCIAS: Increíble Cultura Inquieta Milenio

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Poema para quien nos enseñó a querer Canciones para recordar a Leonard Cohen, el músico y poeta del siglo XX Todo lo que debes saber de la deliciosa paella 5 datos que no conocías sobre el libro “It” de Stephen King 4 datos esenciales para entender la subcultura hipster “Imposible violar a una mujer tan viciosa”, una obra de teatro sobre el caso de "la manada"

  TE RECOMENDAMOS